• Canon 35 mm f1.4 L II: prueba de campo
  • Sony Xperia Z5 Compact: análisis fotográfico
Prueba de producto
Polaroid Cube+
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Polaroid Cube+: análisis

3
7
DIC 2015
Texto y fotos: Álvaro Méndez

A nadie se le escapa que el negocio de las cámaras de acción ha tocado techo y ha iniciado ya su lenta -aunque imparable- desaceleración. Y es que la sobresaturación del escaparate con miles de modelos y clones de las GoPro, la férrea competencia de los teléfonos móviles –cada vez más solventes a la hora de grabar vídeo- y la pérdida del factor sorpresa ante esos estupendos vídeos promocionales con espectaculares secuencias de deportes de riesgo han acabado haciendo mella en un segmento que hace unos años parecía inmortal.

Consciente o no de ello, Polaroid decidió irrumpir en el negocio de la mejor manera posible, ofreciendo un producto muy distinto al de la competencia. Así nació la Polaroid Cube, que rápidamente se convirtió gracias a su atractivo diseño, su moderado precio y su filosofía desenfadada en una de las cámaras más mediáticas de la temporada.

Polaroid Cube+
Polaroid Cube+
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin salirse ni un ápice de su planteamiento, Polaroid lanzó este pasado verano la Cube+, una renovación que añade algunos retoques –casi imperceptibles- en el diseño, grabación Full HD a 50 y 60 fotogramas por segundo y Wi-Fi, todo ello para reformular una cámara en la que -una vez más- lo de menos son su características.

El mismo cubo, la misma diversión

Decíamos que los cambios estéticos de la Cube+ respecto a su predecesora son prácticamente imperceptibles. Y es que la cámara reedita el diseño en forma de cubo de 3,5 centímetros de lado, coronado por un objetivo con un ángulo de visión de 124 grados. Una vez más, algo por debajo de la cobertura que ofrecen muchas de sus competidoras, normalmente situada entre 150 y 170 grados.

En la parte superior se encuentra un nuevo botón luminoso –junto al ya conocido botón principal- cuya única misión es la activación del Wi-Fi, principal novedad de la Cube+ respecto al modelo predecesor. También hay cambios en la parte trasera, donde la tapa de rosca que nos permitía acceder a la tarjeta microSD en la Cube original ha dado paso a una tapa estándar -bastante más práctica- de cierre por presión.

polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+
El cubo perfecto

Con un peso de menos de 60 gramos, unas medidas de 3,5 centímetros de lado y un potente imán incluido, la Cube+ repite la fórmula ganadora del diseño de su antecesora

polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Desaparece también el selector del modo de grabación de vídeo (1080p o 720p) que teníamos en la Cube original. En la nueva versión esta elección debe realizarse de forma remota a través del smartphone.

Obviamente no falta el imán en la base de la cámara, una de las señas de identidad de esta saga, que nos permite adherir firmemente la Cube+ a múltiples superficies: desde el capó de un coche hasta el manillar de una bici, pasando por un tenedor o un palo de golf.

polaroid cube+
Polaroid Cube+
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A distancia

Aunque sin duda la gran estrella de esta renovación es la conexión Wi-Fi, que como ocurre con otras cámaras de acción permite manejar la cámara de forma remota desde un teléfono y usar la pantalla del mismo como un visor en tiempo real. Para ello es necesario descargarse la aplicación Cube+ y conectarse con el smartphone a la red Wi-Fi que genera la propia cámara.

A través de la aplicación podremos iniciar y detener la grabación de vídeo de la Cube+, tomar fotos y configurar algunas opciones de la cámara de forma sencilla. También nos permitirá acceder al contenido de la cámara para compartirlo a través de Internet y las redes sociales.

polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+polaroid cube+
Desde el móvil

La gran novedad respecto a la Cube original es sin duda el Wi-Fi, que nos permite usar el smartphone como pantalla de la cámara para encuadrar o seleccionar las opciones de captura

polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)
polaroid cube+
Polaroid Cube+
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque sin duda lo más interesante es poder monitorizar la señal de la cámara, lo que brinda una mayor precisión a la hora de realizar los encuadres y amplía sensiblemente las opciones creativas de la cámara.

La nueva Cube+ cuenta asimismo con la posibilidad de grabar vídeo Full HD a 60 fotogramas progresivos por segundo y aumenta la resolución de las fotografías, que pasan de 6 a 8 megapíxeles (por más que, curiosamente, en las especificaciones oficiales no conste esa novedad).

Muestras: función fotográfica
Fotos tomadas con una Polaroid Cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.
fotos tomadas con una polaroid cube+.

La calidad de imagen se mantiene en la línea de lo visto en la generación anterior: lo suficientemente buena teniendo en cuenta el precio del conjunto, aunque algo por debajo de otras cámaras de acción más ambiciosas. La nitidez y la reproducción de color son bastante correctas, aunque siguen apareciendo artefactos de compresión cuando hay mucho movimiento en la escena.

Aunque, como decíamos, estos datos son quizás los menos relevantes de una cámara que está pensada sobre todo para divertirse. Un dispositivo para llevar siempre encima y apuntar y disparar en cualquier momento, bien sea en una fiesta, un concierto o un paseo en bicicleta. O simplemente para experimentar buscando los puntos de vista más insólitos.

Polaroid vuelve a alejarse de la trascendencia con la que firmas como GoPro publicitan sus productos para otorgarle a su Cube+ un aire mucho más desenfadado y social. Todo ello por unos 150 euros, aunque por los menos de 100 euros que cuesta la Cube original bien podemos plantearnos si el control remoto vía Wi-Fi es o no imprescindible para el uso que vamos a darle.

polaroid cube+
Polaroid Cube+
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Cube+ con uno de los accesorios disponibles para ella, el Monkey Stand.

Productos relacionados (2)
3
Comentarios
Cargando comentarios