• Deja que el iPhone haga mejores fotos por ti
  • Las réflex han muerto, vivan las réflex
OpiniónContando píxeles

Copiones

1
21
OCT 2013

Nikon dice que Polaroid le ha copiado. En realidad hace tiempo que cualquiera con la vista bien graduada lo dice. Concretamente desde que a principios de año se mostró aquella iM1836 con pinta de ser algo más que una prima lejana de las Nikon 1 J1 o J2.

La rareza de la denominación escogida para esta Polaroid era en realidad un reflejo perfecto de la suerte de Frankenstein fotográfico que se escondía tras sus parecidos más que razonables con los modelos de Nikon: una cámara de óptica intercambiable con sistema operativo Android, objetivos que integraban el sensor de imagen y adaptadores Micro Cuatro Tercios por si alguien se animaba a experimentar (o al menos eso decían los portavoces de la compañía).

En aquel momento todo aquello sonaba bastante extraño, aunque a estas alturas ya tenemos una cámara con Android (la Galaxy NX de Samsung) e incluso esos objetivos QX de Sony que llevan el captor de imagen integrado. Pero en enero de 2013 sonaba tan futurista…

En realidad la iM1836 nos ayudó a ejercitar nuestra mejor cara de escepticismo mientras repetíamos que, de Polaroid, mejor creerse lo justo. El tiempo parece que nos ha dado la razón a los Santo Tomás de turno que no creemos hasta meter la mano en el sensor, si se nos permite la herejía digital. No se ha vuelto a oír nada más de esta cámara igual que, un año antes, tampoco se supo nada de aquella compacta con Android que la misma firma había prometido.

No es ningún secreto que un alto porcentaje de compactas –sobre todo de gama baja y media- son fabricadas de forma conjunta y luego adaptadas y comercializadas por cada firma

Pero la denuncia de Nikon contra Sakar International –la compañía que tiene la licencia de Polaroid para cámaras digitales en Estados Unidos y parte de Sudamérica- ha vuelto a colar en los titulares a esta cámara y al tema de las copias en un segmento en el que, comparado con otros, los actores actúan con bastante elegancia.

Que la iM1836 tiene un diseño inspirado en las Nikon 1 salta a la vista. Sería interesante conocer los entresijos de este homenaje: si los moldes han salido de la misma factoría china donde Nikon produce estos modelos –y que visitamos hace ya un par de años-, si se trata de una partida sobrante revendida a buen precio…

De hecho lo que sorprende son los parecidos estéticos, porque las similitudes en componentes y tecnología no son ningún secreto. Echando mano de la hemeroteca, cuesta dar con copias tan descaradas. Copias no autorizadas, para ser más exactos, porque las Lumix rebautizadas como Leica, las Sony reconvertidas en Hasselblad o las Instax de Fujifilm que también son Polaroid forman parte del juego legal de un mercado en el que el marquismo sigue pegando muy fuerte.

Pero que no se parezcan externamente no significa que no haya similitudes internas. No es ningún secreto que un alto porcentaje de compactas –sobre todo de gama baja y media- son fabricadas de forma conjunta y luego adaptadas y comercializadas por cada firma. Siempre usamos el mismo ejemplo, pero es muy relevante: en su momento Sanyo –comprada más tarde por Panasonic- dedicaba el 99% de su producción a otras marcas. ¿Cómo no van a parecerse las cámaras unas a otras si no sólo comparten sensor, zoom y componentes sino directamente la paternidad?

Pero no sólo las piezas son las mismas o las tecnologías acaban saltando de un catálogo a otro, sino que un vistazo al escaparate permite ver rápidamente cómo las propuestas de las firmas en cada categoría son muy similares. Ahora que no nos oye nadie: hay comparativas en las que los parecidos en prestaciones y resultados hacen que den ganas de zanjar la discusión con un sencillo “cómprate la que más te guste”.

Tal vez por eso nos ponemos tan histéricos cuando se asoma al sector algo nuevo, como los citados QX de Sony. Da igual que, como todo nuevo invento, tengan sus peros. Son algo nuevo, y eso ya es mucho. Al menos por ahora, porque poco después de ser anunciados ya se rumoreaba que cierta firma de origen surcoreano andaba desarrollando algo parecido. A veces los chistes se hacen realidad demasiado rápido.

Pero puede que lo que echamos de menos sea precisamente eso: la diversión y las puñaladas que se estilan en el segmento de la telefonía móvil. Esa publicidad comparativa y esos chistes de la competencia. Esos dardos envenenados en prime time. Que si alguien saca una cámara dorada, a la semana siguiente todos saquen una cámara dorada. Ya me entienden.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios