Actualidad

Reino Unido declara la guerra a los grandes evasores de Internet con el "impuesto Google"

12

Las empresas que tributen fuera del país serán penalizadas con un impuesto del 25% sobre sus beneficios. La medida apunta a firmas como Amazon y Google

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Apple es una de las compañías que declaran beneficios exiguos o negativos para evitar el pago de impuestos.
4
DIC 2014

Los tiempos en los que resultaba beneficioso para las grandes empresas tributar en Dublín o Luxemburgo están llegando a su fin en el Reino Unido, que se convertirá en el primer país europeo dispuesto a perseguir las conductas fiscales de las grandes firmas de la industria tecnológica.

Insatisfechas con las grandes compañías que desvían sus ingresos netos a paraísos fiscales de facto para evitar el pago de impuestos, las autoridades británicas han decidido implantar una tasa especial del 25% que gravará los beneficios obtenidos en el Reino Unido por aquellas empresas que tributen en el exterior. Aunque ya ha sido bautizado como "impuesto Google", afectará a todas las firmas que tributen fuera del país.

La tasa, que ha sido anunciada por el ministro de Hacienda británico George Osborne, pretende evitar el desvío artificial de beneficios al exterior. Esta práctica se basa en el desvío de los beneficios obtenidos en un país a Estados con una fiscalidad muy reducida (tal es el caso de Irlanda o los Países Bajos), estableciendo relaciones clientelares de pura conveniencia. De esta forma, Google solo tuvo que pagar 20 millones de libras en 2013 pese a obtener unos ingresos de 5.600 millones y disfrutar de un margen de beneficios del 20%.

Osborne pretende recaudar más de mil millones de libras a lo largo de los próximos cinco años gracias a este nuevo impuesto. La tasa es un 5% más elevada que el impuesto de sociedades británico, en un intento por lograr que las grandes compañías desmantelen sus entramados fiscales y decidan fiscalizar sus actividades por completo en el Reino Unido.

Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft son algunas de las compañías que se verán afectadas por esta nueva tasa que entrará en vigor el próximo año. A pesar de que las grandes firmas tecnológicas están en el punto de mira, empresas como Starbucks, que canaliza sus ventas a través de Irlanda, también se verán afectadas por la medida.

Fuentes y más información
12
Comentarios
Cargando comentarios