• Son sólo negocios
  • Haciendo amigos
OpiniónContando píxeles

Tirar el dinero

 
19
MAY 2008

No todos los días se cumplen 30 años. Pero, mire usted por dónde, resulta que hoy sí. Entre los "quién los pillara" o los desconfiados "¿sólo 30?" (con la mirada clavada en el reflectante frontispicio que aparece en los vídeos), me quedo con el consejo de un colega del sector que me recuerda que ya va siendo hora de buscarse un trabajo de verdad.

Dada la veteranía desde la que procede el aviso, no cabe sino asumir que no nos haremos ricos con esto de darle a la tecla y buscarle las cosquillas a tal o cual cámara.

¿Una cámara con interpolación a 12 MP y sin zoom óptico? Uno pensaba que ciertas tomaduras de pelo ya no colaban

Y eso que las malas lenguas dicen que, en realidad, esta profesión puede ser un sitio estupendo para poner el cazo y vivir del cuento. A ver si algún día alguien se digna a explicarme cómo. Antes de los 40, a ser posible.

En cualquier caso, borrado por ahora el Aston Martin de la lista de regalos, toca rebajar humos y pensar en algo más asequible para celebrar tan señalada fecha. ¿Una Sigma DP1? Puede ser una buena forma -original por lo menos- de empezar una colección de futuras rarezas que igual acaban revalorizándose.

Pero mi asesora fiscal no está por la labor. Observa la cámara, mira el precio, abre mucho los ojos y se aleja negando con la cabeza y diciendo algo que, por suerte, no llego a oír. Pues de la Leica M8 ni hablamos, ¿verdad?

A punto de arrojar la toalla y reservar el efímero presupuesto para el señor Euribor y su santa madre, un anuncio de El Mundo me salva de la depresión cumpleañera: el momento para dar el salto a la fotografía digital ha llegado, me dicen los muchachos de Pedro Jota. Y sólo por 19,90 euros.

No hace falta ser ingeniero nuclear para oler desde aquí que la cámara que anuncia El Mundo es un churro

Bendito sea el ácido bórico, pienso mientras compruebo que -efectivamente- el presupuesto alcanza para comprarme una cámara digital. Cierto que la marca I-Joy no inspira -así en frío- demasiada confianza, pero después de tanto tiempo haciendo apología de los logros conseguidos por firmas teóricamente menores, no nos vamos a echar atrás por tan nimio detalle.

La cosa se complica al leer las especificaciones técnicas. 5 megapíxeles. Bien, menos ruido y más que suficiente para la mayoría de copias, pienso.. Interpolable a 12 megapíxeles. Uf, esto ya suena peor.

Y es que uno pensaba que a estas alturas había ciertas tomaduras de pelo que habían desaparecido porque no colaban. Pero se ve que no es así. En la siguiente línea me entero de que mi futura compacta tiene un impresionante zoom digital de 8x. Estupendo.

Pero bueno, por 20 euros tampoco es cuestión de pedir un angular de 28 milímetros y formato RAW, ¿no?. Aunque, puestos a echar cuentas, resulta que hacen falta 20 cupones. Puede que usted se compre El Mundo cada día y el euro ya lo tenga invertido de serie, pero un servidor tendría que apoquinar esos -por lo menos- 20 euros adicionales.

¿Por qué los diarios se empeñan en colar tecnología de segunda o tercera división a sus sufridos lectores?

Si le sumamos -finalizada la colección de cupones- la necesaria llamada telefónica o SMS para reservar la cámara -un par de euros más-, al final la broma se nos ha puesto en más de 50 euros.

Una forma tan bonita como otra cualquiera de tirar el dinero. No hace falta ser ingeniero nuclear para oler desde aquí que esta cámara -que también es webcam, oiga- es sencillamente un churro que a saber si puede competir contra un teléfono móvil de última generación.

No es nada personal contra El Mundo ni los productos de I-Joy. Promociones tan absurdas como ésta suelen ser habituales en otros periódicos y con otras marcas. Ya hablamos aquí hace tiempo de avispadas tiendas canarias que se dedicaban a abusar de la buena fe de quienes buscan allí una ganga.

Ayer mismo, por ejemplo, El País publicaba a doble página su intención de facilitarnos la compra de una Kodak EasyShare C713. En este caso el chiste no está en el modelo -muy sencillo, pero decente- sino en que la ofrezcan por 69,90 euros más los correspondientes cupones, cuando veo que algunas tiendas la venden por 80 euros. ¡Qué gran chollo!

Guarden esos 20 ó 50 euros, que por menos de 100 euros es posible comprar una cámara decente

Lo que no acabo de entender es por qué los diarios se empeñan en colar tecnología que en la mayoría de los casos es de segunda o tercera división a sus sufridos lectores, que bastante hacen con acercarse cada mañana al quiosco y soportar sus titulares sensacionalistas, las firmas de ciertos personajes y unas líneas editoriales de chiste.

Comprendo que hace unos años, cuando casi ninguna compacta se apeaba de los 200 euros, éstas podían ser buenas ocasiones para hacerse con una cámara básica. Pero resulta que, sin ir más lejos, esta misma semana unos señores nos explicaban que General Electric planea vender por 80 euros un modelo con 7 megapíxeles, una pantalla de 2,5 pulgadas, un zoom óptico de 3x y un montón de detecciones de caras, sonrisas y demás parafernalia.

Así que háganse un favor: guarden esos 20 ó 50 euros, den una vuelta por el comparador de precios y comprueben que, por menos de 100 euros, es posible encontrar unos cuantos modelos de Kodak, BenQ, Nikon u Olympus. O por qué no, una buena cámara de segunda mano.

No serán ninguna maravilla ni el no va más tecnológico, pero al menos no serán una tomadura de pelo. Que ya no tenemos edad, hombre.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar