• "Lo que me llama la atención es la historia, no el lugar donde se produce ...
  • "Disparando en JPEG desaprovechamos todo el potencial de una cámara digital"
Entrevista
PILAR SANZ, CANON ESPAñA

"Hace casi un año que se habla de sustituir la EOS 5D, pero no son Canon ni sus usuarios quienes lo hacen"

 
16
JUN 2008

La excusa es el lanzamiento de la nueva EOS 1000D, pero la sombra de la esperada renovación de la EOS 5D no esconde su silueta. Pilar Sanz, responsable de la división de consumo de Canon España, no puede dar pistas por ahora, pero insiste en que Canon no se ha acomodado en su liderazgo y siempre escucha al mercado. Y ahora, la respuesta a estas peticiones es una pequeña y asequible EOS 1000D. Una cámara muy solicitada, según Sanz.

La EOS 1000D no es precisamente un alarde de originalidad. ¿Qué aporta al catálogo de Canon?

La EOS 1000D cubre las necesidades de un tipo de usuario al que no llegábamos todavía. Es una cámara muy completa, fácil de usar, muy compacta y con mucha calidad de imagen a un precio muy razonable.

¿En qué lugar queda la EOS 450D, que hasta ahora era la puerta de entrada a las SLR de Canon?

Con respecto a la EOS 450D, son dos tipos de usuarios completamente diferentes. El de la EOS 1000D es un usuario que quiere acceder a una cámara réflex digital, que pretende adentrarse en el mundo de la fotografía para utilizarla para sus eventos, sus vacaciones... pero sin una mayor proyección.

Sin embargo, con la EOS 450D nos dirigimos a un usuario que sí tiene esa inquietud por aumentar su equipo con accesorios, con más objetivos. Ésa va a ser la gran diferencia.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Pilar Sanz, que en la imagen aparece con una de las primeras unidades de la EOS 1000D, no suelta prenda sobre el esperado relevo de la EOS 5D.

Y con esta combinación de precio y prestaciones, ¿no se corre el riesgo de comerse el terreno de las PowerShot más avanzadas? ¿Sigue habiendo mercado para estas compactas?

Cuando Canon lanza un producto, siempre lo hace pensando en el público, escuchando sus necesidades. Las cámaras compactas son muy versátiles y han aumentado mucho sus funcionalidades, pero tienen un tope. Un límite que tiene que quedar cubierto por las cámaras réflex.

Volvemos a lo mismo: yo creo que el baremo se establece en función de las inquietudes de las personas a las que nos dirigimos, de los usuarios que van a adquirir las cámaras. Si quieres ir un poco más allá en términos cualitativos, tendrás que dar el salto a las réflex digitales. Pero eso no quita que las cámaras compactas sigan teniendo su espacio.

A veces da la sensación de que la guerra de precios y renovaciones continuas del mercado de las cámaras compactas acabará por trasladarse al segmento de las réflex.

Siempre tenemos muy en cuenta todos los aspectos; no solamente las características, sino también el precio. Pero tampoco es sólo cuestión de precio, sino de sopesar la oferta en general. Y en características y en calidad nosotros somos líderes.

Cada vez está más claro que las cámaras digitales siguen la senda de lo que en su día sucedió con el mercado químico. ¿Veremos también algún día réflex digitales por debajo de los 300 euros?

La competencia ya tiene modelos que se acercan mucho a esos precios, pero que no ofrecen toda la gama de prestaciones y la calidad que ofrece Canon. Me imagino que será el mercado el que irá marcando la tendencia en lo que se refiere a los precios.

Frente a quienes ofrecen sistemas de estabilización en el cuerpo, Canon ha optado con la EOS 1000D por lanzar un kit con una óptica sencilla pero estabilizada. ¿Es ésta una apuesta de futuro o no se descarta cambiar de bando algún día?

La estabilización en el cuerpo es un sistema que tiene sus pros y sus contras. Canon apuesta por la estabilización óptica porque está convencida de que es la mejor opción, tanto por el poder controlarla a través del visor como porque el mecanismo se puede optimizar para cada objetivo.

Además, tampoco supone un límite respecto al tamaño de sensor que utilicemos. Así que yo creo que nuestra apuesta seguirá siendo ésta.

Cuando los costes lo permitan, ¿los captores de formato completo llegarán a toda la gama o perdurará la actual estructura de Canon con tres tamaños de sensor?

Sí, en principio Canon apuesta por estos tres tamaños de sensor. Y continuaremos así.

Aunque la EOS 1000D probablemente será un éxito de ventas, entre los usuarios reina cierto sabor agridulce porque se esperaban novedades de gama alta.

Siento tener que repetirme, pero yo creo que lo que Canon quiere es ofrecer lo que el mercado necesita en cada momento. En esta ocasión, hemos enfocado nuestros esfuerzos en ofrecer una cámara que estaba muy demandada en el segmento de iniciación.

El nacimiento de la EOS 1000D es una oportunidad de mostrar que se podía responder a lo que muchos usuarios estaban esperando.

Así que, por el esperado relevo de la EOS 5D, ni preguntamos.

Ya sabéis cuál es la política de confidencialidad de Canon.

Canon EOS 5D
Canon EOS 5D
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Fechas al margen, ¿se siguen vendiendo cuerpos de la EOS 5D o se ha agotado ya todo su ciclo comercial?

Lo de la EOS 5D es muy gracioso, porque es una cámara que lleva desde agosto de 2007 queriendo ser sustituida por el mercado profesional, pero no por Canon ni por sus actuales usuarios, ni por quienes la venden o distribuyen.

Es una gran cámara, un modelo muy completo. El futuro es incierto en ese sentido; ya iremos viendo lo que ocurre. Pero a juzgar por los de fuera, su relevo se habría producido ya en agosto, en septiembre, en la feria PMA... estaría sustituida hace ya un año.

El liderazgo de Canon en el mercado réflex durante los últimos años, ¿no ha producido cierta sensación de acomodamiento? Los lanzamientos de Canon siempre pecan de cierto conservadurismo, mientras otras marcas arriesgan mucho más.

No creo que sea así. Canon es líder y está siempre muy pendiente de lo que necesita el usuario, muy pendiente de las demandas del mercado y en un continuo desarrollo de cada modelo y cada característica que vamos incorporando.

Hacemos estudios de investigación y se desarrollan continuamente nuevas tecnologías. No por ser líderes estamos posicionados en la tranquilidad. Todo lo contrario: estamos siempre escuchando las demandas del mercado.

Tras esta etapa de clara superioridad en el mercado profesional, ¿se percibe desde Canon la posibilidad de un cambio de ciclo? Da la sensación de que Nikon está haciendo bien los deberes y que ha habido ciertos despistes con algunas EOS.

Yo no tengo esa sensación. Creo que cada fabricante tiene que hacer los deberes para colocar sus mejores opciones en el mercado. Que sea luego el usuario el que opte por una marca u otra. Es nuestra obligación, y para eso estamos aquí: para hacer los deberes.

Hablando de innovación, tanto las compactas como las SLR han alcanzado unos niveles de prestaciones y de precio que complica cada renovación. ¿Sigue habiendo espacio para introducir nuevas funciones en la EOS 1000D, por ejemplo?

En el caso del sistema EOS, siempre se produce un efecto cascada de la gama profesional, con prestaciones que luego llegan a los cuerpos más sencillos. Creo que siempre hay recorrido en el desarrollo de nuevos elementos en la fotografía, y que además este efecto cascada va a ser uno de nuestros apoyos más fuertes.

En este momento, por ejemplo, toda nuestra nueva gama tiene previsualización Live View, sistema de limpieza... Así que vamos ampliando todas esas características que se desarrollan, expandiendo por toda la gama esas nuevas ideas.

Sin embargo, un tema pendiente tanto para las compactas como para las réflex de Canon es la conexión Wi-Fi.

¿Sabes lo que sucede? Que el mercado no lo está demandando del todo. En las cámaras compactas digitales sí que se ha apostado por la detección facial y la detección del movimiento, porque el usuario lo que quiere es sacar una foto fantástica sin tener que manejar muchos parámetros.

En el caso de la conexión Wi-Fi, todavía no existe una gran demanda. Por eso los fabricantes tienen algún modelo, pero no están teniendo suficiente fuerza. El usuario tiene un poco de miedo a ciertas tecnologías.

Cabe que en el futuro sea una prestación demandada, porque el usuario va también sufriendo unas transformaciones y adquiriendo unos conocimientos cada vez más complejos. Pero de momento, desde luego que no.

¿Y las pantallas táctiles? ¿Para cuando una IXUS con este sistema de control?

Canon no apuesta por la pantalla táctil por un tema muy sencillo: por muy limpios que tengas los dedos, siempre hay suciedad en ellos. Está demostrado que la pantalla siempre se acaba ensuciando.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar