• José Manuel Ballester le pone cara y alma al cemento
  • Gente de ninguna parte: retrato de los apátridas
Agenda fotográfica

Pierre Bourdieu, el sociólogo que escribía con luz

 
24
OCT 2011
Eduardo Parra   |  Madrid

Una muestra fotográfica de alguien que no ha destacado precisamente como fotógrafo ya es noticia per se. Es lo que sucede con las imágenes de Pierre Bourdieu expuestas en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que relatan el trabajo del conocido sociólogo francés en Argelia hace ahora cincuenta años. Más preocupado por documentar para sí mismo que para los demás, el ya fallecido investigador ofrece una visión de la guerra muy alejada del típico morbo al que suelen recurrir los reporteros gráficos. Fotografías únicas, muchas de las cuales visitan España por primera vez.

Dice una romántica teoría que las fotografías auténticamente buenas son las que le tocan a uno el alma, y no necesariamente las que ofrecen nitidez y color a raudales. Y Pierre Bourdieu era el ejemplo extremo de esta teoría: no sabía medir ni enfocar, no le gustaba revelar y apenas entendía su cámara fotográfica.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Dejando a un lado todo tecnicismo fotográfico, El Círculo de Bellas Artes de Madrid ha preparado una colección titulada "Pierre Bourdieu. Imágenes de Argelia" en las que la fotografía del sociólogo galo, más fotografía que nunca, encuentra un acomodo perfecto.

Bourdieu no era fotógrafo. O mejor dicho: era fotógrafo, pero malo. No cuidaba sus instantáneas como haría cualquier reportero; sin importarle encuadres, exposiciones o sensibilidad, retrataba a la gente, la sociedad, la vida... y luego se pasaba horas examinando el material resultante para sus investigaciones como sociólogo.

Foto: Pierre Bourdieu

No es la fotografía de un artista, y eso lo dejan claro desde la organización de la muestra en cuanto sale el tema. Bourdieu hace un trabajo político y social del que la imagen fija forma parte. La fotografía no es el centro de su trabajo, sino un apéndice más. Perfectamente prescindible, pero altamente enriquecedor para el todo.

Las 150 piezas que componen la muestra fueron tomadas entre 1958 y 1961. Por aquel entonces, Bourdieu trabajaba como profesor en Argelia y presenció los últimos coletazos de una guerra que acabaría con el país independizado de Francia.

Foto: Pierre Bourdieu

Pero a diferencia de los cronistas gráficos de la época, Bourdieu no buscó el morbo de la muerte ni la crudeza de la guerra; como buen sociólogo, retrató a una población civil que luchaba contra el capitalismo, renunciaba a sus raíces y abandonaba el campo para instalarse en los núcleos urbanos. No en vano, el lema de Bourdieu fue: "Ver para hacer ver, comprender para hacer comprender."

Racismo de clase
Antes de fallecer en 2002, el autor reflexionaba así sobre su trabajo: "En algunos casos, yo hacía las fotografías para poder recordar, para poder describir después. En otros casos, era una forma de mirar. Hay una sociología espontánea de la pequeña burguesía que ridiculiza a los que se van a hacer turismo con la cámara colgada al hombro y que terminan por no mirar los paisajes que fotografían. Siempre he pensado que se trata de racismo de clase."

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Bourdieu también tuvo tiempo para criticar a los fotógrafos profesionales. Haciendo gala de su lado más social, el investigador se cuestionaba cómo era posible que los reporteros retratasen a la gente sin interesarse por su vida ni por sus circunstancias, trabajando "sin otro modelo que la categoría de lo pintoresco: tejedores en su oficio, mujeres volviendo de la fuente..."

Foto: Pierre Bourdieu

La colección, comisariada por Christine Frisinghelli y Franz Schultheis, reposará en Madrid hasta el próximo 15 de enero. De aquí a entonces, compartirá protagonismo con la exposición paralela "Magreb: dos orillas", que abrirá sus puertas el 27 de octubre, y con una serie de conciertos y congresos igualmente centrados en distintos aspectos de la cultura magrebí.

Foto: Pierre Bourdieu

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar