• 10 exposiciones fotográficas para ir a ver este verano
  • 10 razones para comprar el iPad
Nueve más uno
10 RAZONES PARA NO COMPRAR EL IPAD

10 razones para no comprar el iPad

 
31
AGO 2010

A pesar de ser uno de los lanzamientos más sonados del último año en el sector de la tecnología de consumo, no todo son ventajas -¿acaso alguien lo dudaba?- en el tablet de Apple. He aquí diez argumentos para evitar caer en la tentación. Resulta complicado, sin embargo, no dejarse seducir por este gadget (las cifras de ventas hablan por sí solas), y es por ello que también hemos elaborado un compendio de diez razones para quedarse con el iPad. Y que sea lo que cada uno quiera.

No tiene cámara

La cámara del iPhone ha sido una de las grandes sorpresas del teléfono de Apple, pues a pesar de su escasa calidad, dispone de una gran cantidad de aplicaciones fotográficas. La presencia de una cámara en el iPad, aunque fuese sencilla y de poca resolución, hubiese sido útil por el mismo motivo. De hecho, es probable que Apple termine incluyendo una en futuras versiones de su tablet.

Poca memoria RAM

Se echa en falta algo más de memoria, pues los 256 MB de RAM del iPad son escasos para lanzar cierta clase de aplicaciones, como editores de vídeo o programas algo complejos de tratamiento de fotos. El mismo iPhone 4 tiene el doble de RAM (512 MB), un agravio comparativo si tenemos en cuenta que ambos dispositivos se lanzaron casi al mismo tiempo.

No tiene puerto USB

Que Apple no haya incluido un puerto USB de serie en el iPad y que sea casi imprescindible comprar un kit especial para disponer de él o leer una tarjeta de memoria nos parece una mala decisión. No cabe vender como accesorio algo que se nos antoja imprescindible para buena parte de sus compradores potenciales.

Sonido monoaural

Teniendo en cuenta que incluso muchos móviles cuentan ya con altavoces estéreo integrados, resulta pobre en comparación que Apple haya optado por un altavoz mono. Esto nos obliga a usar siempre auriculares o altavoces externos para poder escuchar con cierta fidelidad el sonido de vídeos y canciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Más allá de la salida de auriculares, la única conexión física del iPad es el puerto "dock" situado en la parte inferior del equipo.

Poco software de serie

Que el iPad no incluya de serie un procesador de textos o una mejor herramienta para catalogar fotos es decepcionante. También echamos de menos una compatibilidad de formatos más amplia en el reproductor de vídeos. A menudo, para ver una película tendremos que buscar y adquirir alguna aplicación desarrollada por terceros.

Un teclado virtual caprichoso

La obsesión por innovar en herramientas que usamos a diario ha jugado a Apple y a sus usuarios muy malas pasadas. Es conocido el tropiezo con el Mighty Mouse de los Mac, un ratón tan innovador como poco funcional y con tendencia a estropearse. Algo parecido les ha sucedido con el teclado virtual del iPad. Por el tamaño de la pantalla, podría haberse recreado en ella un teclado casi tan espacioso y completo como el de un buen netbook, pero se ha optado por una configuración caprichosa a la que puede llegar a ser difícil acostumbrarse.

Un control demasiado estricto por parte de Apple

La incapacidad del iPad para cargar contenidos en Flash puede ser debatible (para unos más y para otros menos). Pero el celo con el que Apple controla las aplicaciones de terceros, especialmente si incluyen contenidos eróticos o realizan funciones parecidas a programas de Apple, nos parece excesivo.

Sincronización engorrosa

Viene pasando desde que se lanzó el primer iPod: iTunes es la vía forzosa para gestionar todo el tráfico de archivos entre el equipo y un ordenador. Un programa un tanto engorroso para los no iniciados o poco expertos en la materia, y capaz de hacernos perder los nervios si lo usamos en distintos equipos y con distintas cuentas de usuario. Hubiese sido mucho mejor que cualquier PC reconociese las carpetas del iPad como si se tratase de un disco duro externo.

Bluetooth "capado"

Sí, el iPad incluye Bluetooh, pero Apple se ha encargado de que sirva para poco más que para conectar accesorios como un teclado externo y algunos auriculares inalámbricos.

Demasiado caro

La configuración más básica del iPad, sin 3G y con sólo 16 GB de memoria de almacenamiento, cuesta 488 euros. Y la configuración más avanzada, con 3G y 64 GB, cuesta casi el doble. Aunque es cierto que el dispositivo puede cubrir hasta cierto punto las necesidades de un reproductor multimedia, un ordenador para tareas sencillas y un lector de libros electrónicos, nos parecería muy justa una bajada de precio en sus futuras versiones. O que al menos éstas incluyan algunos extras que hoy se pagan aparte, como el kit para la conexión USB.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar