• Joel Marklund: "Los mejores fotógrafos de deportes saben ver la belleza ...
  • Javier Bauluz: "La gente continuó en la playa con su maravilloso día de ...
Con texto fotográfico

"Nunca había entendido lo importante que es la luz" Rubén Salgado

5
Foto: Rubén Salgado Escudero
20
AGO 2015
Declaraciones obtenidas por Iker Morán

Para fotografiar hace falta luz, pero muchas veces se nos olvida que también es necesaria para vivir. De ello se dio cuenta Rubén Salgado tras visitar zonas rurales de Birmania en las que solo el 10% de la población tiene acceso a la electricidad. De esa oscuridad que llegaba con la puesta de sol nació el proyecto “Retratos solares”, premiado en la última edición de los Sony World Photography Awards. Pero esta serie de imágenes nocturnas cuya principal -o única- fuente de iluminación es la energía solar que ha llegado a algunas aldeas no quiere solo documentar una situación, sino también cambiarla. Salgado ya ha organizado una recaudación de fondos con la que ha conseguido llevar luz a 60 viviendas de una aldea y ahora quiere extender su proyecto a zonas de Uganda, la India y Gaza.

Rubén Salgado

La foto está hecha en el estado de Chin, en el norte de Myanmar [Birmania], una de las zonas más pobres y aisladas del país. Los poblados están en zona montañosa y sus habitantes tienen muy poco acceso al resto del país puesto que el transporte es complicado. Siempre ha sido una región abandonada; antes por el régimen militar y ahora por el gobierno.

En la foto aparecen cinco líderes de una aldea que me están llevando a casa de uno de ellos para hablar de la luz solar. Era la primera vez en su vida que tenían luz. Era una noche de lluvia, y usaban las luces solares que llevaba como linternas para hacer retratos e iluminar el camino.

Todo esto surge de un proyecto que he llamado ‘Retratos solares’ [‘Solar Portraits’]. Todo empezó trabajando para una organización que me pidió que viajara durante un mes por el país para documentar proyectos de desarrollo en diferentes aldeas y zonas. Muchas veces me quedaba en esas aldeas, y me llamaba la atención que la mayoría se quedaban totalmente a oscuras cuando anochecía.

"La luz es algo que damos por hecho en el mundo occidental y a lo que no prestamos atención, pero en estas zonas es vital"

Tras semanas viajando llegué a una aldea en la que sí tenían luz gracias a paneles solares que una oenegé les había distribuido. El cambio de la calidad de vida era enorme: pasaron de tener que usar velas –que son peligrosas porque la mayoría de casas son de bambú o paja- o linternas con baterías muy caras a tener luz para el día a día.

Nunca había reflexionado tanto sobre la luz ni había entendido lo importante que es. Es algo que damos por hecho en el mundo occidental y a lo que no prestamos atención, pero en estas zonas es vital. Hablé con estas personas para ver cómo había cambiado su vida y empecé a retratarlas usando solo estas luces solares para las fotos. Y así es como empezó.

Cuando volví a Rangún, la antigua capital del país, comencé a investigar sobre el tema y las estadísticas al respecto. Myanmar tiene más de 53 millones de habitantes, y en las zonas rurales solo un 10% tiene acceso a la electricidad, con lo que nueve de cada diez personas viven en la oscuridad.

Empecé a viajar más por el país, y cada vez que veía una casa con luz solar hablaba con ellos, les fotografiaba y les preguntaba siempre lo mismo: cómo había afectado la luz a su vida diaria. Un pescador me contaba que gracias a esta luz podía preparar su barco unas horas antes del amanecer y salir así antes a pescar, y con eso podía conseguir más capturas. O unos campesinos a los que les gusta jugar al ajedrez ahora pueden hacerlo por la noche después de trabajar todo el día en el campo.

birmania
Foto: Rubén Salgado Escudero
birmania
Foto: Rubén Salgado Escudero

El proyecto fue creciendo con estos retratos con los que quiero documentar las ventajas de un sistema, una tecnología que ya no es tan cara y que de hecho es bastante accesible en el mundo occidental.

Las revistas GEO y Time compraron el reportaje que elaboré con estas imágenes, y eso ayudó a que el proyecto –que ha ganado varios premios, entre ellos un Sony World Photography Awards- tuviera más visibilidad. Y decidí hacer algo más que un proyecto fotográfico.

Así que junto a una austriaca que leyó en reportaje en GEO iniciamos una campaña de recaudación de fondos para poder distribuir más sistemas de luz solar en una zona rural específica del país. Pudimos recaudar suficiente dinero para dar luz a una aldea de unas 60 casas. Podría haber sido más, pero aun así es importante que si uno puede convertir un proyecto fotográfico en algo que ayude directamente a alguien, hay que intentarlo.

"Si uno puede convertir un proyecto fotográfico en algo que ayude directamente a alguien, hay que intentarlo"

Como fotógrafos documentalistas a veces pensamos que nuestras fotos pueden llegar a gente que puede cambiar cosas. Y es evidente que es importante dar luz a historias de gente que no tiene voz, pero me pregunto si realmente eso es suficiente, si esas fotos van a cambiar el estado de una persona o de un país.

Muchas veces no es así. Por tanto, si tenemos la opción de hacer que un proyecto vaya más allá de la fotografía y de documentar una situación y poner nuestro granito de arena para mejorar la vida de alguien, tenemos que hacerlo.

Este proyecto lo estoy expandiendo ahora a más países para ver cómo la luz solar está cambiando y revolucionando la vida de mucha gente. Acabo de estar en Uganda y la India haciendo más retratos solares, y espero que gracias a una beca pueda ir a Gaza a trabajar en hospitales donde la falta de luz es un problema enorme. Hay una organización en Canadá que está trabajando para recaudar fondos y llevar luz solar a hospitales en esta zona.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

5
Comentarios
Cargando comentarios