Actualidad

Los futuros modelos estrella de Samsung, Sony y LG, en apuros por un supuesto retraso de Qualcomm

5

Problemas en los procesadores Snapdragon 810 ponen en peligro el lanzamiento a tiempo de los futuros teléfonos de gama alta, según la prensa surcoreana

LG G3
LG G3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El LG G3 cuenta con un procesador Snapdragon 801, común en numerosos teléfonos de gama alta.
5
DIC 2014

El fabricante estadounidense Qualcomm es desde hace más de una década uno de los más importantes proveedores de tecnologías y componentes para la industria telefónica, pero ha sido durante los últimos años cuando se ha convertido en un nombre familiar para los consumidores de a pie. Su línea de procesadores Snapdragon está presente en el 53% de los dispositivos móviles comercializados, desde la gama baja a los modelos más avanzados, dando vida a teléfonos tan conocidos como el Galaxy S5, el Moto G y el reciente Nexus 6.

La competitividad de sus chipsets y la constancia con que la firma ha ido actualizándolos ha logrado que la mayoría de los grandes fabricantes utilicen su hardware, pero de acuerdo con fuentes consultadas por el diario Business Korea, problemas de desarrollo en su Snapdragon de nueva generación están causando alarma en clientes tan importantes como Samsung y LG.

Según publica el rotativo, los procesadores octa-core Snapdragon 810 podrían retrasarse más allá de la primera mitad de 2015 debido a las dificultades técnicas con las que se están encontrando los ingenieros. Más concretamente, "Qualcomm se enfrenta a problemas de difícil solución" debido al sobrecalentamiento del procesador al alcanzar determinados voltajes, ralentizaciones causadas con el controlador de la memoria RAM y un fallo relacionado con el procesador gráfico integrado Adreno 430.

Dada la dependencia de las grandes firmas en los procesadores de Qualcomm, la incapacidad de lanzar a tiempo su próximo procesador de altas prestaciones podría causar estragos. Samsung, LG y Sony tienen por costumbre renovar sus buques insignia durante la primera mitad del año, por lo que cualquier retraso por parte de Qualcomm puede convertirse también en una demora para sus clientes.

Samsung todavía podría salvar los muebles integrando su procesador Exynos con carácter general en sus próximos dispositivos, pero LG tendría las cosas más difíciles, puesto que el rendimiento de su gama de chips Nuclun todavía no está a la altura de las circunstancias. Sony, por su parte, carece de procesadores propios y depende por tanto totalmente de sus proveedores, lo que reduce drásticamente sus opciones en caso de que Qualcomm no consiga resolver a tiempo sus problemas técnicos.

5
Comentarios
Cargando comentarios