COMPARTIR
  • Olympus M.Zuiko 75 mm f1.8: análisis
  • Canon EOS-1D X: prueba de campo
LA SEGUNDA FILA

Samsung Galaxy Ace 2: análisis  

16
OCT 2012

Aunque la atención mediática del planeta smartphone se la llevan casi siempre los buques insignia de cada fabricante, suelen ser modelos de gama media como este Samsung Galaxy Ace 2 los que acaban en los bolsillos de más usuarios de a pie. Prueba de ello es el éxito cosechado por el primer Galaxy Ace, al que este sucesor mejora en apartados como la memoria para instalar aplicaciones, proporcionando de paso una pantalla algo más grande de 3,8 pulgadas. ¿Es suficiente para quien no quiera dejarse media nómina ni pagar un pico mensual por un smartphone? Si uno amplía su almacenamiento con una tarjeta microSD y confía en que Samsung cumpla su promesa de actualizarlo a Android Jelly Bean, puede dar perfectamente la talla.

Las sagas telefónicas pueden a veces generar confusión. Sirva como ejemplo este Samsung Galaxy Ace 2: recoge el testigo del exitoso Galaxy Ace S5830, y al mismo tiempo está más cercano en prestaciones y rendimiento al primer Galaxy S. Pero estos últimos modelos datan de hace ya dos años, y la evolución vivida desde entonces en el sector se ha encargado de ir redefiniendo las barreras de lo que se considera gama alta y gama media.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así las cosas, y si bien Samsung está centrando la mayor parte de sus esfuerzos en promocionar su Galaxy S III como buque insignia, también ha puesto en liza este año otros equipos que vienen a hacer de segundos y terceros espadas. De entre ellos, el Galaxy Ace 2 se ocupa del nicho de los smartphones que, al poder comprarse en versión libre por menos de 300 euros, moran en los catálogos de las operadoras con precios y condiciones más asequibles. En este análisis trataremos de aclarar en qué medida puede satisfacer las necesidades que cada usuario busca cubrir con su terminal.

Buscando el equilibrio

La pantalla de 3,8 pulgadas de diagonal convierte a este Galaxy Ace 2 en uno de esos equipos que, por dimensiones, son bastante aptos para quien busque cierto equilibrio entre tamaño y portabilidad. Frente a otros modelos de gama media o baja, proporciona un extra de espacio de visualización; en comparación con algunos gallitos del sector, se puede sostener y usar más cómodamente con una sola mano.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus 122 gramos de peso y 10,5 milímetros de grosor, si bien no son las mejores marcas del mercado, contribuyen a reforzar esta sensación y transportarla también al llevar el equipo en el bolsillo. Sobre esta base, Samsung realiza su habitual apuesta por un sencillo diseño de plástico, ante todo funcional pero también vistoso a su manera.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por ejemplo, la tapa trasera está rematada con una trama de diminutos puntos de esos que generan leves cosquillas si deslizamos por encima la yema del dedo. Su principal misión no es otra que aportar adherencia al sostener el teléfono con la mano, pero también le añade de paso un sutil toque visual.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También resulta bastante práctico el acceso externo a la ranura microSD. Nada de tener que quitar la tapa trasera ni la batería para sacar o insertar la tarjeta de memoria. Y nada de tener que encargar un duplicado de tarjeta telefónica ni ponerse a hacer manualidades si uno usa una SIM de tamaño estándar, pues el Galaxy Ace 2 es de esos teléfonos ajenos a la expansión del formato micro-SIM.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por el resto, se repiten rasgos ya vistos en muchos terminales de Samsung, como los bordes redondeados, el marco frontal con un leve efecto espejo, el saliente de la parte inferior de la cara trasera o los iconos táctiles a ambos lados de la tecla central.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del acabado negro de la unidad empleada en este análisis, por cierto, también hay una versión blanca.

Un androide común

No es el Galaxy Ace 2 uno de esos smartphones que presuman de una pantalla de definición espectacular, y ni siquiera emplea tecnologías de Samsung como la Super AMOLED Plus. Este androide común se conforma con un panel TFT PLS cuya resolución de 480 x 800 píxeles tampoco está nada mal de cara a su público objetivo (especialmente en comparación con el primer Galaxy Ace, que se quedaba en 320 x 480 píxeles).

Hablamos de ese tipo de compradores que quizás agradezcan más ahorrarse unos cientos de euros en el desembolso por el equipo que llevar lo último de lo último en el bolsillo. En este sentido cabe destacar que el brillo del panel tiene poco que envidiarle al de terminales de gama más alta. Se puede llevar siempre configurado al 50% manteniendo una buena visibilidad, aunque bajo la luz directa del sol sí que conviene aumentar el porcentaje para poder ver algo en la pantalla.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El tamaño de ésta proporciona un teclado virtual lo suficientemente manejable, y su sensibilidad táctil es bastante correcta, aunque en algunas ocasiones la interfaz gráfica no responde con toda la soltura que uno desearía. Sucede especialmente al deslizar el dedo en la pantalla de desbloqueo: la animación de un candado virtual abriéndose se ejecuta con demasiada lentitud, por lo que el escritorio principal se carga más bien como si el sistema diese un "pantallazo".

La fluidez también se resiente si uno abusa de los "widgets" para personalizar el escritorio. Esto pasa con cualquier smartphone basado en Android independientemente de sus especificaciones, pero en casos como el de este Galaxy Ace 2 el fenómeno se hace más evidente que en los modelos de gama más alta. Con todo, quien ya haya poseído un Galaxy Ace notará que su sucesor ha mejorado bastante en este sentido.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mientras se publican estas líneas, el equipo sigue anclado en Android 2.3, una versión algo antigua del sistema operativo de Google pero la mayoritaria en la actualidad. La ya clásica interfaz TouchWiz de Samsung completa la fórmula con sus elementos habituales, incluyendo un práctico "widget" para monitorizar las aplicaciones en ejecución o la herramienta Social Hub para ver en una única cascada lo que comparten nuestros contactos en Facebook, Twitter y LinkedIn, entre otros elementos.

Hasta próximo aviso, por tanto, el Galaxy Ace 2 se queda sin recursos bastante útiles de Android 4.0, como la vista multitarea en un barra lateral o la posibilidad de aglutinar varios iconos de acceso directo en carpetas. En los modelos de Samsung abonados a esta versión, además, la firma surcoreana proporciona otras ventajas como un panel de notificaciones más completo.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Conviene destacar en este sentido que los planes de Samsung consisten en no actualizar este Galaxy Ace 2 a Android 4.0, sino directamente a la versión 4.1. Teniendo en cuenta que la compañía asiática aún no ha dicho cuándo hará exactamente este movimiento, y que además siempre se producen retrasos en función del país y la operadora, es mejor vacunarse a base de escepticismo. Pero si la actualización finalmente llega, bienvenida sea.

La evolución queda patente

Aunque Samsung plantea este Galaxy Ace 2 como el sucesor del Galaxy Ace primogénito, si los cotejamos con los catálogos de otros fabricantes se podría hablar perfectamente de miembros de dos familias distintas. Tomando como referencia, por ejemplo, a HTC, sería como hablar de una entrega de la saga Wildfire y otra de la línea Desire. Y no lo decimos sólo porque el tamaño de pantalla haya aumentado de 3,5 a 3,8 pulgadas.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No hay más que fijarse en la memoria. Los pocos megabytes de los que el primer Galaxy Ace disponía para instalar aplicaciones se han convertido en 1 GB, por lo que el usuario ya no se quedará sin espacio tras instalar sólo un puñado de programas. También crece considerablemente la memoria RAM, que era de menos de 300 MB y pasa a ser ahora de 555 MB (según el propio terminal, no según los datos oficiales de Samsung, que hablan de 768 MB).

El almacenamiento para guardar archivos también ha crecido, aunque conviene aclarar que para nada llega a los 4 GB que Samsung cita como "memoria de usuario". El espacio que viene libre de serie es en realidad de unos 800 MB. Quizás suficientes para almacenar las fotos y los vídeos que se graban con la cámara, pero si uno quiere llevar encima una buena colección de música y vídeos tendrá que poner de su parte una tarjeta microSD.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También se nota una mejora perceptible en el rendimiento gráfico. Aunque el chip NovaThor U8500 y su procesador de doble núcleo a 800 MHz no sea ni mucho menos la solución más potente del mercado, el Galaxy Ace no deja de contar con una unidad gráfica Mali-400MP (la misma que en los Galaxy S II y S III, sin ir más lejos). En la práctica esto implica que los juegos con gráficos 3D se ejecutan con una decencia de la que carecía el primer Galaxy Ace.

Que nadie se lleve a engaño: tampoco es que Samsung haya embutido un modelo de gama alta en el cuerpo de un terminal de gama media. Además de las limitaciones citadas en el apartado anterior, por ejemplo, también hemos comprobado que el Galaxy Ace 2 no logra mover vídeos de 1080p. Lo máximo que acepta son clips de 720p, aunque al menos el reproductor que trae de serie es compatible con DivX, MKV y archivos de subtítulos.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara de 5 megapíxeles, que dispone de autofoco y flash de tipo LED y puede grabar vídeo a 1280 x 720 píxeles y con 30 fotogramas por segundo, tampoco es un dechado de virtudes. Como es habitual en los smartphones de gama media, cumple el guión de lograr la calidad indispensable si la luz ambiental es propicia (es decir, ni escasa ni excesiva). El color es correcto, si acaso un poco más frío de lo deseable, pero se echa en falta algo más de nitidez.

