Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Dossier

Pinhole Barcelona: fotografía artesanal con cajas de cerillas

12
5
AGO 2014
Iker Morán   |  Barcelona

Si las buenas historias comienzan en Nueva York, ésta lo es. En verano de 2011 Xavi Bassols volvió de allí con una idea en la cabeza: por 20 dólares se había traído de recuerdo una fotografía de la ciudad realizada con una cámara estenopeica.

Años después, en un pequeño laboratorio improvisado en un garaje del barrio barcelonés de Gràcia, el plan de Bassols está ya en marcha: Pinhole Barcelona, fotografía artesanal para que turistas y locales puedan llevarse a casa un poco de la luz de la ciudad.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Bassols nos muestra sus cuatro fotografías más vendidas.

El proyecto lleva apenas unos meses de rodaje, desde que su artífice, enfermero de profesión, se quedara en paro y decidiera apostar por esta idea. Un emprendedor fotográfico, que dirían algunos, aunque en este pequeño laboratorio entre químicos, paspartú, cola, una ampliadora heredada de su padre y cajas de cerillas, la terminología de los que venden humo está fuera de lugar.

¿Cajas de cerillas? En efecto. Es parte del encanto de Pinhole Barcelona: la mayoría de las fotos están hechas con cámaras que él mismo fabrica a partir de cajas de cerillas convertidas en sencillas cámaras estenopeicas con un carrete de 35 milímetros a un lado, una carcasa vacía al otro y un estenopo hecho con una aguja hipodérmica.

pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Todo es casero y artesano, incluido el artilugio para conseguir sujetar la pequeña cámara estenopeica a un trípode.

Son pequeñas, manejables, perfectas para llevar siempre encima y tienen ese encanto de lo artesanal, lo imperfecto y lo imprevisible, nos explica mostrando otro invento para sujetar la cámara al trípode. Más allá de lo poético de estas cajas de cerillas (no podemos evitar pensar en el reciente documental sobre Joan Guerrero de David Airob), el invento da como resultado una cámara con un angular muy pronunciado (unos 10 o 14 milímetros, según el grosor de la caja de cerillas) y un diafragma de f90, aproximadamente.

Sobre el terreno, usando película de 400 ISO, eso significa que se pueden hacer fotos con exposiciones de entre 1/4 y 1 segundo. Además, cada cámara permite hacer 24 fotos, el negativo resulta muy cómodo… ¿Quién dijo que la fotografía estenopeica tenía que ser engorrosa?

pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El orificio practicado en estas cámaras ofrece una apertura equivalente a f90.

Pero la idea no es vender las cámara para que los menos manitas también podamos tener una en casa. O no solo para eso, porque Bassols reconoce que mucha gente le ha preguntado ya dónde puede adquirir estas cajas de cerillas tuneadas fotográficamente. El plan de negocio de Pinhole Barcelona es vender las copias de las fotos de la ciudad condal realizadas con estas cámaras.

Copias de pequeñas dimensiones (“me gustan así, para que la gente tenga que acercarse a observar”, argumenta), cuidadosamente enmarcadas, firmadas y selladas. Algunas tiendas de la ciudad ya las tienen en los expositores, y la idea es estar presente en librerías y puntos culturales donde haya cierto movimiento de turistas.

pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
pinhole barcelona xavi bassols
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Bassols revisa los negativos antes de colocarlos en la ampliadora (imagen inferior). Todas las copias se hacen de forma manual y una a una.

Porque, sí, los numerosos visitantes que cada día llegan a Barcelona son el principal público potencial de este producto. Entre sus fotos más vendidas en estos primeros meses, Les Rambles y la Plaça Reial, pero también alguna más abstracta de la playa o unas zapatillas colgadas de los cables de la luz. Cada copia –positivada una a una a mano- se vende por 20 euros. ¿Rentable? A eso aspira Bassols, aficionado a la fotografía y que ahora sueña con poder vivir de ella.

De momento su colección asciende a unas 50 imágenes, aunque la idea es retratar más ciudades, llegar a más tiendas y comercializar también las cajas de cerillas. A base de amigos que han echado una mano con el diseño, los expositores o la comunicación, el proyecto va despegando, aunque la producción artesanal (y más con familia y dos niños en casa, apunta) tiene sus limitaciones.

pinhole barcelona
Foto: Xavi Bassols (Pinhole Barcelona)

Salimos del garaje (las buenas ideas siempre empiezan en los garajes, ¿verdad?) rumbo a la cercana Plaça de les Dones del 36, para que nos cuente cómo trabaja. De camino, en una pequeña frutería del barrio descubrimos un par de fotos suyas colgadas entre tomates y verduras. Fotografía artesanal en estado puro. Puestos a llevarnos un cacho de Barcelona y su luz, sin duda nos quedamos con esto.

pinhole barcelona
Foto: Xavi Bassols (Pinhole Barcelona)

Fuentes y más información
12
Comentarios
Cargando comentarios