Actualidad

Ricoh sorprende con la GXR y su sistema modular de ópticas y sensores

 
10
NOV 2009

Tras varios días de intensos rumores, la primera cámara digital de Ricoh de ópticas intercambiables ha tomado cuerpo en la nueva GXR. La firma, sin embargo, se ha saltado el guión y no sólo ha prescindido del espejo réflex, sino también de la bayoneta. En su lugar, ha optado por un curioso sistema modular que separa la óptica y el sensor del resto del cuerpo, y que por ahora permitirá configurar esta GXR con un CMOS de tamaño APS-C y una óptica de 50 milímetros, o con un zoom de 24-72 milímetros junto a un sensor de cámara compacta.

Ni montura para ópticas de Pentax, como sugerían las primeras especulaciones, ni bayoneta Micro Cuatro Tercios. Ricoh ha optado finalmente por su propia senda en la recién anunciada GXR, que con todas sus peculiaridades se convierte en la cámara de ópticas intercambiables más pequeña y ligera del momento.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Ricoh GXR

Con un aspecto a medio camino entre la saga GX y la familia GR Digital, la clave de esta Ricoh GXR reside en el sistema modular estrenado por Ricoh y que no sólo permite intercambiar el objetivo de la cámara, sino también el sensor.

El nuevo sistema modular de Ricoh al completo, con el zoom de 24-72 milímetros colocado en la GXR y la unidad macro a su derecha.

Tal y como han explicado responsables de la firma nipona a QUESABESDE.COM -que ya ha podido probar una de las contadas unidades de esta original cámara-, el sistema GXR se basa en módulos que integran el objetivo, el sensor y el procesador de imagen.

¿Sensor APS-C o de compacta?
El estreno de la GXR se produce acompañado de dos de estos módulos que pueden acoplarse al cuerpo de la cámara. El GR A12 está formado por un objetivo macro de 50 milímetros (en paso universal) y f2.5, al que acompaña un sensor CMOS de tamaño APS-C y 12 megapíxeles.

Ricoh GR A12
Ricoh GR A12

Según los datos oficiales, la óptica está formada por 9 elementos distribuidos en 8 grupos (entre ellos un elemento asférico) y cuenta con un anillo de enfoque manual.

Las dos configuraciones que ofrece Ricoh de entrada: con el objetivo fijo de 50 milímetros y el sensor APS-C (arriba) o con el zoom de 24-72 milímetros y el captor más pequeño.

El módulo S10, por su parte, cambia totalmente la naturaleza de la cámara: no sólo incorpora a ésta un zoom 24-72 mm f2.5-4.4, sino que en este caso incluye un sensor CCD de 10 megapíxeles y con un tamaño de 1/1,7 de pulgada. Unos datos que coinciden con los de la reciente GR Digital III.

Ricoh S10
Ricoh S10

En ambos casos, la estabilización recae en el sensor de cada uno de los módulos de la cámara, puesto que Ricoh vuelve a apostar por el sistema mecánico ya visto en otras sagas.

También el uso de uno u otro módulo marca diferencias con respecto a la grabación de vídeo. Así, el sensor CMOS permite registrar secuencias de hasta 1280 x 720 puntos a 24 fotogramas por segundo, mientras que el CCD se conforma con clips de 640 x 480 píxeles.

3200 ISO
Aunque algunas de las especificaciones de la cámara varían según el módulo montado en el cuerpo, ciertos datos se mantienen estables. Tal es el caso de la sensibilidad máxima, que curiosamente es de 3200 ISO tanto para el captor APS-C como para el CCD de 1/1,7 de pulgada.

Como era de esperar, en cualquiera de sus configuraciones la GXR dispone tanto de controles automáticos como manuales. Tampoco falta el formato RAW, que como es habitual en la firma está basado en los archivos DNG de Adobe.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Ricoh GXR

Además de una pantalla de 3 pulgadas y 920.000 píxeles de resolución, entre los accesorios disponibles para esta GXR destaca un visor electrónico externo (VF-2) con idéntica resolución y una capacidad de movimiento de hasta 90 grados. La cámara dispone asimismo de una zapata para el flash opcional GF-1, compatible también con la GR Digital III.

La GXR, con el flash GF-1 y el módulo GR A12.

Según ha podido saber este medio, la GXR llegará a los escaparates el próximo mes de diciembre. El precio del cuerpo será de 460 euros, a los que habrá que sumar otros 670 euros por el módulo con la óptica de 50 milímetros.

Bastante más económico es el módulo con el zoom de 24-72 milímetros, que costará 370 euros. El visor electrónico, por su parte, lucirá un precio oficial de 250 euros.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar