• "Queremos poner Barcelona en el mapa internacional de la fotografía documental"
  • "Confío más en las visiones de un ciego que en la mirada reaccionaria de ...
Entrevista
COLECTIVO PIEL DE FOTO, REVISTA DE FOTOGRAFíA DOCUMENTAL

"Reivindicamos el espacio que muchos reportajes no encuentran en los medios tradicionales"

 
24
JUN 2013

Ocurre a veces con los proyectos más interesantes: la línea entre la valentía y la locura es tan fina que cuesta distinguirla. Es el caso de PIEL de FOTO, una revista en papel, gratuita y dedicada a la fotografía documental de autores emergentes. Una genial locura bajo el lema "Del negativo sale el positivo" que cumple ahora cuatro años y prepara el lanzamiento de su número 15 proponiendo nuevas formas de suscripción y apoyo para los valientes que se sumen a esta aventura. De todo ello hablamos con los impulsores de la revista, que contestan coralmente a nuestras preguntas por correo electrónico.

Una revista en papel dedicada a la fotografía documental y a fotógrafos emergentes. Hay que ser muy valientes o estar muy locos para lanzarse a algo así y conseguir salir adelante tras cuatro años.

Probablemente locos, desde luego. Desde nuestros comienzos a través del apoyo recibido y la empatía que despertó el proyecto, vimos que PIEL de FOTO es un medio necesario. Obviamente, el contexto del punto de partida en 2009 es muy diferente del actual. Lo importante es potenciar y mezclar los distintos medios a nuestra disposición para seguir desarrollando y perfilando nuestro sueño y trabajo.

¿Por qué en papel?

Desde PIEL de FOTO defendemos no sólo la difusión de la fotografía documental de los fotógrafos emergentes, sino que reivindicamos el espacio que muchos reportajes no encuentran en los medios de comunicación tradicionales. Muchas veces, dichos reportajes desaparecen entre publicidades y masas de texto. En PIEL de FOTO las imágenes e historias cobran vida por sí mismas, son la esencia de la narrativa visual y además forman parte de la experiencia de palpar las imágenes para que no se pierdan en el mundo virtual.

Foto: PIEL de FOTO
Portada del último número de la revista PIEL de FOTO, una publicación gratuita impulsada por Clara Cano, Adriana Nicosia, Juan Azpiazu Beitia, Celeste Arroquy y Barbara Beltramello.

¿Cómo se financia un proyecto como éste? ¿La apuesta por un medio gratuito es una forma de situarse en los márgenes del circuito más "comercial"?

Defendemos la idea de que la fotografía documental, así como las historias que contamos, no sólo lleguen a un público objetivo interesado en este medio o a profesionales de la fotografía. La gratuidad asegura que la revista llegue a manos muy diversas y que las historias se conozcan más allá del circuito fotográfico habitual. Ahora acabamos de lanzar una campaña de suscriptores con el fin de asegurar nuestra publicación en papel. Esperamos que tenga una buena acogida, eso sí, es una campaña sólo apta para aventureros.

A lo largo de este tiempo, ¿cuántos reportajes se han publicado? ¿Ha servido PIEL de FOTO como lanzadera de autores?

Durante nuestra historia se han publicado más de 70 reportajes. Para muchos autores ha significado una primera ventana al mundo de la fotografía y los medios. Muchos otros han dejado de ser fotógrafos emergentes para consolidarse como auténticos profesionales. Para nosotros el principal valor reside en el trabajo basado en esa visión especial, en esa historia peculiar que se cuenta. Todo esto va mucho más allá del nombre que acompañe las fotografías.

PIEL de FOTO se centra en la fotografía documental desde una perspectiva muy amplia. ¿Hay vida más allá del fotoperiodismo de conflicto, que es posiblemente el más conocido y mediático?

"El fotoperiodismo está más vivo que nunca. La cámara fotográfica es hoy un objeto universal y las maneras de difusión de la fotografía son mucho más amplias que en el pasado"

Apostamos por una fotografía que retrate historias más convencionales, más cercanas a nuestra realidad. Éstas suelen pasar mucho más desapercibidas que los grandes conflictos que suceden a miles de kilómetros. Aunque también damos sitio en nuestra revista a historias internacionales, para PIEL de FOTO es relevante el enfoque con carácter local de las historias mostradas. Defendemos la pluralidad de las narraciones. Parece existir un mismo filtro impuesto por el mercado. Es difícil alejarse de él, pero siempre intentamos no estar sujetos.

Uno de los pilares de la revista es publicar reportajes que no tendrían salida en otros medios. ¿Son este tipo de iniciativas la última esperanza para la fotografía documental?

La fotografía documental, hoy más que nunca, supera los propios límites establecidos por la antigua difusión. Es la misma fotografía documental la que ha encontrado nuevas vías de difusión, la que ha cobrado una nueva relevancia y se ha abierto camino a través nuevos formatos. Existen muchas iniciativas interesantes que apoyan a la fotografía documental.

Da la sensación de que los medios sólo se acuerdan de los fotógrafos cuando mueren o ganan algún premio. ¿Está muerto el fotoperiodismo en los medios tradicionales?

El fotoperiodismo, como antes hemos dicho, está más vivo que nunca. El instrumento base, la cámara fotográfica, es hoy en día un objeto universal, y las maneras de difusión de la fotografía son hoy en día mucho más amplias que en el pasado. Tanto en la fotografía como en otras disciplinas y expresiones artísticas, el reconocimiento no siempre vino en vida. No es algo exclusivo de la fotografía documental.

En PIEL de FOTO la imagen manda sobre el texto. ¿Una buena foto no necesita ser contada o explicada?

No es que una imagen valga más que mil palabras, es que hoy en día las imágenes sobresaturan nuestro entorno. Creemos que las historias con un hilo narrativo bien construido, si además se les otorga un espacio especial, pueden no tener que estar acompañadas de un texto periodístico excesivamente largo. El problema muchas veces en los medios tradicionales es que no se dispone de este espacio. PIEL de FOTO defiende el poder de una imagen bien construida. Hacerlo al revés. Sólo es otra manera de expresión, confiar más en la interpretación de las imágenes por parte de los lectores.

Foto: PIEL de FOTO
Una componente de PIEL de FOTO promociona la revista en la calle.

Tras cuatro años de experiencia en este mundo editorial un tanto alternativo, ¿qué habéis aprendido? ¿Cuál es el siguiente paso?

Hemos aprendido a confiar en nuestra propia locura. Si algo tenemos claro, es que siempre tenemos que reinventarnos, adaptarnos a las circunstancias y ser creativos para dar el siguiente paso. Queremos experimentar con nuevas fórmulas, nuevos planteamientos. Las ideas nos sobran. Sólo hay que aunar fuerzas y perfilar objetivos comunes.

Del negativo sale el positivo, dice uno de vuestros lemas. ¿Podemos ser optimistas con el futuro de la fotografía documental? ¿Y de la profesión?

Es fundamental tener una visión positiva de la profesión para continuar avanzando. La mejor receta es ser optimistas, pero también tener una pizca de realismo para afrontar la transformación continua del medio. Mantenerse atento, reflexionar pausadamente y apostar con decisión por los objetivos que nos planteamos son medidas clave para seguir adelante.

Artículos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar