• Indiferencia ante la tragedia
  • Alvin Langdon Coburn: el fotógrafo que nació 50 años antes de tiempo
Agenda fotográfica

Buenas fotos, "Inshallah"

 
Foto: Roger Grasas
30
ENE 2015
Ivan Sánchez   |  Barcelona

El desierto… ¿y un barco varado? El desierto… ¿y un castillo medieval en miniatura? El desierto… ¿y un parque de atracciones? A todas estas preguntas responde sí Roger Grasas en “Inshallah” ("si dios quiere" en árabe), la muestra que estos días llena el espacio expositivo del CFD de Barcelona. Con imágenes tan surrealistas como ciertas, el fotoperiodista catalán documenta la imparable irrupción de la sociedad del bienestar occidental en Oriente a través del paisaje.

La de un camión de congelados en medio del desierto es sin duda una visión extraña. Y ese mismo adjetivo es el que utiliza el fotógrafo Roger Grasas para referirse al resultado de esta modernidad que está cambiando el paisaje de algunos países árabes.

En 2007 este autor catalán inició una serie de viajes por la península arábiga en busca de la esencia del cambio que acarrea la globalización que está recalando en algunos de los principales países productores de petróleo. Sus habitantes quieren vivir mejor –lógico- e implementar en sus modos de vida las comodidades inherentes a los últimos avances tecnológicos, sobre todo en cuestión de ocio, bienestar y comunicación.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Inaugurada a principios de diciembre, la muestra permanecerá abierta hasta el próximo 5 de febrero.

Y lo que el autor ha perseguido es precisamente la irrupción de Occidente en Oriente; la unión de elementos típicos de una sociedad del bienestar moderna con otros relacionados con sociedades más tradicionales, de origen nómada y ampliamente islamizadas. Grasas confiere a esa mezcla de elementos extemporáneos y de lugares tan distintos un aspecto kitsch y surrealista.

Desde construcciones ampliamente ostentosas como una pista de esquí en un país que puede superar con facilidad los 40 grados centígrados o impensables piscinas de dudoso gusto en habitaciones interiores, hasta murales publicitarios con parámetros occidentales. Todas las imágenes de “Inshallah” desprenden un fuerte contraste.

inshallahinshallahinshallahinshallahinshallahinshallah
El influjo de Occidente

Con el desierto como telón de fondo, Grasas atestigua los cambios que la globalización están dejando en varios países de la península arábiga

inshallah
Roger Grasas
inshallah
Roger Grasas
inshallah
Roger Grasas
inshallah
Roger Grasas
inshallah
Roger Grasas
inshallah
Roger Grasas

Con todo, el gran protagonista de las fotografías de Grasas es el desierto. Y las personas son en ellas el gran ausente o un elemento casi testimonial. Escenarios desérticos -y desiertos- con piscinas, zonas de baño, barcos en dique seco, raíles que recuerdan a los de una montaña rusa, una portería de fútbol abandonada aparentemente en medio de la nada, un par de castillos en miniatura e incluso un complejo residencial que asoma tras una duna.

Todo ello en una muestra que se compone de 32 imágenes -dos panorámicas y otras 30 de proporción cuadrada- disparadas a medio formato y con una posproducción a cargo del estudio Addretouch que contiene un punto de sobreexposición -sin llegar a ser imágenes en clave alta- que confiere al conjunto una atmósfera muy apropiada para representar el calor de esas latitudes.

inshallah
Foto: Roger Grasas

“Inshallah”, que aún puede visitarse en el Centro de Fotografía y Medios Documentales de Barcelona (CFD) hasta el próximo 5 de febrero, es una acertada edición de ese recorrido que a lo largo de los últimos siete años ha llevado a Grasas a Bahréin, Qatar, Dubái, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. Un trabajo de observación y confrontación de culturas, de invasión de un modo de vida sobre otro en pos de la modernidad.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar