• Olympus E-500: toma de contacto
  • Sony Cyber-shot DSC-R1: toma de contacto y muestras
EL GIRO CLáSICO DE RICOH

Ricoh GR Digital: toma de contacto  

5
OCT 2005

No es la primera compacta con focal fija, pero sí la única que apuesta por esta peculiar característica en uno de los segmentos más exigentes del mercado. Ricoh ha querido revivir el esplendor de sus míticas GR con una replica digital de 8 megapíxeles, la GR Digital, que hereda el diseño clásico y el prestigio de su óptica de 28 milímetros.

Independientemente de la calidad de imagen que llegue a ofrecer -habrá que esperar un poco para poder probar un modelo de producción final- y del éxito que pueda alcanzar en los escaparates, la nueva GR Digital supone un interesante golpe de efecto de Ricoh. Una de esas escasas novedades que por sus peculiares características representan un pequeño paréntesis en el estridente ritmo de novedades del mercado fotográfico digital.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Hace unos días, Ricoh España presentó en Barcelona y Madrid sus novedades más recientes para este otoño, entre las que, sin duda, la nueva GR Digital fue la protagonista indiscutible. QUESABESDE.COM tuvo la oportunidad de probar uno de los primeros modelos de esta interesante cámara y formarse una primera impresión sobre ella.

Clasicismo sin concesiones
Si lo que se pretendía era crear una cámara compacta que emulara las formas y aspecto de sus antepasados químicos, la verdad es que se ha conseguido. La GR Digital luce un cuerpo alargado que recuerda -en dimensiones- al empleado por la Caplio R2 de la propia marca.

En este caso, sin embargo, se ha optado por la sobriedad, representada en forma de un acabado negro mate que confiere a la cámara un aspecto muy elegante.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Rematan esta fundamental tarea un cuerpo de magnesio -ligero, pero consistente- y una pequeña empuñadura integrada en la parte derecha y recubierta de piel oscura.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ahondando aún más en estas reminiscencias clasicistas, Ricoh ha optado por colocar sobre la zapata superior de la cámara el visor óptico opcional. Un bonito ornamento que, a falta de un visor óptico integrado en el cuerpo de la GR Digital, resulta indispensable para aquellos que quieran prescindir de la pantalla TFT.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El flash integrado también destaca por su discreción. Situado en la parte superior, junto a la zapata, permanece oculto hasta que el usuario decide desplegarlo. Pese a sus reducidas dimensiones, no hay que olvidar que la focal fija angular hace que la única tarea del flash sea la de ofrecer una buena cobertura en el rango de 28 milímetros.

Excelente ergonomía
Pensada para un tipo de comprador que busca un producto diferente -y que está dispuesto a pagar por ello-, Ricoh ha puesto un gran esmero a la hora de repartir los controles de la cámara, combinando las opciones más tradicionales con aquellas de obligada presencia por una mera cuestión tecnológica.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El dial principal de la cámara se localiza en el extremo superior. La rueda permite seleccionar -después de apretar un pequeño botón que bloquea el mando- los diferentes modos de disparo: automático, escénico, programado y -por supuesto- manual, además de un modo de prioridad a la abertura.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La cámara también permite grabar secuencias de vídeo, aunque no será ésta la prestación más demandada por sus potenciales compradores.

El manejo puramente fotográfico recae en dos ruedas situadas en la parte frontal del cuerpo, justo encima de la empuñadura, y en su zona trasera. Precisamente esta última permite controlar también diferentes parámetros mediante su pulsación. Una solución, por tanto, muy clásica y sin demasiada inventiva, pero cuya eficacia hace ya muchos años que está probada.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En la zona posterior de la GR Digital destaca un monitor TFT de 2,5 pulgadas, situado en una de las mitades del cuerpo, mientras que la otra zona queda reservada al resto de mandos. En la base se localiza la ranura tanto para la batería como para la tarjeta SD Card. La cámara dispone, además, de una memoria interna de 26 MB.

De 28 a 21 milímetros
Más allá de su cuidado diseño y por delante de cuestiones como la resolución, la óptica es el argumento más contundente de la nueva compacta de Ricoh. Se trata, concretamente, de una lente GR con una focal fija de 28 milímetros y una interesante luminosidad de f2.4.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con una construcción de 6 elementos distribuidos en 5 grupos, la óptica cuenta con un par de lentes asféricas y una de baja dispersión. Todo ello garantiza -según Ricoh- una resolución y contraste excepcionales desde el centro de la imagen hasta los bordes, quedando reducidas al mínimo las distorsiones y aberraciones.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Semejante derroche de características técnicas toma cuerpo en una óptica que, al desplegarse, alcanza unas considerables dimensiones en relación al tamaño del cuerpo. Más aún si se opta por añadir el conversor opcional de 21 milímetros.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Para ello, hay que montar un cilindro que cubre el desplazamiento del objetivo original. Sobre éste, se coloca la lente de conversión angular.

Ricoh también ofrece dos parasoles opcionales que complementan la óptica de la GR Digital.

Hasta 1600 ISO
Como ya hemos visto, el manejo de la cámara, pese a los guiños clásicos, no alberga demasiados misterios. La economía de los mandos se ha resuelto integrando en un mismo botón diversas funciones.

Resulta muy interesante la rueda trasera, que permite tanto compensar la exposición como acceder de manera directa al balance de blancos o al control de la sensibilidad. Una vez allí, el desplazamiento de la ruleta permite seleccionar el valor deseado.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese al reducido tamaño del sensor (1/1,8 pulgadas) y su elevada resolución de 8 megapíxeles, Ricoh se ha atrevido a apostar por una sensibilidad máxima de 1600 ISO, partiendo de un mínimo de 64 ISO.

Según la información proporcionada por la compañía, el nuevo procesador de imagen diseñado específicamente para este nuevo modelo será capaz de eliminar el ruido de las imágenes. Promesa que, nuevamente, habrá que constatar con un modelo de producción final.

Ricoh GR Digital
Ricoh GR Digital
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El CCD ofrece unos archivos con un tamaño máximo de 3264 x 2448 píxeles. La cámara es capaz de grabar imágenes en formato JPEG con dos niveles de calidad, o en formato RAW para aquellos que quieran exprimir el rendimiento del sensor.

Aunque desde Ricoh aseguran que la elevada resolución sólo responde a criterios técnicos relacionados con la calidad de la óptica, seguro que habrá quienes interpreten esos 8 millones de puntos como una concesión a las modas del mercado.

Tal vez sea ésta la única licencia de la GR Digital, una cámara que, aunque seguramente no pase a la historia como uno de los modelos más populares, sí marca un interesante precedente al situar la óptica claramente por delante del resto de prestaciones.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar