• Sony Bravia KDL-32W4000 y BDP-S500: toma de contacto
  • Panasonic Viera TH-42PZ80E: toma de contacto
Prueba de producto
¿DEBERES HECHOS?

Ricoh GX200: toma de contacto y primeras muestras

 
4
JUL 2008

La GX200 tomaba el relevo la semana pasada de la peculiar GX100. Con el mismo diseño que ya lucía su predecesora, las nuevas bazas de la recién llegada son los 12 megapíxeles del sensor, un buffer mejorado y una promesa de control de ruido que, mucho nos tememos, cae en saco roto. Ligeros retoques y detalles exquisitos conviven en esta remozada compacta que, sin superar algunos de sus problemas endémicos, sigue siendo uno de los modelos más interesantes del momento.

La GX100 no era una compacta al uso y la nueva Ricoh GX200, afortunadamente, sigue sin serlo. Por diseño y prestaciones, la renovada compacta se ha dejado por el camino la denominación Caplio y ha hecho suya una escueta -ya veremos si interesante- lista de novedades, pero vuelve a plantearse como un modelo alternativo.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, pese a los cambios en la resolución y la pantalla -además de otros detalles-, la GX200 sigue brillando con luz propia gracias a su espectacular angular de 24 milímetros y un exquisito diseño rematado por el mismo visor electrónico opcional de su predecesora.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La receta se repite con ligeros retoques en los ingredientes. Echemos, por tanto, un primer vistazo a las primeras muestras obtenidas tras pasar un par de días con el nuevo modelo entre las manos y comprobemos si Ricoh ha hecho los deberes.

Detalles que gustan
No nos extenderemos con los elogios a la ergonomía, puesto que ya recibieron su dosis correspondiente al hablar de la GX100. La esencia se mantiene, y en líneas generales, también nuestra defensa de que esta GX200 ofrece -con diferencia- el manejo más cómodo y exquisito de entre las compactas de su clase.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los cambios no son muy profundos, pero sí interesantes. Véase si no el segundo botón de función configurable en el dial posterior o la duplicación de la resolución de la pantalla, que ahora exhibe 2,7 pulgadas. Los 460.000 puntos confieren al monitor una visibilidad excepcional desde casi cualquier ángulo y con casi cualquier iluminación.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro buen detalle es el denominado "ajuste de nivelización": un indicador visual o sonoro que advierte sobre la inclinación de la cámara, y que puede ser de gran ayuda si pretendemos clavar un horizonte recto usando el angular de 24 milímetros.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos suerte ha habido con el mando encargado de controlar el zoom óptico de 3 aumentos, que con su cobertura de 24-72 milímetros puede presumir de ser el único en su clase.

Cierto que, como reclamaban algunos usuarios, algo más de tele sería bienvenido, pero lo que tenemos claro es que no estamos dispuestos a renunciar a un solo milímetro de angular por un mayor alcance. Para eso ya hay suficientes alternativas en el mercado.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a su adecuada posición, el tamaño y su carácter basculante hacen que no resulte especialmente cómodo. Un control frontal sería más recomendable, aunque llegado el caso, Ricoh debería hacer un alarde de diseño para no romper la atractiva estética de la cámara.

Más rápida
Dejando a un lado la docena de megapíxeles de la que luego hablaremos, uno de los principales cambios de la GX200 afecta a su buffer. Si al hablar de su predecesora nos quejábamos de su falta de agilidad sobre todo a la hora de trabajar en RAW, desde Ricoh parece que no han hecho oídos sordos.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La nueva GX200 es capaz de disparar hasta 5 imágenes consecutivas en formato RAW. Tras esta secuencia será necesario, eso sí, esperar casi 15 segundos para que la cámara se recupere y sea capaz de repetir la hazaña. En cualquier caso, si nos conformamos con disparos sueltos, la grabación de la imagen es casi instantánea.

Muestras: RAW
Las capturas se han realizado con una Ricoh GX200. Imágenes capturadas en RAW y procesadas con Adobe Lightroom 1.4
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. imágenes capturadas en raw y procesadas con adobe lightroom 1.4
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. imágenes capturadas en raw y procesadas con adobe lightroom 1.4
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. imágenes capturadas en raw y procesadas con adobe lightroom 1.4
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. imágenes capturadas en raw y procesadas con adobe lightroom 1.4
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. imágenes capturadas en raw y procesadas con adobe lightroom 1.4
En formato JPEG, tras más de una treintena de imágenes sin levantar el dedo del disparador, deducimos que el único límite está en la capacidad de la tarjeta. Su velocidad de poco más de 1 fotograma por segundo no es ninguna maravilla, pero también es verdad que la GX200 no está pensada para la fotografía de acción.
Muestras: 12 megapíxeles
Las capturas se han realizado con una Ricoh GX200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
Animados por esta notable mejora, chocamos con la realidad de un enfoque automático que sigue sin responder tan rápido como nos gustaría.
Muestras: 12 megapíxeles
Las capturas se han realizado con una Ricoh GX200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
Su precisión admite pocas quejas, pero tal y como ya apuntamos al hablar del modelo anterior, su sonido y falta de rapidez hacen que la GX200 pierda puntos para ciertas aplicaciones.
Ruido, de nuevo
Tiempo habrá para analizar con más detalle algunas de las prestaciones incluidas en este nuevo modelo, como la corrección de distorsión, la genial tapa de protección del objetivo o el ajuste automático de niveles -la clásica expansión del rango dinámico que ya hemos visto en tantos otros modelos-, pero quedémonos de momento con una de las promesas más apetecibles de esta GX200: más resolución y menos ruido.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La GX200 cuenta con un buen surtido de accesorios, desde una curiosa tapa de protección de la óptica al ya conocido visor electrónico extraíble, pasando por un parasol o una lente de conversión.

Efectivamente, la cámara incorpora un nuevo CCD de 12 megapíxeles y 1/1,7 pulgadas. El rango de sensibilidades se mantiene en ese amplio arco que va de los 64 a los 1600 ISO.

Muestras: sensibildidad
Las capturas se han realizado con una Ricoh GX200. Haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
64 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
100 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
200 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
400 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
800 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200. haz clic en las imágenes para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1600 ISO
Según explica la firma, el nuevo procesador de imagen consigue un mejor control del ruido al trabajar con sensibilidades altas, uno de los mayores problemas de su predecesora.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A la vista de las primeras muestras obtenidas con una unidad de producción final, parece claro que el avance no es muy espectacular. O al menos no en esa doble vertiente prometida.

Muestras: alta sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Ricoh GX200
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
400 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
400 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
800 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
800 ISO
las capturas se han realizado con una ricoh gx200
1600 ISO
Se aumenta la resolución, y el ruido se mantiene en los niveles ya conocidos (aceptable hasta 400 ISO y con serios problemas a partir de 800 y 1600 ISO). Que esto sea una mala o una noticia casi buena dependerá de la perspectiva del usuario.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hemos probado a activar el ajuste de reducción de ruido a 400 y 800 ISO, pero no parece que surja demasiado efecto a la hora de controlar el ruido de luminosidad (incluso a 100 y 200 ISO comienza a dejarse ver en las sombras) ni el ruido cromático, que estropea la imagen totalmente superada la barrera de 400 ISO.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una lástima, una vez más, que una estupenda cámara como ésta quede atada por las limitaciones que -al menos a día de hoy- conlleva el uso de un diminuto captor de 12 megapíxeles.

Medio paso adelante
Habrá que pasar unas cuantas horas más exprimiendo las enormes posibilidades de esta compacta, pero a tenor de lo visto hasta ahora, todo parece indicar que Ricoh ha hecho los deberes en algunas materias y ha descuidado otras.

Efectivamente, la nueva GX200 se comporta de forma más ágil en el disparo y llega cargada de estupendas ideas. Si a estos datos le sumamos una excelente óptica, los controles manuales, el formato RAW, su genial diseño y ergonomía y un buen nivel de detalle y nitidez puede que nos encontremos ante la compacta y el angular que muchos usuarios buscan.

Ricoh GX200
Ricoh GX200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La mala noticia es que dos de los temas que más nos preocupaban -el estrepitoso enfoque y, ante todo, el dichoso ruido electrónico acompañado de un procesamiento demasiado agresivo- siguen marcando la agenda de esta renovada compacta.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar