Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Crónica

Revela-T 2014: la fotografía puede ser una fiesta

4

Un vistazo a la segunda edición de este festival dedicado a la fotografía química

4
JUN 2014
Iker Morán | Vilassar de Dalt (Barcelona)

La hierba siempre parece más verde al otro lado de la valla, dice el refrán. Tal vez sea eso, pero el caso es que cada vez que nos asomamos al mundo de la fotografía analógica nos da la sensación de que allí, entre sus cámaras, sus químicos, sus procesos antiguos y sus cosas raras todo es un poco más divertido.

Puede que sea el simple síndrome del turista –los lugares de vacaciones siempre parecen mejores- o que el truco esté en que esto es un hobby y lo otro, trabajo. Sea lo que sea, el caso es que un fin de semana de fotografía sin hablar de píxeles o crisis es una buena terapia.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo así ha sido esta segunda edición del Revela-T, que tras dar la campanada el año pasado, repite localización (Vilassar de Dalt) y un llamativo y arriesgado lema: el único festival de fotografía analógica del mundo.

Una paella popular, conciertos por la noche, muchas cámaras que nos recuerdan que cualquier diseño anterior fue mejor y aficionados con ganas de hablar de lo suyo. El menú que ya funcionó hace un año y que a más de uno le hizo arquear la ceja (¿un festival de fotografía química a estas alturas?) ha vuelto a ser el hilo conductor.

Desde Kenia

Un ambiente festivo que ni las tormentas primaverales pudieron deslucir pero que en realidad era solo el punto de partida. Y es que el programa de Revela-T 2014 incluía 20 exposiciones –algunas exclusivas, como la organizada por las galerías Valid Foto BCN y Tagomago-, talleres y demostraciones y workshops de autores tan reconocidos como Juan Manuel Castro Prieto o Xosé Gago Pesqueira, una feria comercial con más de dos decenas de carpas y una charla -la nota exótica- del actor Gabino Diego sobre su poco conocida faceta de gran coleccionista de fotografías.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque según nos cuentan la mayoría de visitantes han venido de fuera –incluso desde Kenia e Irán, aseguran dos de ellos-, la fotografía en su vertiente más analógica inunda este pequeño pueblo del Maresme donde -casualidades de la vida- Quesabesde tiene su sede.

Y ello pese a la aparente falta de sintonía (las indirectas no pasaron inadvertidas durante los discursos inaugurales) entre la organización y el ayuntamiento del municipio, desde el que se asegura querer apostar más en serio por el festival en próximas ediciones.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de las exposiciones organizadas en museos y en la nueva biblioteca, también los comerciantes han hecho hueco a la fotografía en sus escaparates, varios voluntarios han participado en las tareas de organización durante estos tres días e incluso el salón de plenos del ayuntamiento se ha convertido en una gigantesca cámara oscura gracias a Faustí Llucià.

"Digital is dead"

Pero el ambiente –y el olor a paella- se concentra en el parque de Can Rafart, donde Casanova Foto, Nostalgic, Lomography o Zinkin Photo –entre muchos otros- exponen sus productos.

Cámaras de madera, Polaroid por doquier, las coloridas Lomo, las preciosas cámaras hechas a mano de NOPO acompañando las películas, cámaras e incluso galletas -un clásico ya de esta cita- de Sales de Plata. Quien más quien menos lleva una cámara al cuello, habla de su última adquisición o informa sobre la próxima.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tanto, que da la sensación de que aquí la cámara y el proceso son más importantes que la fotografía en sí o lo que se quiera contar con ello. Sería un buen tema de discusión, pero es sábado y tampoco queremos ejercer de pinchaglobos digitales. Entre otras cosas porque a nosotros también nos parecen mucho más bonitas todas esas cámaras que la que llevamos entre las manos.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La película no está muerta, reivindica una de las chapas de este festival. Algunos son más combativos, como desde Pinhole Barcelona: "Digital is dead", proclama uno de sus carteles. Por ahora no tienen camisetas con el lema, pero dejamos una encargada para cuando se animen. Lo que sí tienen son cámaras estenopeicas hechas con cajas de cerillas.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un fotomatón de los de toda la vida preside esta zona comercial y permite a los visitantes llevarse de recuerdo por solo dos euros cuatro fotos en blanco y negro. Hay más curiosos que compradores a estas horas, nos comentan algunos, pero sin duda éste es el lugar para darse a conocer en un terreno que resiste en tiempos de crisis y que incluso se perfila como una especie de oasis. Que se lo digan si no a los chicos de Lomography, que no dejan de sacar modelos –no, la Instant no estaba por aquí- y lo que es más importante: venderlos.

¿Nostalgia?

Repartidos por el parque, minuteros y colodionistas, porque coincidiendo con Revela-T se ha organizado un encuentro internacional de aficionados a este singular proceso fotográfico. Precisamente uno de ellos se ha traído hasta aquí la que presume de ser la cámara más grande de Europa, capaz de obtener una placa de 71 x 71 centímetros.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más fáciles de revelar son las copias con las que los más pequeños practican en un improvisado laboratorio con esto de –resulta imposible evitar el tópico un tanto cursi- la magia de la fotografía.

Para ellos no hay nostalgia posible, porque no han conocido otra cosa que no sean los píxeles. De nostalgia hablábamos hace un año, pero de ella reniegan muchos de los aquí presentes –aunque una de las tiendas que exponen se llame Fotonostalgia- porque solo se puede añorar lo que se fue.

revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
revela-t
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y la película y la fotografía química siguen aquí dispuestas a dar mucha guerra. Para algunos como una anécdota, para otros como una forma de entender la fotografía. Seguramente todos ellos vuelvan a darse cita aquí mismo dentro de un año.

4
Comentarios
Cargando comentarios