Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Actualidad

Samsung Galaxy S7: primeras impresiones

 
22
FEB 2016
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez   |  Barcelona

Hablar del Galaxy S7 es casi como invocar al pasado. Recién descubierto en el contexto del Mobile World Congress, el nuevo estandarte de Samsung llega con unas prestaciones innegablemente exuberantes en un diseño que evoca al ya conocido Galaxy S6 y contiene la esencia del Galaxy S5. Debe ser cierto que lo retro está de moda.

Fabricado una vez más en vidrio y metal, el Galaxy S7 Edge no se puede decir que sea un dispositivo especialmente sorprendente. A menos que se conozca de cerca el modelo de anterior generación resulta casi imposible diferenciarlo de su sustituto, que examinado de forma más detallada sí exhibe ciertas novedades interesantes. Haciendo un símil odioso pero necesario, más que el salto dado del Galaxy S5 al Galaxy S7, se trata de una mejora gradual como la experimentada por el paso del iPhone 6 al iPhone 6S.

Toma de contacto con el Galaxy S7 en el Mobile World Congress 2016.

Más allá de un diseño que incorpora nuevas formas en su estructura de vidrio, ahora con una curvatura contorneada de forma distinta, la cámara de 12 megapíxeles del Galaxy S7 se encuentra mucho más nivelada con respecto de la parte trasera del dispositivo, mejor alineada en todos sus elementos.

Samsung asegura que su nuevo diseño hace que sea más agradable de sostener en las manos. A la hora de la verdad, las diferencias son de absoluto matiz, y la versión Edge (algo más grande, con 5,5 pulgadas frente a las 5,1 pulgadas del modelo anterior) resulta ligeramente más incómoda por la caída de sus laterales, transmitiendo un agarre poco convencional (aunque no necesariamente débil o inseguro).

La pantalla está basada una vez más en la tecnología Super AMOLED y ofrece una resolución QHD. Durante el breve periodo de pruebas ofrecido por Samsung en su evento para los medios se ha podido experimentar con la nueva función Always On del panel, gracias a la cual es posible mostrar el calendario, la hora, las notificaciones o incluso pequeñas imágenes iluminando solo los píxeles necesarios sobre un fondo negro para informar permanentemente al usuario sin incrementar el consumo del dispositivo de forma notable.

samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para los que todavía sigan anclados en un Galaxy S5 o anterior, este parece ser por fin el Galaxy a comprar (si el vil metal es el menor de los problemas)

El Galaxy S6 Edge incorporaba una función similar en el borde curvado del teléfono, pero su reducido tamaño hacía que fuera poco práctico.

Otra característica nueva y casi invisible es la ranura para las tarjetas microSD, que se localiza en la bandeja de la ranura SIM. Como el resto de los puertos (que incluyen un conector microUSB convencional de carga rápida, en lugar del minoritario pero cada vez más extendido USB-C), está protegido contra el agua y el polvo mediante una junta interior estanca.

Algo que no regresa es el emisor de infrarrojos. La batería, de mayor capacidad en esta versión, incorpora soporte para carga rápida tanto mediante cable como utilizando bases inalámbricas.

Las mejoras introducidas a nivel de rendimiento también serán invisibles para la mayoría de los usuarios a menos que ejecuten los últimos juegos y las aplicaciones de productividad más exigentes, donde el nuevo procesador Snapdragon 820 (refrigerado con un sistema de evaporación similar al visto en el Lumia 950) y sus 4 GB de RAM darán lo mejor de sí.

samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las impresiones a nivel de rendimiento durante las pruebas han sido positivas, pero es que también lo fueron con el Galaxy S6. El manejo de las aplicaciones de Samsung es todo lo fluido que se le puede pedir y la captura de imágenes en formato RAW no exhibe la menor de las ralentizaciones. Pero nos reservamos el análisis fotográfico del dispositivo -que cuenta con mejoras también en este terreno- para otro artículo.

A nivel de software, incorpora Android 6.0.1 y una nueva versión de la interfaz de Samsung aún menos recargada que en la generación anterior, con el añadido en la versión Edge de un menú lateral más completo y de mayor tamaño (sus reducidas dimensiones eran uno de los hándicaps en el modelo anterior). Samsung no ha aclarado si este nuevo menú llegará en forma de actualización al Galaxy S6 Edge, pero definitivamente resulta más sencillo de usar.

A un precio de 820 euros en su modelo base (720 euros si se opta por la versión de pantalla plana), el Galaxy S7 Edge tiene aspiraciones superlativas en todos los aspectos.

samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung galaxy s7
Samsung Galaxy S7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las mejoras introducidas con respecto al modelo al que sustituye son agradecidas y lo convierten casi en el Galaxy S6 que tenía que haber sido, pero su ausencia de novedades a nivel de diseño y un software pulido pero lejos de marcar un punto y aparte pueden hacer que los propietarios del modelo actual decidan saltarse esta iteración.

Para los que todavía sigan anclados en un Galaxy S5 o anterior, este parece ser por fin el Galaxy a comprar… si el vil metal es el menor de los problemas.

Actualización: Samsung ha confirmado a Quesabesde que la versión española del Galaxy S7 no incorporará un procesador Snapdragon 820, sino un Exynos 8890 de prestaciones equiparables.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar