• Lo retro
  • Cuando las cámaras no mentían
OpiniónContando píxeles

Probando la EOS 5D Mark III

 
5
ABR 2010

Imaginemos por un momento que semejante afirmación fuera cierta -ojalá- y que esa futurible Canon EOS 5D Mark III estuviera ya en mis manos. Supongamos -que ya es suponer- que un servidor es un reputado y excelente fotógrafo que colabora habitualmente con esa compañía y que está probando dicho modelo.

Entonces, yo, reputado fotógrafo, decido pasarme el contrato de confidencialidad que me han hecho firmar por el mismísimo obturador central y empiezo a hablar de la nueva versión de la EOS 5D en Twitter. A los diez minutos, esta bonita historia acabaría posiblemente con algún japonés enloquecido pidiendo mi cabeza -la del reputado fotógrafo- sobre una bandeja de plata y tal vez mandando a la cola del INEM al genio que tuvo la idea de dejarme la cámara.

"Probando una cámara de visor con enfoque automático y formato completo", bromeó la semana pasada un conocido fotógrafo británico en Twitter

Pues a algo parecido estuvo jugando la semana pasada Jeff Ascough, un conocido fotógrafo británico que figura en la lista de los llamados embajadores de Canon. "Probando una cámara de visor ['rangefinder', que es como se las conoce en el ámbito anglosajón] con enfoque automático y formato completo", tecleó el bueno de Ascough en su cuenta de Twitter.

Ahora ya sabemos que todo fue una broma para celebrar por adelantado el April Fools' Day, versión anglosajona de nuestro 28 de diciembre, pero durante un par de días esa cámara fantasma se convirtió en el tema de cabecera de los amantes de los rumores y las especulaciones sin mucho fundamento.

La verdad es que el tema estaba bien buscado. Ahora todos somos muy listos y leemos entre líneas que tras esa insinuación de "AF Rangefinder" se escondía un "April Fools' Rangefinder". Aun así, más de uno se ha devanando los sesos intentando buscarle alguna lógica al asunto.

¿Una versión digital de una cámara de visor? Hasta ahora sólo Leica ha optado por esa vía con sus M8 y M9. También está la extravagante Epson R-D1x, desparecida por aquí pero que en Japón se sigue vendiendo.

La cosa se complicaba aún más al introducir la variable del enfoque automático. Y es que algunos ya empezaron a poner cara de escepticismo al descubrir que este tipo de cámaras no ligan muy bien con el autofoco.

¿Una cámara de visor con autofoco? ¡Inconcebible!, bramaban. Pero, atención, porque era precisamente eso lo que proponían las míticas Contax G de película, recordaban otros. ¿Y si Kyocera se echara al monte y decidiera resucitar Contax para digitalizar una de sus sagas más veneradas?

Ya puestos, ¿por qué no una Leica M con enfoque automático aprovechando los avances de la nueva S2? Además, la M9 ya tiene un sensor de formato completo, con lo que ese requisito está cumplido. O mejor aún: una Zeiss Ikon digital.

Pero si Jeff colabora con Canon, ¿qué sentido tiene que estuviera probando una cámara de otro fabricante, por mucho que antes utilizara siempre equipos de Leica?

En realidad, Canon todavía no ha mostrado sus cartas dentro del incipiente sector de cámaras de ópticas intercambiables sin espejo, así que igual se está refiriendo a un modelo de este tipo. Sí, definitivamente Canon tiene que estar detrás de todo eso, diagnosticaban quienes siguieron el juego de Ascough durante la pasada semana.

Puede que los intrépidos bloggers que mordieron el anzuelo estén recogiendo firmas para dilapidar al fotógrafo bajo una lluvia de EOS-1D Mark IV

Y justo cuando la cosa se empezaba a poner interesante y la broma amenazaba con escapársele de la manos, el 1 de abril se desveló todo el pastel. "Evidentemente, todo era mentira", confesaba el fotógrafo en su blog.

No todo el mundo se lo tomó con mucho sentido del humor, y puede que a esta hora ya se haya organizado una recogida de firmas entre los intrépidos bloggers que mordieron el anzuelo, los usuarios más apasionados de Canon y los defensores de este tipo de cámara para proponer que Jeff sea lapidado bajo una lluvia de EOS-1D Mark IV.

Era una broma, sí, pero he aquí la prueba de que realmente existe un nicho de mercado para un modelo como éste, se defendía el fotógrafo.

¿Acaso a alguien no le gustaría una pequeña cámara con un sensor de 24 x 36 milímetros, con enfoque automático, ópticas fijas y luminosas y un precio no muy desorbitado?

Mientras llega, nosotros seguiremos trasteando con esta EOS 5D Mark III, su captor redondo -que según leo por ahí es la última moda- de 32 megapíxeles y esa sensibilidad de 841.600 ISO que no acaba de convencernos.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar