Actualidad

El quiosco que permite imprimir cualquier imagen de Instagram causa inquietud entre los fotógrafos

48

Sus creadores defienden la legalidad del servicio -presente en grandes superficies comerciales- recordando que cualquiera puede hacer lo mismo en casa

Foto Nota
Foto Nota
21
SEP 2015

“Una máquina de vending que siempre tiene cola.” Más o menos así presenta la empresa FotoNota su singular quiosco pensado para imprimir las imágenes compartidas en Instagram. Las nuestras o las de cualquier usuario de la red social que -como la inmensa mayoría- haya decidido hacer público su perfil.

La voz de alarma llegó a Quesabesde a través de varios usuarios de Instagram que se habían encontrado con esta máquina de impresión –ya activa en algunos centros comerciales de Madrid y Barcelona- y se preguntaban en voz alta por los derechos de autor de esas fotografías, cuestionando el derecho que pueda tener una compañía a lucrarse con la impresión de sus obras sin su consentimiento. Porque aunque a veces se nos olvide, las fotos compartidas en Internet y en redes sociales también tienen autores y están sujetas a derechos de autor.

Tal y como hemos podido comprobar en un centro comercial de Madrid, no es necesario ingresar nuestros datos de usuario en este quiosco para acceder a todas las fotos de Instagram. Basta con conocer la firma de cualquier usuario o hacer una búsqueda mediante etiquetas para poder encargar una copia impresa de cualquier foto compartida por cualquiera en la red social. Eso sí, antes de proceder, un aviso en pantalla nos alerta de que se da por hecho que tenemos los permisos necesarios para continuar y conseguir esa copia.

Así nos lo confirman desde la empresa propietaria de este invento, con sede en la localidad barcelonesa de Sant Cugat del Vallès. “Antes de imprimir, la máquina ya te muestra las condiciones que aceptas”, explican a través del correo electrónico. “Los derechos de autor ya quedan claros cuando aceptas las condiciones de Instagram al colgar las fotos en esta red social”, añaden.

Foto: Quesabesde
Una pantalla nos recuerda que las fotos de Instagram -las nuestras y las de terceros- están protegidas por derechos de autor.

Usuarios de Instagram se preguntan por los derechos de autor de sus fotos y cuestionan el derecho de una compañía a lucrarse con su impresión

“La máquina no almacena ni los datos ni las fotos que se imprimen. Nosotros solo ofrecemos un servicio conectándonos al servidor abierto de Instagram”, continúa Juan Carlos Grueso, portavoz ce la compañía, para defender la legalidad del servicio.

Algo que no acaba de convencer a muchos usuarios que ya han dado la voz de alarma en diferentes foros. De hecho, en las propias condiciones de uso de Instagram se especifica claramente que “queda prohibido el rastreo, scraping, almacenamiento en caché o acceso a cualquier contenido en el servicio a través de medios automatizados”.

Solo una autorización expresa de Instagram permitiría este tipo de permisos. Preguntadas al respecto tanto la empresa que gestiona estas máquinas –en las que aparece el nombre y la iconografía de Instagram- como la red social propiedad de Facebook, ninguna de las dos ha confirmado todavía a Quesabesde si existe o no algún tipo de acuerdo.

De lo que no hay duda es de que, como recuerdan desde FotoNota, “cualquier persona desde su casa con su ordenador o smartphone puede imprimirse fotos de Instagram”. Es sin embargo la aparición en esta ecuación de una compañía que hace negocio con este servicio que facilita la impresión de fotos -propias o ajenas- lo que ha sembrado dudas y provocado el desconcierto de algunos usuarios de la red social.

48
Comentarios
Cargando comentarios