Actualidad

La corrupción y una pasión desmedida por la fotografía ponen a un político chino contra las cuerdas

4

Las autoridades apartan del Partido Comunista a un alcalde que licitaba importantes contratos a cambio de material fotográfico y autopromoción

Qin Yuhai en plena sesión fotográfica. Foto: Chinese National Geography
25
MAR 2015

Las economías emergentes suelen ser un campo fértil y bien irrigado donde la corrupción puede echar raíces fácilmente. Son numerosos los ejemplos proporcionados por China, pero rara vez los protagonistas de estos incidentes son presa de sus propias tendencias artísticas en lugar de la más prosaica codicia. Es el caso de Qin Yuhai, un político cuya pasión por la fotografía ha terminado por llevarle a la ruina política.

Yuhai, alcalde de la ciudad de Jiaozuo, comenzó a ser investigado por la agencia anticorrupción china tras sospecharse que varias compañías estaban logrando importantes contratos utilizando algún tipo de soborno. Yuhai, sin embargo, no recibía una comisión a cambio de las licitaciones, sino costosas cámaras de fotos, objetivos y abundante promoción en el circuito fotográfico nacional.

Lo que comenzó para Yuhai como un simple hobby rápidamente se convirtió en una obsesión. Según el diario South China Morning Post, el alcalde comenzó a descuidar su trabajo para pasar el tiempo en el Monte Yuntai, cuyos parajes fotografiaba en cada momento que podía encontrar. Las compañías no tardaron en percatarse de esta afición desmedida, ofreciéndole suculentos regalos a cambio de contratos.

Foto: Qin Yuhai
Dos fotos de Qin Yuhai expuestas en la muestra "Ebb and Flow" de la galería Saatchi de Londres, en junio de 2014. | Foto: Qin Yuhai

"Darle una cámara es como darle opio", afirma el propietario de una tienda que revelaba las fotos de Yuhai. En una ocasión, una firma que consiguió un contrato para promocionar el turismo en el Monte Yuntai le regaló 24 cámaras de fotos valoradas en más de 146.000 euros y compró un álbum fotográfico realizado por Yuhai a un precio de 235.000 euros.

Otra compañía beneficiada por las licitaciones de Yuhai gastó unos 859.000 euros promoviendo la obra fotográfica del alcalde en China y el extranjero. Sus trabajos fueron impresos y objeto de reportajes, llevando finalmente a Yuhai al puesto de secretario honorífico de la Asociación de Fotógrafos de Henan y a ocupar un asiento en la Asociación de Fotógrafos de China en "reconocimiento a sus logros".

Qin Yuhai deberá enfrentarse ahora a unas autoridades que han optado por la mano dura para poner freno a los escándalos de corrupción en el seno del Partido Comunista. No está solo en sus diatribas: Zhang Minji, un antiguo ejecutivo que trabajaba para una firma de gas natural, fue encarcelado recientemente por recibir sobornos en forma de cámaras y costearse su equipo usando fondos de la empresa para la que trabajaba. Ahora deberá cumplir diez años y seis meses de cárcel.

4
Comentarios
Cargando comentarios