Actualidad
EL CASO DE LA QUEMA DE FOTOGRAFíAS DEL REY

¿Secreto profesional u obediencia al juez? Qué opinan los fotoperiodistas

 
1
OCT 2007
Redacción   |  Barcelona / Madrid

El caso de Jordi Ribot, el fotoperiodista cuyas imágenes de la manifestación en la que se quemaron fotografías del Rey han sido requeridas por el juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska, ha reabierto el debate en torno al secreto profesional en el ejercicio del periodismo. ¿Deben entregarse las fotografías a instancias de un juez? ¿Cabe el secreto profesional en la cobertura de un acto público? QUESABESDE.COM ha recabado la opinión de varios fotoperiodistas.

Ante la posibilidad de ser imputado con un delito de desobediencia grave, Jordi Ribot finalmente se ha comprometido a entregar a la policía autonómica catalana todas las fotografías que tomó en Girona el pasado 22 de septiembre en el transcurso de una manifestación antimonárquica, célebre ya por la quema pública de fotografías del Rey Juan Carlos I.

La cesión del fotoperiodista catalán, que en un principio se negó a la petición del mediático juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska alegando que "no tiene por qué hacer el trabajo de la policía", ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre los límites del secreto profesional.

A falta de una concreción legal de este derecho reconocido en el artículo 20 de la Constitución española, el caso Ribot ha despertado opiniones encontradas en la profesión fotoperiodística. QUESBESDE.COM ha recogido algunas de ellas.

Alberto Cuellar, fotógrafo de El Mundo

"Yo sí daría la foto. Por encima de todo, está la ley, y en este caso, además, no creo que se pueda hablar de secreto profesional.

Si fuese un reportaje de fotografía de investigación con una búsqueda de fuentes... pero en este caso, tratándose de una manifestación, creo que no."

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
"Tratándose de una manifestación, no creo que se pueda hablar de secreto profesional."

Jon Barandica, redactor jefe de fotografía de Público

"En principio, me negaría, pero si el juez me lo pide... El fotógrafo de prensa es notario de la actualidad y no debe ejercer funciones del Estado. No puedo entender que nuestras tarjetas de memoria deban estar siempre al servicio del Estado, que es quien debe estar atento, en vez de obligar [a los fotógrafos] a ser policías.

En cualquier caso, [la quema de fotografías del Rey] es un hecho trivial que no repercute ni en la seguridad nacional ni afecta a la vida de las personas.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
"Es un mal precedente en democracia, pues los jueces podrían convertirnos en un brazo más del Estado."

Si por casualidad pillásemos a un tipo que ha bombardeado Madrid o a un asesino con un cuchillo ensangrentado, por supuesto que las daríamos. Pero repito que, en este caso, aunque no me parece bien que se quemen fotos ni banderas, se trata de algo trivial.

Esto es un mal precedente en democracia. Los jueces podrían dejar a muchos fotógrafos en la cárcel [si se niegan a colaborar] y convertirlos en un brazo más del Estado, y no estamos para eso."

Cipriano Pastrano, jefe de fotografía de La Razón

"Un policía no puede reclamarte la foto, pero un juez, sí, y hay jurisprudencia sobre ello. La ley es clara, y aunque en este caso no tendría reparos en dar la foto, consultaría con un abogado.

Aquí no hay secreto profesional. Es una acto público y los manifestantes saben que se les estaba haciendo fotos. Ya ha ocurrido otras veces; en el fútbol, por ejemplo, cuando hay altercados con los ultras.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
"Es un acto público y no hay secreto profesional, como cuando hay altercados con los ultras en un partido de fútbol."

Tal vez estas discusiones nos podrían servir de argumento para dialogar con jueces y policías para que no nos fastidien, pero ésa es otra guerra que nada tiene que ver con ésta."

Paco Elvira, fotógrafo (conversación telefónica)

En sus primeros trabajos en manifestaciones en los años 70 aprendió que es básico preservar las fotografías de la policía para impedir que se identificara a las personas. Un derecho -proteger las fuentes- que, según Paco Elvira, sigue siendo básico tanto para el periodista como para el fotógrafo de prensa.

Remitiéndose a la nota publicada recientemente por el Col·legi de Periodistes de Catalunya, Elvira considera que éste es un caso en el que puede aplicarse el secreto profesional y que, por tanto, "nunca" habría que entregar las imágenes.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Nunca habría que entregar las imágenes, defiende Elvira, que teme por la jurisprudencia que podría crear este caso.

Además, el conocido fotógrafo también muestra su temor a la jurisprudencia que casos como éste pueden crear y por la situación en la que queda el fotógrafo si se le obligar a entregar las fotografías. ¿Cómo se enfrentará a la próxima manifestación si la gente sabe que esas imágenes van a acabar en manos de la policía y los jueces?

J.J. Guillén, fotógrafo de la Agencia EFE

"Influye de parte de quién estés: si te parece mal el hecho [la quema de fotografías] o te parece bien. Es una cuestión personal. Yo consultaría con un abogado porque no sé hasta qué punto te puede obligar un juez y hasta qué punto tienes que darle las fotos...

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
"Cuando jueces y policías no hacen las cosas bien, entonces dejamos de ser un estorbo y nos piden ayuda."

Si la ley obliga, habría que hacerlo. De todas formas, cuando no conviene los fotógrafos estorbamos, pero cuando no son capaces [jueces y policías] de hacer las cosas bien, entonces sí que nos piden ayuda."

Marta Jara, fotógrafa de Europa Press

"Si me la pide el juez, si se la daría; si me la pide un policía, no. En otro caso, dependería de la situación.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
"Me parece fatal la actitud de los policías, que a veces nos impiden trabajar e incluso nos agreden y ahora nos piden ayuda."

No obstante, me parece fatal la actitud de los policías, que a veces nos impiden trabajar, nos agreden físicamente e incluso nos exigen las tarjetas de memoria, pero cuando necesitan nuestra ayuda, bien que la reclaman."

Julián Martín, fotógrafo de la Agencia EFE (conversación telefónica)

"Es una barbaridad implicar a un fotógrafo en una situación como ésta", apunta el fotógrafo de la Agencia EFE. Según Martín, si se entregan las fotografías, se obliga al periodista a "tomar partido" y a "actuar como policía de la gente".

Además, "ellos ya tienen sus propios medios", asegura refiriéndose a las fuerzas del orden, y recuerda que es práctica habitual en las manifestaciones grabar también a los periodistas que cubren el acto.

"Antes borro las fotografías", asegura Julián, quien cree que el fotoperiodista debe asumir las consecuencias de su profesión.

Aunque Julián reconoce que negarse a una petición judicial es "más difícil", considera que los periodistas tienen que decir que no. "Guardar nuestras fuentes es básico, y si uno decide dedicarse a esta profesión tiene que asumir las consecuencias. Yo me negaría siempre; antes borro las fotografías", asevera tajante.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar