Actualidad

La retrofotografía reivindica su espacio

1
5
ABR 2010

Provoca cierta sensación de "déjà vu" ver a los responsables de The Impossible Project presentando nuevas películas Polaroid o a Lady Gaga disparando una de esas míticas máquinas en su nuevo videoclip. Son sólo dos ejemplos de que la fotografía, como muchas otras cosas, vive bajo la influencia de lo retro.

Como es ya de sobra sabido, el iPhone se ha convertido en la plataforma perfecta para recrear toda clase de fotos "vintage". Aplicaciones como Hipstamatic son ideales para esos menesteres y muchos aficionados juegan con ellas. Pero no son los únicos. David Guttenfelder, un fotógrafo de la agencia internacional Associated Press, ha realizado un reportaje sobre las tropas estadounidenses en Iraq con su iPhone y una aplicación que simula las fotos disparadas con una Polaroid.

Foto: Roger Boix (Quesabesde)
Una singular alfombra de fotos lomo recibía en Photokina 2008, en medio de las principales novedades fotográficas del momento, a los curiosos que se acercaban a visitar el espacio "El futuro es analógico".

Puede parecer extraño, pero no es la primera experiencia de ese tipo. La agencia de fotos Magnesium ha flirteado con las técnicas de la fotografía "amateur", y algunos de sus fotógrafos han trabajado con cámaras de juguete realizando proyectos profesionales cuyas imágenes están hoy a la venta.

Por ello, no debe sorprender la moda desatada en torno a una cámara como la Harinezumi Digital 2, una máquina digital con aspecto de carrete de fotos que simula texturas y colores propios de la fotografía química. Con un precio de 150 euros, esta peculiar cámara de juguete fabricada en edición limitada causa auténtico furor en las revistas y los blogs de tendencias.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Digital Harinezumi 2, una sencilla "toy camera" que se ha puesto de moda. En QUESABESDE.COM la probábamos recientemente.

Tampoco es de extrañar que Olympus incluya desde hace un tiempo en sus cámaras, incluso en la réflex de gama media E-30, modos que simulan el aspecto de las viejas fotos en blanco y negro de alto contraste, el viñeteado de cámaras de juguete como las lomográficas o un estilo de colores chillones que recuerda al que proporcionaban los viejos carretes. Pero no son los únicos. Algunas cámaras de Fujifilm, como la FinePix S200EXR, simulan la imagen lograda con los carretes de esa firma.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Una muestra de lo que el modo "blanco y negro antiguo" de la Olympus E-30 da de sí.

Retrotraernos con tecnología digital a la era analógica también es posible gracias a ciertos accesorios. La firma Lensbaby está especializada en fabricar lentes y accesorios para lograr fotos que nos devuelven incluso al siglo XIX. Disponen de complementos para hacer con cámaras digitales fotografía estenopeica y de lentes que producen toda clase de distorsiones. En las tiendas de la cadena Lomography también encontramos adaptadores para usar las lentes de plástico de las cámaras Diana en una réflex digital.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
El adaptador para fotografía estenopeica de Lensbaby permite obtener imágenes como ésta.

Por su parte, en el sector del tratamiento de imágenes existe una pequeña industria que vive de la melancolía del fotógrafo. Nik Software, con su paquete Silver Efex Pro, y Alien Skin Software, con Exposure 2, son dos ejemplos de firmas que han apostado por la venta de herramientas para simular digitalmente las fotos hechas con los carretes más míticos o con técnicas tan antiguas como el daguerrotipo.

En el terreno de lo puramente analógico, además del resurgir de las cámaras Polaroid, cuyos nuevos modelos deben estar al caer, hay que prestar atención a las Fuji instantáneas o al respaldo para que las cámaras lomográficas Diana produzcan fotos en papel en el acto. Productos que pueden encontrarse, cómo no, en las tiendas de Lomography.

Esa cadena mundial de comercios casi monopoliza lo poco que sigue existiendo para el mercado de la fotografía analógica de aficionado. En su tienda internacional es posible comprar máquinas tan magníficas como la Fuji Natura Classica, uno de los últimos modelos de carrete lanzados por ese fabricante.

Foto: Roger Boix (Quesabesde)
Las cámaras lomográficas viven con la consolidación de la fotografiá digital una segunda juventud.

¿A qué se debe este fenómeno? No sólo la estética melancólica de la fotografía química motiva a los compradores de estos productos. La rapidez, la sencillez y la economía son claves. En Wired lo explicaban hace unos meses al hablar de todas esas tecnologías baratas cuya calidad es suficiente para la mayoría. Las económicas pero efectivas videocámaras Flip, hoy casi copiadas por fabricantes como Kodak o Sony, eran puestas como ejemplo de esa tendencia.

Algo de eso hay también en la progresiva inclinación por lo retro en la fotografía. La tecnología digital ha economizado y simplificado la técnica fotográfica, pero su popularización también hace que cada vez sea más complicado y caro para el aficionado sorprender con sus fotos.

Hacer una imagen correcta es hoy algo al alcance de casi todos. Hacer una foto original es más complicado. El que busca lograr fácil y rápidamente fotos que le desmarquen se interesa por esa clase de productos "vintage". Disparar y listo vuelve a ser el lema de esta nueva legión de fotógrafos nostálgicos.

Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
28 / JUL 2011
Prueba de producto
31 / MAR 2010
OpiniónContando píxeles
15 / MAR 2010
1
Comentarios
Cargando comentarios