En cualquier caso, su mayor tara es la lentitud. Desde el momento en que pulsamos el botón virtual que sirve como disparador hasta que la cámara enfoca y la imagen se graba, pasan un par de segundos. Es por tanto más practicable para un posado que para captar un momento fugaz.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un Samsung Galaxy Ace 2.
las capturas se han realizado con un samsung galaxy ace 2.
las capturas se han realizado con un samsung galaxy ace 2.
las capturas se han realizado con un samsung galaxy ace 2.
las capturas se han realizado con un samsung galaxy ace 2.

En cuanto a la cámara frontal, y a modo de curiosidad, hay que aclarar que no puede grabar vídeo. Sí que sirve para videollamadas y para capturar fotos de 480 x 640 píxeles, pero no se pueden registrar con ella clips que luego queden almacenados en la memoria interna o la tarjeta microSD. O al menos el sistema no lo permite.

Con todo, y pese a las limitaciones inevitables en un terminal de estas características, el Galaxy Ace 2 no deja de ser un terminal bastante completo para el segmento de mercado en el que se encuadra. Además de prestaciones ya habituales como el GPS integrado o el sintonizador de radio FM, tampoco le faltan la conexión HSPA+ o la posibilidad de compartir los datos de esta última por Wi-Fi para convertirse en un improvisado "router" inalámbrico (si nuestra operadora no pone inconvenientes, claro).

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es más, también dispone de Wi-Fi Direct, e incluso hay una versión que completa la fórmula con NFC. Es de hecho el modelo que hemos empleado en este análisis, aunque de momento ambos estándares no le sirven para aprovechar el sistema S Beam que vimos en el Galaxy S III para transferir rápidamente archivos de forma inalámbrica acercando dos teléfonos. Quizás se incluya en su prometida actualización, pero de momento esto es sólo una conjetura.

En cuanto a la autonomía, su batería de 1.500 mAh logra el rendimiento habitual. Hablamos de unas 24 horas para ese usuario intensivo adicto al WhatsApp o a los juegos, que pueden estirarse hasta algo más de dos jornadas con un uso más comedido. Por ejemplo, el que le dan esos usuarios de perfil más "en alerta" que participativo. Ésos que, en lugar de compartir con sus contactos a qué hora se levantan y se acuestan, cómo evoluciona su jornada o cuándo y qué comen, se limitan a atender las notificaciones por si alguien les etiqueta en Facebook para ver la foto o si le nombran en Twitter para sumarse a la conversación.

Ni tanto ni tan calvo

Que no me pida que libere espacio tras instalarle una decena de aplicaciones. Que tenga una pantalla grande, pero no tanto como para fundirse la batería en un visto y no visto. No hace falta que tenga la mejor cámara; basta con que acepte Instagram. Y sobre todo que no cueste un quintal.

Estas peticiones, que son las que realizan la mayoría de usuarios pese a que la mayor atención mediática recaiga siempre sobre la gama alta, son las que intenta satisfacer el Samsung Galaxy Ace 2. Y lo hace con mayor o menor suerte.

El equipo está bastante compensado en términos generales, pero quienes valoren mucho el diseño lo encontrarán algo soso en comparación con -por ejemplo- el Sony Xperia U. Y aunque supere en la resolución de pantalla y la dotación de su chip a otro rival como el HTC Desire C, este último le lleva ventaja en lo que a la versión de Android se refiere.

Samsung Galaxy Ace 2
Samsung Galaxy Ace 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como siempre decimos, es cuestión de preferencias. Puede que el comprador potencial termine de decidirse por este Galaxy Ace 2 porque su pantalla es un poco más grande que otros modelos de precio similar. O puede que lo descarte porque prefiere no tener que hacerse con una tarjeta de memoria.

Llama la atención, eso sí, que pese a haber mejorado bastante a su predecesor, no haya logrado acercarse al volumen de ventas que éste cosechó en su día. Incluso hay quien piensa que el recién presentado Galaxy S III mini debería más bien llamarse Galaxy Ace 3, pero le han puesto un nombre con más gancho para mejorar los registros del Galaxy Ace 2.

Especulaciones aparte, al menos en el caso español puede que todo se deba a un factor tan sencillo como su menor presencia en los catálogos de las operadoras en comparación con el primer Galaxy Ace. Mientras se escriben estas líneas, de hecho, sólo lo ofrecen Vodafone y Yoigo, mientras que The Phone House también brinda la posibilidad de vincularlo a un contrato con Orange. En el mercado libre puede encontrarse por unos 250 euros.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar