• Samsung Galaxy S6 Edge: análisis
  • Pentax K-S2: análisis
Prueba de producto
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

Photoshop sin Photoshop: editando imágenes desde el navegador web

11
20
ABR 2015

En un mundo en el que la inmediatez se antepone en no pocas ocasiones a la calidad, la aparición de aplicaciones web para editar fotos era inevitable. Programas que funcionan directamente en los navegadores de Internet más populares y que nos permiten realizar múltiples ajustes de imagen o incluso procesar archivos RAW sin exigirnos siquiera nuestros datos de usuario ni pasar por caja. ¿Estamos ante un nuevo amanecer en el paisaje del retoque digital? Todavía es pronto para afirmaciones tan lapidarias, pero hay algunas propuestas que no solo apuntan maneras sino que en algunos aspectos serían capaces de sacarles los colores a programas de escritorio como Photoshop, Lightroom, Capture One Pro y compañía.

En un mundo cada vez más digitalizado, móvil y acelerado, disponer de un programa de edición digital en cualquier parte del mundo con el que podamos retocar una foto que subimos a la red con el teléfono móvil o la mismísima cámara con que la hemos hecho va a ser fundamental en los años venideros.

Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Procesar archivos RAW con el navegador web es posible gracias a aplicaciones como Polarr.

El paisaje de las aplicaciones web de edición fotográfica se perfila como uno de los escenarios más interesantes en los próximos meses. Las propuestas actuales, muy jóvenes aún todas ellas, apuestan por interfaces que no necesitan de manuales de instrucciones ni rendimientos optimizados. Incluso el revelado de archivos RAW figura entre las prestaciones de algunas de estas prácticas herramientas.

Iniciativas como Polarr, Pics.io, Pixlr, BeFunky y Photoshop Express Editor son apenas cinco ejemplos de una tendencia que irá a más. Son las mejores opciones por ahora, pero como suele ocurrir en estos casos solo sobrevivirán aquellas que de verdad ofrezcan al usuario final lo que necesita. Y gratis, a poder ser.

Polarr

Gestado en California, Polarr apareció en escena en septiembre del año pasado y desde entonces se ha convertido en la apuesta más ambiciosa dentro del panorama de las aplicaciones web de edición fotográfica. Su segunda versión, todavía en fase de pruebas, mejora en todos los aspectos a su antecesor, con una interfaz y un rendimiento que nos recuerdan a programas como Lightroom o Capture One Pro. Y no es casualidad que pensemos en estos nombres, ya que Polarr permite también el procesamiento de archivos RAW de los principales fabricantes de cámaras del mercado.

polarr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Ni siquiera tiene un año de vida, pero Polarr se ha convertido por méritos propios en la apuesta más interesante en el terreno de los programas de edición digital on-line. Es la aplicación más completa de las aquí analizadas.

Para empezar a utilizar Polarr solo hay que ir hasta su página web oficial, arrastrar y soltar en ella un archivo de imagen y aplicar en él los ajustes correspondientes. Es inmediato, intuitivo y altamente gratificante. Y su rendimiento es sorprendente: ni siquiera con archivos RAW de más de 20 megapíxeles parece amedrentarse. Archivos que, una vez procesados, podemos guardar en formato JPEG en nuestro disco duro o directamente en alguno de los muchos servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox, Flickr o Google Drive.

Cualquiera que haya utilizado antes un programa de edición fotográfica o de revelado de archivos RAW se sentirá como en casa al usar Polarr por primera vez. En la parte central de la ventana, la imagen; a la izquierda, una serie de filtros fotográficos preestablecidos (que podemos ampliar con nuestras propias creaciones) y el histórico de acciones (que nos permite volver atrás en la edición muchos más pasos de los que hubiéramos imaginado).

polarr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
polarr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Aberraciones cromáticas, grano, viñeteo… Polarr cuenta con un ejército de deslizadores para llevar a cabo los ajustes necesarios para conseguir una edición más que digna.

Además, si cerramos la ventana del navegador a media edición o salimos completamente del programa y apagamos el ordenador, cuando volvamos todo seguirá igual, justo en el punto donde lo habíamos dejado. La función de autoguardado es sin duda una de las prestaciones más impresionantes de la aplicación y todo un seguro de vida. Una función -cabe señalar- que no parece funcionar en Safari, pero sí en Chrome y Firefox.

En el lado derecho de la ventana se encuentran todos los paneles desplegables que nos permiten modificar y alterar la imagen tal y como haríamos –por ejemplo- en Photoshop. Saturación, temperatura de color, nitidez, enfoque, corrección óptica y de aberraciones cromáticas… Pocas cosas hemos echado en falta en esta sección.

polarr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Una de las características más gratificantes de Polarr es que aunque cerremos completamente el navegador, al volver a la aplicación todo seguirá donde lo habíamos dejado. Los ajustes se guardan automáticamente y se conserva intacto el historial de la foto con la que estábamos trabajando.

¿Capas de ajuste? Sin duda nos gustaría que estuvieran, pero no nos cabe ninguna duda de que tarde o temprano llegarán. ¿Mejoras en el resultado final de algunas de las herramientas como las de enfoque y ruido? Por supuesto, pero no hay que olvidar que se trata de un programa en fase de pruebas que ni siquiera ha cumplido el año de vida.

Polarr es una excelente iniciativa que apunta muchísimas maneras. Por el diseño de la interfaz, el rendimiento, las posibilidades que ofrece y su constante evolución, es el estandarte de esta nueva oleada de aplicaciones web de edición fotográfica.

Pics.io

Con idéntico cometido que Polarr, el planteamiento de Pics.io difiere ligeramente del de aquel. Sus desarrolladores, TopTechPhoto, se han sacado de la manga no una aplicación, sino cuatro.

Por un lado tenemos RAW Pics.io, desde donde podemos procesar estos archivos para convertirlos (sin edición alguna de por medio) en JPEG o PNG. Con Edit Pics.io podemos editar archivos de imagen como JPEG, PNG o BMP. Y después podemos crear y gestionar colecciones de imágenes con Google Drive a través de Pics.io (a secas) o incluso crear pases de diapositivas que podemos comentar en tiempo real con Live Pics.io.

pics.io
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
pics.io
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
La apuesta de Pics.io son cuatro aplicaciones distintas, una de ellas (RAW Pics.io, en la imagen inferior) dedicada a procesar archivos RAW. Eso sí, lo hace de modo automático, sin posibilidad alguna de aplicar retoques manuales

El funcionamiento de RAW Pics.io es tremendamente simple: arrastramos y soltamos una imagen en la ventana del navegador y seleccionamos la opción de guardar la foto en el formato que mejor se adapte a nuestro trabajo: JPEG, PNG o WebP. Podemos elegir también el nivel de calidad y si vamos a guardar el archivo en el disco duro o en la nube a través de Google Drive.

Para poder subir y procesar varias imágenes al mismo tiempo hay que pagar 3 dólares (una única vez) o simplemente compartir en Facebook que estamos utilizando Pics.io en nuestro navegador.

pics.io
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
pics.io
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
El diseño de la interfaz de usuario de Edit Pics.io es uno de los peores que hemos visto.

Con Edit Pics.io podemos llevar a cabo ajustes y ediciones muy básicas, como modificar la saturación, el contraste y eliminar el efecto de ojos rojos -entre otras funciones- mediante un menú desplegable y varios deslizadores.

Todo ello muy simple, pero a través de una interfaz mejorable en todos los aspectos. ¿Por qué está repetido el menú “Colors”? Más malas noticias: Edit Pics.io incluye varios filtros automáticos, como los de enfocar y desenfocar, que sin permitir ningún tipo de ajuste manual ofrecen un resultado pésimo.

Le queda aún mucho por recorrer a esta aplicación, que funciona sin problemas en Chrome y Firefox pero no en Safari, y que palidece al lado de otras propuestas.

Pixlr

Aunque carece de la posibilidad de procesar archivos RAW, Pixlr es una interesante propuesta que lleva ya cierto tiempo entre los usuarios de dispositivos móviles y aplicaciones web. También en esta ocasión nos encontramos con más de una aplicación: Pixlr Editor, Pixlr Express y Pixlr O-Matic, un pequeño pasatiempo también disponible para iOS y Android con el que bastan 5 minutos para aplicar filtros y marcos a nuestras imágenes.

pixlr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
De entre todos los programas probados, Pixlr es el que más se acerca a Photoshop, tanto en diseño como en funcionalidad. Incluso cuenta con un más que aceptable sistema de capas.

Pixlr Editor recuerda enormemente a Photoshop, tanto por su presentación como por su filosofía de edición: una ventana con la imagen que hemos importado, una barra de herramientas a la izquierda y varios paneles (capas, navegador, historia, etcétera) a la derecha… Y en la parte superior del navegador, los distintos menús desplegables.

Terreno conocido, sin duda. Incluso el elenco de herramientas disponibles parece sacado directamente del programa de Adobe. Así pues, podemos sobreexponer y subexponer a nuestro antojo, enfocar y desenfocar a golpe de pincel, clonar y aplicar pequeñas correcciones con el pincel corrector y hacer selecciones con la siempre inestimable ayuda de la varita mágica.

pixlr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
pixlr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Al igual que sucede con Photoshop, Pixlr permite aplicar los efectos directamente en la imagen original o usar el sistema de capas para llevar a cabo una edición que no sea tan destructiva.

Aunque su rendimiento es ciertamente notable, la característica más destacable de Pixlr Editor es la posibilidad de trabajar con capas y máscaras de capas, al más puro estilo Photoshop. Incluso podemos guardar la imagen -capas incluidas- en formato TIFF. Algo que sin duda hemos echado de menos en otras propuestas como Polarr o Pics.io.

Pixlr Editor es lo más cercano a Photoshop que hemos visto, con todo lo bueno y todo lo malo que eso conlleva. Es gratuito, puede con archivos de tamaño considerable y no parece presentar problema alguno para funcionar en cualquier navegador. Una buena propuesta que solo puede ir a mejor.

pixlr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
pixlr
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Pixlr ofrece múltiples opciones de edición. Eso sí, cabe tener presente que en el mundo del retoque fotográfico menos es más. Abusar de ciertos efectos puede destruir una imagen y tirar por la borda todo el trabajo de campo.

En cuanto a Pixlr Express, se trata de una simple aplicación para dispositivos móviles que ha dado el salto al terreno de los navegadores web sin abandonar su origen táctil. Una buena opción si lo único que buscamos es realizar pequeños ajustes y aplicar filtros preestablecidos -algunos bastante interesantes- con unos pocos clics de ratón.

BeFunky

Que su aspecto alegre, colorista y juvenil no lleve a confusión: BeFunky es una de las propuestas más completas, sorprendentes y solventes del momento (aunque, desafortunadamente, no permite el procesamiento de archivos RAW).

Siguiendo la estela de otras aplicaciones, aquí tampoco hace falta registro alguno, instalación de software ni desembolso. Subimos una foto, y en cuestión de segundos ya le habremos aplicado un sinfín de ajustes. Y es que BeFunky está abarrotado de opciones.+

befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
El sistema de menús de BeFunky se aleja de lo visto en programas de escritorio como Photoshop o Lightroom.

En la parte izquierda de la ventana del navegador se encuentra la barra de herramientas con los distintos menús. Desde el menú “Editar” podemos crear miniaturas de la imagen, cambiar el tamaño, rotar, aplicar una mejora automática, modificar la exposición y el color, desenfocar y otorgar nitidez, tirar de efecto de viñeta o emborronar los bordes e incluso utilizar filtros de colores o hacer uso del siempre llamativo foco difuminado.

Y lo mejor de todo: podemos seleccionar la intensidad de todos estos ajustes mediante los siempre útiles deslizadores. Incluso tenemos la opción de utilizar la herramienta pincel para marcar la zona concreta de la imagen en la que queremos aplicar el efecto correspondiente. Difícilmente mejorable. Y estamos hablando de tan solo uno de los siete menús que incluye la aplicación.

befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Aunque no acepta la edición de archivos RAW, la cantidad de modificaciones manuales mediante deslizadores que podemos llevar a cabo con BeFunky es notable.

Si nos dirigimos a la sección de retoque podemos arreglar el siempre molesto problema de los ojos rojos o ir ya a por retoques más propios de la fotografía publicitaria, como blanquear los dientes, eliminar arrugas de la piel, pintar los labios e incluso aplicar colorete al retratado de turno.

Desde el menú “Efecto” podemos servirnos de un sinfín de filtros para darle un toque distintivo a nuestra imagen. Si bien la mayoría de estos efectos son gratuitos, también existe la posibilidad de ampliar el repertorio pasando por caja. Disponer de todo el elenco cuesta 5 dólares al mes o 25 al año.

befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
befunky
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Como era de esperar, BeFunky no se olvida de los filtros fotográficos preestablecidos que tan de moda han puesto aplicaciones como Instagram o VSCO.

Como no podía ser de otra manera, a las imágenes también les podemos aplicar marcos, texturas e incluso texto e ilustraciones de todo tipo. Todo ello de modo intuitivo, con deslizadores para ajustar parámetros como la opacidad del efecto y sin ralentizaciones de ningún tipo. Incluso con fotos de más de 5.000 píxeles de ancho, BeFunky funciona a la perfección en Safari, Chrome y Firefox.

Con una interfaz que se aleja de las propuestas de escritorio más populares como Photoshop y Lightroom y de lo visto en Polarr, Pics.io y Pixlr, BeFunky debería estar en el punto de mira de cualquier retocador que busque una solución rápida y efectiva cuando no tenga a mano su ordenador. El día que sus creadores (que ya han desarrollado una aplicación homónima para móviles y pueden presumir de 10 millones de usuarios activos al mes) decidan incluir el procesamiento de archivos RAW en su editor, estaremos ante una de las mejores propuestas del momento.

Photoshop Express Editor

En un artículo sobre aplicaciones de edición digital no podía faltar Adobe. Bautizada como Photoshop Express Editor, la propuesta para navegadores web de la firma californiana incluye los aspectos esenciales de la versión de escritorio de Photoshop pero con una interfaz simplificada que la hace más directa y accesible para usuarios de todos los niveles.

La parte principal de la ventana del navegador está reservada a la imagen, mientras que en el lateral izquierdo tenemos el elenco de herramientas disponibles. Desde cortar y rotar a cambiar el tamaño, pasando por correcciones automáticas, exposición, retoque o saturación, el panel de ajustes básicos tiene todo lo necesario para aplicar rápidas correcciones a imágenes JPEG de no más de 16 megapíxeles.

adobe photoshop express editor
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
adobe photoshop express editor
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Photoshop Express Editor es una reinvención de su hermano mayor con capacidades de edición mucho más limitadas.

Desde el panel de ajustes podemos acceder a herramientas para sobreexponer o subexponer la imagen, enfocarla, desenfocarla y calibrar el balance de blancos. Una vez seleccionada la herramienta, solo tenemos que elegir una de las opciones que aparecen en la parte superior del navegador o mover el correspondiente deslizador para decidir qué intensidad queremos darle al efecto o retoque. Intuitivo y eficaz a la vez.

No hay duda alguna de que en Adobe han querido proporcionar al usuario una interfaz que facilite la edición, y aunque esta recuerda ligeramente a la de su hermano mayor, se aleja lo suficientemente de ella como para ser una propuesta original e interesante.

adobe photoshop express editor
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
adobe photoshop express editor
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Pese a haber utilizado una interfaz de usuario que no ha variado mucho en los últimos años en Photoshop, en Adobe han dotado a su editor web de un diseño muy distinto y práctico a la vez.

Como no podía ser de otro modo, también Photoshop Express Editor cuenta con varios efectos: convertir la imagen a blanco y negro, cristalizar, pixelar... Siguiendo la línea de los filtros disponibles en la versión de escritorio de Photoshop, estos también resultan completamente inútiles en la gran mayoría de proyectos fotográficos. A decir verdad, parecen herramientas de otra época de las que Adobe no consigue desprenderse de una vez por todas.

El rendimiento de Photoshop Express Editor no es tan sorprendente como el de Polarr o BeFunky, pero mantiene el tipo incluso con imágenes de grandes dimensiones. Se aprecian pequeñas ralentizaciones, pero funciona correctamente en los distintos navegadores y contiene el siempre útil comando para deshacer nuestras acciones. Eso sí, siendo este un programa salido de las oficinas de Adobe, echamos en falta la posibilidad de usar capas en la edición y añoramos ese halo de profesionalidad que suelen tener sus aplicaciones más clásicas.

adobe photoshop express editor
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Al igual que otras aplicaciones web, también Photoshop Express Editor cuenta con un surtido de imágenes y archivos vectoriales que podemos añadir a nuestras capturas.

11
Comentarios
Cargando comentarios