• Edu Ponces: "Si no te deprimes con esto es que has perdido la sensibilidad ...
  • Pascal Maitre: "Los chavales están totalmente horrorizados"
Con texto fotográfico

"Es una buena metáfora de la incomunicación que se vive en las ciudades" Salvi Danés

3
Foto: Salvi Danés
28
AGO 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Vagar con su cámara por Moscú le ha permitido al fotógrafo documental Salvi Danés desarrollar una teoría sobre la relación de sus habitantes con la capital rusa. En “Black Ice, Moscow” los personajes que Danés retrata dejan de ser individuos para convertirse en hombres grises, en muchos casos de forma tácita y servil. Este fotógrafo catalán ya había trabajado en grandes ciudades como Tokio, pero en la urbe moscovita ha hallado algo nuevo: sus personajes parecen ser prisioneros del último siglo de la historia de Rusia.

Salvi Danés

La dinámica urbana y todo lo que conlleva vivir en un núcleo social altamente poblado es algo en lo que ya había trabajado en mi proyecto ‘Dark Isolation, Tokyo’, que trata principalmente sobre la espiral de ahogamiento que la masa urbana provoca en sus habitantes. En ‘Black Ice, Moscow’ mi intención no era hablar de una capital en concreto, sino de unas características generalizables y con muchas convergencias con otras capitales del mundo.

Pero Moscú tiene sus interrogantes particulares. ¿Cómo viven realmente los miembros de una sociedad compleja, fruto de una historia convulsa? Es una región con una política de acumulación de poder y concentración de competencias por parte de la Federación Rusa en detrimento de una verdadera democracia. Un lugar donde impera una religión con un carácter ideológico muy marcado y que supone una gran barrera para el cambio social. Un difícil posicionamiento del pueblo, tan obligado a seguir estelas y tan poco tenido en cuenta a la hora de constituir una voz crítica y constructiva.

"Me planteé una fotografía directa, sin concesión al lirismo y con una luz estridente, pero las escenas resultan silenciosas, mudas"

Muchos depositan en el Estado la capacidad de pensar, alegando un ‘por algo será’, y evitan así cuestionarse nada y sentir marginación y desamparo, reforzando ilusoriamente los sentimientos de pertenencia al cuerpo social. Éste y otros aspectos, incluso geográficos o atmosféricos no menos importantes, me ayudan a trazar líneas de conexión con la dinámica urbana y sus consecuencias en otras grandes ciudades.

Para explicar todo esto en imágenes me planteé una fotografía directa, sin concesión al lirismo y con una luz estridente. Paradójicamente las escenas resultan silenciosas, mudas, como si también fueran una metáfora de la intensa incomunicación en que coexisten estos sujetos individuales en sus espacios comunitarios, tan impersonales al mismo tiempo.

Esta imagen la tomé en Paveletskaya, una de las estaciones de transporte público más concurridas de Moscú. En este caso el recurso del usuario de transporte público tras los cristales me pareció una buena metáfora de la incomunicación que se vive en las ciudades.

Es un retrato tomado al vuelo. No suelo interactuar demasiado con las personas de estos retratos. Primero porque están dentro del medio de transporte y yo fuera, y en segundo lugar porque busco conseguir una expresión no forzada. La intensidad de la mirada de un desconocido no es la misma que la de una persona que sabe que va a ser fotografiada.

Esta fotografía es un símil visual de ese camino marcado que tendemos a seguir todos, expectantes como figurantes en una trama con final pactado, tras una barrera transparente que limita nuestra personalidad, observando ese flujo intangible que circula sin que nosotros podamos ser más que una pieza del engranaje urbano.

Este retrato y otros similares que aparecen en este trabajo forman parte de una estructura de edición: dentro del discurso general son como mazazos para enfatizar sensaciones. Son imágenes con unas características comunes que utilizo como signos de exclamación y como nexo entre ideas.

No tuve dificultades a la hora de fotografiar, pero sí con algunas reacciones posteriores; un cierto desconcierto y desconfianza aun cuando explicaba que se trataba de un proyecto fotográfico personal de libre interpretación. Venía de una experiencia previa en Tokio y fotografié con las mismas premisas, pero en la capital nipona la cultura fotográfica está mucho más extendida, no solamente como mero soporte sino como método de expresión artístico.

En este tipo de reportajes se presentan otras dificultades: ¿cómo mostrar el ahogamiento, lo que es tabú, la actitud vital pasiva o la represión social? Son las actitudes, los comportamientos, los caracteres… En cualquier caso se trata de una visión introspectiva, difícil de captar [en una imagen] por ser tan sutil e intangible. En el fondo es una percepción muy personal, subjetiva y discutible.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
3
Comentarios
Cargando comentarios