• La mirada escultórica del fotógrafo
  • Chernóbil: el recuerdo de una tragedia
Agenda fotográfica

Ricky Dávila nos descubre Manila, la gran desconocida asiática

 
12
MAY 2006
Ivan Sánchez   |  Barcelona

Fotografiar una ciudad de remotas referencias no es asunto baladí. La Casa Asia de Barcelona muestra estos días "Manila", una exposición homónima del libro con el que Ricky Dávila ganó un premio PHotoEspaña en 2005. El autor bilbaíno propone un sinfín de escenas de la capital filipina, una urbe llena de vida de la que, sin embargo, existe un gran desconocimiento en Occidente.

La Casa Asia acoge hasta el próximo 15 de julio en Barcelona una selección de 30 imágenes de gran formato (de las 80 seleccionadas inicialmente) que pertenecen al libro "Manila", con el que el fotógrafo vasco Ricky Dávila ganó el pasado año el premio PHotoEspaña al mejor libro de fotografía. Estas instantáneas son el resultado de más de dos años de trabajo y cinco viajes a la capital filipina.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Las salas de la exposición están iluminadas solamente por la tenue luz de tungsteno que aísla al visitante del entorno y le invita a mantener una relación más íntima con cada imagen. Las fotografías tampoco disponen de título ni texto aclarativo, lo que amplía las posibilidades interpretativas del espectador.

Foto: Ricky Dávila

La Casa Asia, que celebra el Año de Filipinas, rinde homenaje a su capital de la mano de un fotógrafo que muestra su particular visión de una urbe llena de dualidades causadas por siglos de colonialismo y en la que se respira una creciente consciencia oriental.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Las cuatro salas donde se exponen las fotografías se complementan con un vídeo de 12 minutos, con fotos del proyecto que no se muestran por cuestiones de espacio.

Sociología subjetiva
La obra de Dávila se clasifica a veces de fotografía callejera. "Manila" es un buen ejemplo de ello, pero no hay que perder de vista que, en esencia, este tipo de fotografía se convierte en muchas ocasiones en un auténtico documento social. El artista trabaja con un punto de vista muy personal la realidad de los habitantes y de la propia ciudad.

Foto: Ricky Dávila

Con un gran dominio de la técnica, Dávila ofrece unos paisajes urbanos donde el exotismo de las palmeras, la cotidianeidad de un burdel y la tranquilidad de una esquina apartada introducen a la perfección los personajes de unos retratos con gran fuerza expresiva.

Foto: Ricky Dávila

Policías, prostitutas, boxeadores, mujeres, hombres que participan en procesiones y la espontaneidad de un grupo de niños son algunos ejemplos de imágenes que hablan de los habitantes de una ciudad.

La ciudad sin cara
La propia comisaria de la exposición, Menene Gras, afirma que Manila no tiene en Occidente la repercusión de ciudades como Tokio o Pekín. No es, ni de lejos, un destino turístico equiparable a ciudades como Bangkok o Shangai, y son pocas las imágenes de la ciudad que forman parte de nuestra conciencia colectiva.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Todo esto genera un cierto desconocimiento de una ciudad que Dávila construye con imágenes, creando casi un lenguaje visual de un espacio cosmopolita, a caballo entre su origen oriental y la influencia todavía presente del colonialismo occidental. Ricky Dávila dota de una identidad visual, aunque muy subjetiva, a una ciudad, Manila, hasta ahora muy poco conocida.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar