• ¿Un mundo feliz?
  • Un paréntesis entre hielo y volcanes
Porfolio

La piel ruda del elefante

15

Artista visual y fotógrafo a partes iguales, Pàtric Marín explora el sufrimiento animal en una metafórica serie de fotomontajes

9
JUN 2015

“La situación de los animales cautivos en diferentes sitios de la ciudad pretende provocar en el espectador un efecto espejo, un retrato de una parte de la sociedad que vive en un medio que le es hostil, lleno de dificultades.” Pàtric Marín resume de este modo el leitmotiv de su trabajo “La piel ruda del elefante”, una galardonada serie de fotomontajes en los que el artista tarraconense sitúa a varios animales exóticos en un contexto urbano que les es absolutamente ajeno mediante un espectacular dominio del retoque digital.

El resultado son unas llamativas y sugerentes imágenes que nos invitan a reflexionar sobre el sufrimiento de los animales que han sido apartados de su hábitat natural. Marín explica que su obra está estrechamente ligada a la naturaleza y los animales: "Gran parte de mis trabajos buscan dar visibilidad a una empatía que parece haberse perdido en alguna parte de la escala evolutiva de nuestra especie.”

Marín no duda a la hora de rechazar las críticas de algunos puristas que sostienen que lo suyo no es fotografía

Obviamente el autor no esconde en ningún momento que sus imágenes son fruto de un fotomontaje, aunque prefiere centrarse más en lo que quiere transmitir con ellas que en la técnica utilizada para realizarlas, algo que considera poco relevante.

Esto no le evita tener que dedicar un gran esfuerzo en la realización de las fotografías que forman parte de la serie: “Para lograr un buena integración de los elementos, para conseguir una unión entre fondo y figura sin discordancias hay que saber interpretar la luz. La recreación de las sombras, la temperatura del color, la luz especular de los objetos, los reflejos… son elementos que hay que tener en cuenta.”

Las capturas de los animales protagonistas están hechas en el zoo, tal y como explica Marín: “Procuro observar mucho y empatizar con el animal antes de disparar, captar la esencia de lo que pueda sentir y a la vez analizar la luz que va a haber a lo largo del día.”

Marín reconoce que disfruta lo mismo haciendo fotografía pura y casi sin retoques que realizando trabajos más elaborados y fotomontajes. “Lo importante para mí es poder transmitir una sensación o explicar algo de manera visual”, explica.

No duda a la hora de rechazar las críticas de algunos puristas que sostienen que lo suyo no es fotografía: “Dejemos que sea el tiempo el que haga esas clasificaciones. ¿Acaso el trabajo de Jerry Uelsmann no es fotografía? ¿Las obras de este tipo dejan de ser fotografía por estar elaboradas en un medio digital?” Queda abierto el debate.

Fuentes y más información
15
Comentarios
Cargando comentarios