• Motorola Moto E: análisis
  • Canon G1 X Mark II y Sony RX100 III: comparativa
Prueba de producto
Samsung Galaxy K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Samsung Galaxy K zoom: análisis fotográfico

11
2
SEP 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

No es que Samsung necesite demostrar nada a estas alturas, pero por si quedaba alguna duda de su capacidad para no dejar ni un solo resquicio del mercado sin ocupar, ahí está el Galaxy K zoom para recordarlo. Heredero del Galaxy S4 zoom, esta nueva generación vuelve a reivindicar su espacio entre compactas, teléfonos fotográficamente cada vez más capaces y por supuesto la Galaxy Camera 2 de la propia compañía.

La competencia, mejor que sea de casa, parece que piensan en Samsung mientras la mayoría intenta averiguar las diferencias entre una cámara que también es móvil o tablet (la Galaxy Camera) y este K zoom, que da la vuelta a la idea para ser un smartphone con cámara y zoom.

Samsung Galaxy K zoom
Samsung Galaxy K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El orden de los factores no altera el producto, dice la teoría matemática. En este caso el único factor determinante es el zoom de 10 aumentos, que como en el mencionado modelo precursor marca diferencias respecto al resto de alternativas en el escaparate.

No es un Galaxy S5 con zoom

Tras la larga lista de versiones del Galaxy S4, parece que esta vez Samsung ha optado por poner un poco de orden con las denominaciones. Está por ver si lo conseguirá, pero de entrada lo de K zoom suena más sensato que S5 zoom.

Y es que, como es bien sabido, el anterior S4 zoom poco tenía que ver en diseño y prestaciones con el S4 original, el smartphone. Dicho de otro modo: no era un S4 con mejor cámara y con zoom.

samsung galaxy k zoomsamsung galaxy k zoomsamsung galaxy k zoomsamsung galaxy k zoomsamsung galaxy k zoomsamsung galaxy k zoom
Qué hay de nuevo

El K zoom llega con más pantalla (4,8 pulgadas) y mejor procesador que el anterior S4 zoom, entre otras novedades. Sus especificaciones lo sitúan un escalón por debajo del Galaxy S5

samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Álvaro Méndez (Quesabesde)

La historia se repite ahora, aunque el cambio de nombre ayuda a no crear falsas expectativas. El K zoom llega con más pantalla (4,8 pulgadas) y procesador (seis núcleos, dos a 1.700 GHz y otros cuatro a 1.300 GHz) que la generación anterior, pero sus especificaciones no están a la altura de las del todavía joven Galaxy S5.

Sin el medidor de frecuencia cardiaca trasero y el sistema de desbloqueo por huella dactilar podemos sobrevivir. También son suficientes la potencia del dispositivo y el tamaño de la pantalla. Pero si hay dos cosas del S5 que echamos de menos en este K zoom, es la resistencia al agua y el polvo, y en menor medida la grabación de vídeo 4K. ¿No se supone que este terminal es el nuevo referente de Samsung en lo que respecta a imagen?

Más esbelto

Salta a la vista que Samsung ha hecho los deberes en cuanto al diseño de este nuevo modelo, que aligera notablemente sus formas respecto a lo visto en la generación anterior. Algo que se agradece teniendo en cuenta que el volumen y el grosor estaban entre las quejas más recurrentes respecto al S4 zoom.

Sigue sin ser un terminal pequeño (¿alguno lo es?), pero la ergonomía ha mejorado. En todo caso los milagros no existen, y el zoom óptico que incorpora se traduce en un apéndice en la parte posterior, que abulta incluso con el objetivo retraído.

samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque no es pequeño, salta a la vista que Samsung ha hecho los deberes aligerando las formas del K zoom respecto a la generación anterior

Una vez desplegado, eso sí, la sujeción y el manejo recuerdan más a una cámara compacta que a un smartphone. Cogerlo con las dos manos -una en el zoom- es una buena idea, dada la ausencia de una empuñadura o punto de sujeción en el lateral.

Disponemos de un mando para el zoom -el mismo que se ocupa del volumen-, si bien éste también puede controlarse desde la pantalla. Lo mismo ocurre con el disparo, que también cuenta con su propio botón en el lateral. Un mando que además ejerce de acceso directo a la cámara: basta pulsarlo para acceder en cualquier momento a esta aplicación.

En ambos casos, eso sí, echamos en falta algo más de velocidad en la respuesta. Algo curioso, teniendo en cuenta que la mayor agilidad es una de las novedades de este modelo.

20 megapíxeles, zoom de 10x

Y es que el procesador más potente se deja notar tanto en las operaciones generales del teléfono como a la hora de trabajar con la cámara o mover las imágenes de 20 megapíxeles.

El aumento de la resolución de 16 a 20 millones de puntos es otra de las novedades de la lista, aunque a estas alturas ya sabemos que la importancia de esta cifra es bastante relativa. Y es que el Galaxy K zoom cuenta con un sensor CMOS retroiluminado de 1/2,33 de pulgada. Un captor típico en cámaras compactas que ofrece precisamente eso: la calidad de muchas cámaras compactas.

El aumento de la resolución (de 16 a 20 millones de puntos) es otra de las novedades, aunque a estas alturas ya sabemos que la importancia de esta cifra es bastante relativa

samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se le añade un zoom equivalente a 24-240 milímetros con una luminosidad de f3.1-6.3 (aquí no ha habido cambios), tenemos una configuración habitual en cámaras compactas de gama media pero dentro del cuerpo de un móvil.

En esa línea están los resultados: correctos con buena luz, suficientes para lo que la mayoría de usuarios esperan de un móvil pero con los clásicos problemas en escenas con poca luz o cuando aplicamos la lupa y descubrimos que el nivel de detalle se resiente por el sobreprocesamiento.

Los modos de trabajo que ofrece el K zoom tampoco sorprenden. Su interminable lista de automatismos, modos de escena y filtros será más que suficiente para la mayoría de usuarios. O incluso demasiados para quienes no tengan la paciencia necesaria para ir recorriéndolos uno a uno y elegir el más adecuado. Automático, y listo. Ésta suele ser la opción más habitual.

Muestras: 20 MP
Fotografías realizadas con un Samsung Galaxy K zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom
fotografías realizadas con un samsung galaxy k zoom

Las imágenes son correctas con buena luz, aunque cuando las analizamos con lupa descubrimos que el nivel de detalle se resiente por el sobreprocesamiento

No nos engañemos: casi nadie quiere controles manuales o formato RAW en un móvil. Pero no es menos cierto que si este K zoom aspira a ser un referente en el terreno de la imagen, debería ofrecer ambas prestaciones. Usarlas o ignorarlas está en manos del usuario.

Entre las novedades, cómo no, un modo para selfies que se activa al girar la cámara y detectar nuestra cara. Una buena opción para los amantes de los autorretratos que no se conformen con los 2 megapíxeles de la cámara frontal.

Más interesante nos ha parecido una opción que ya descubrimos en la Galaxy Camera 2 y que permite separar el punto de enfoque de la zona de medición. Un simple toque sobre el clásico recuadro del autofoco en pantalla lo desdobla y nos da acceso a esta práctica herramienta para tener cierto control sobre la imagen de forma muy sencilla.

Cuestión de zoom

Un objetivo con zoom óptico. Ésa sigue siendo una de las contadas asignaturas pendientes de los teléfonos móviles para desbancar definitivamente a las compactas más sencillas. Al menos, claro, para muchos usuarios que no quieren salir de casa con dos dispositivos en el bolsillo.

Es en este punto donde el Galaxy K zoom impone sus prestaciones. La calidad de imagen es correcta, en la media de los mejores terminales del momento. Las especificaciones como smartphone tampoco están nada mal, y encajan con la parte alta de la gama media. Y su precio es muy competitivo.

samsung galaxy k zoom
Samsung Galaxy K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con una calidad de imagen y unas prestaciones propias de un smartphone de gama media-alta, lo que hace diferente al Galaxy K es su zoom de 24-240 milímetros

Lo que le hace diferente vuelve a ser el zoom. Un zoom de 24-240 milímetros que, sin ser muy luminoso -nunca lo son-, es rápido, estabilizado y muy solvente. El precio a pagar, además de los aproximadamente 500 euros que cuesta sin la subvención de las operadoras, es un tamaño que, pese a las mejoras en el diseño, sigue siendo considerable.

La tentación de desviar la vista hacia la Galaxy Camera 2 es evidente, aunque en ese caso insistimos que se trata más de una cámara muy conectada que de un móvil con mucha cámara. Resulta tentador también redirigir a los interesados en obtener la máxima calidad de imagen hacia el Nokia Lumia 1020 y su tecnología Pure View.

Pero aquí el nicho de mercado es otro, por muy concreto que sea: usuarios en busca de un dispositivo Android potente que les permita no echar de menos su cámara. Aunque los controles manuales o el vídeo 4K rematarían la transición para los más exigentes -ojo, no es un teléfono para fotógrafos-, la mayoría encontrará en el Samsung K zoom lo que posiblemente andaba buscando.

11
Comentarios
Cargando comentarios