• Que no estaban muertas, que estaban de parranda
  • Cosas del marketing
OpiniónContando píxeles

Muerte de un miliciano

 
6
NOV 2006

Hace un par de semanas todos los medios de comunicación se hicieron eco del secuestro y posterior liberación del fotógrafo Emilio Fernando Morenatti en Gaza. Aprovechando este suceso y sin ánimo de entrar en la siempre estéril discusión sobre si los reporteros de guerra son mercenarios en busca de adrenalina, demagogos en estado puro o si sus fines son realmente admirables, al leer aquella noticia recordé unos cuantos párrafos de "El pintor de batallas", de Arturo Pérez-Reverte.

En este libro, uno de los últimos que ha publicado, el siempre polémico escritor acomete en forma de novela una de las reflexiones más sesudas sobre las implicaciones morales de los fotógrafos de guerra. Sin estropearles la trama: tras años de búsqueda, el protagonista de una famosísima instantánea encuentra al fotógrafo que le retrató en la guerra de los Balcanes. Muy recomendable, sin duda.

"Titulada 'Loyalist Militiaman at the Moment of Death', la imagen de Capa fue publicada por primera vez en la revista francesa Vu y ha acabado convertida en un incuestionable icono del fotoperiodismo bélico." | Foto: Robert Capa (Magnum Photos)

Tampoco es que sea un crítico objetivo. Y es que, pese a sus controvertidas opiniones de ciertos temas y esa agria visión que tiene del género humano, he de confesar que su "Territorio comanche" me pilló en plena facultad de Periodismo. Desde entonces, creo que no he sabido curarme de cierto apego hacia su forma de escribir.

¿Es un montaje la que está considerada una de las mejores fotografías en la historia del fotoperiodismo?

El caso es que en un momento del libro, el protagonista de "El pintor de batallas" menciona la archiconocida fotografía de Robert Capa en la que un miliciano de la Guerra Civil española cae abatido. No recuerdo la cita textual ni tengo el libro a mano, pero, para mi sorpresa, se cuestiona la veracidad de la instantánea, insinuando que los soldados no acostumbran a ponerse camisas tan blancas y tan limpias cuando van a morir.

¿Un montaje la fotografía considerada como una de las mejores imágenes en la historia del fotoperiodismo? Intrigado -y algo dolido, la verdad- bastó una rápida indagación por los vericuetos de Internet para comprobar que, efectivamente, existen serias teorías que ponen en entredicho la veracidad de aquella fotografía y que aseguran que, en realidad, se trata de un montaje.

La instantánea está tomada en el año 1936, durante los primeros meses de la Guerra Civil. Concretamente, el 5 de septiembre de aquel año, en un lugar conocido como Cerro Muriano, en la provincia de Córdoba. 60 años después ya se da por seguro tanto el lugar de los hechos como el nombre del protagonista: Federico Borrell, perteneciente a una milicia del sindicato anarquista CNT.

A mediados de los 70 aparecen las primeras líneas de investigación que señalan que la foto es un montaje

En efecto, antes de que la Segunda Guerra Mundial empezara y Capa tuviera la oportunidad de demostrar sus dotes de reportero de guerra en pleno desembarco de Normandía, la Leica III de uno de los mejores fotógrafos de la historia estuvo en la Guerra Civil. Titulada "Loyalist Militiaman at the Moment of Death", la imagen fue publicada por primera vez en la revista francesa Vu y ha acabado convertida en un incuestionable icono del fotoperiodismo bélico.

A partir de este punto y resumiendo la numerosa información disponible al respecto -incluso hay una película documental de Jan Arnold titulada "Los héroes nunca mueren", centrada en esta foto- parece que circulan dos teorías al respecto.

La primera de ellas habla de una mañana tranquila en el frente de batalla. Capa aprovecha la ocasión para organizar una sesión de fotos con un grupo de soldados leales a la República y toma una secuencia de imágenes atravesando una trinchera. En ese momento, mientras posa -de ahí el plano ligeramente contrapicado- un disparo alcanza a Borrell.

Después de echar un vistazo a todo ese arte conceptual fotográfico de hoy, no me veo con fuerzas de cuestionar esa foto

Entre los muchos estudios realizados que corroboran esta teoría, uno de los que más me ha sorprendido es el que se centra en la postura de la mano izquierda del soldado abatido. Según explican, el gesto es imposible de simular, puesto que reproduce la posición exacta que los músculos adquirirían en una persona que cae herida de muerte.

Sin embargo, ya a mediados de los 70 aparecen las primeras líneas de investigación que consideran que la instantánea es en realidad un montaje: un posado organizado por el fotógrafo. De esta misma opinión son también algunos estudiosos de la obra de Capa que, citando archivos históricos de la Guerra Civil, aseguran que el miliciano, conocido como Taino, había muerto efectivamente ese 5 de septiembre de 1936, pero en un enfrentamiento por la tarde, tras la sesión fotográfica matinal.

En ambos casos, parece que hay coincidencia al hablar de cierto sentimiento de culpabilidad del autor por haber pronosticado la muerte de aquella misma tarde o por haber propiciado la situación. Razón por la que -dicen- Capa nunca habló demasiado sobre aquella instantánea.

Me basta con saber que es y seguirá siendo un analgésico contra la amnesia a la que invitan los que ganan las guerras

Si se pasan por Córdoba y tienen tiempo de hacer peregrinaje fotográfico, cerca del pueblo de Pozoblanco hay una estatua metálica con la silueta del miliciano que recuerda el lugar donde ocurrió... aunque no exactamente, porque por lo visto allí hay ahora un campo de golf.

Realidad o leyenda -ésa es parte de la esencia de los mitos-, puestos a elegir y a llevar la contraria al bueno de Arturo, me quedaría con la primera teoría. Pero, la verdad, después de desempolvar mi portafolio o echar un vistazo a todo ese arte conceptual fotográfico que se publica hoy en día, no me veo con fuerzas de cuestionar u opinar sobre una foto como ésa.

A mí me basta con saber que es y seguirá siendo un analgésico contra la amnesia a la que siempre invitan los que ganan las guerras. Aquella y todas.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Artículos relacionados (1)
Agenda fotográfica
11 / AGO 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar