Actualidad
UN VISTAZO A LO úLTIMO DE ADOBE

Photoshop CS3: novedades, las suficientes

 
19
ABR 2007

La expectación que genera la llegada de cada nueva versión del programa estandarte de Adobe está justificada. Hoy día ya nadie discute que Photoshop lleva años haciendo sombra a cualquier otro software de retoque fotográfico -aunque los haya muy aplaudidos- y el nuevo CS3, cuya edición anglosajona ha salido a la venta esta semana, sigue reivindicando su privilegiada posición.

Lo primero que salta a la vista al acceder al nuevo Photoshop CS3 es la disposición de las paletas, más elegante y flexible que en las versiones anteriores. Si antes se minimizaban como barra horizontal, ahora se reducen a un simple icono, o bien a un icono con nombre.

Las paletas se organizan en grupos, y éstos en paneles verticales que se expanden horizontalmente al pulsar sobre su borde superior. Si solamente queremos desplegar una paleta, lo hacemos pulsando sobre su icono. Se mantendrá así hasta que volvamos a pulsar su icono o despleguemos otra diferente.

En cualquier momento podemos redistribuir las paletas -incluso creando más paneles-, independizarlas o cerrarlas. La paleta Pinceles es muy ancha, por lo que compensa hacerle un panel aparte, y la paleta Animación no puede minimizarse a modo de icono, por lo que es mejor cerrarla mientras no se utilice.

En la caja de herramientas principal podemos optar ahora por ajustar los iconos en una o en dos columnas.

Curvas con histograma
El corazón de un programa de retoque es su capacidad de ajuste tonal. En este capítulo, el CS3 presenta un par de novedades.

Por fin, en la herramienta Curvas podemos ver como fondo el histograma, una buena ayuda visual que otros programas siempre ofrecieron. Hubiera sido muy interesante la superposición interactiva del histograma resultante del ajuste.

También podemos, opcionalmente, mantener visible la posición original de la curva, o ver superpuestas las curvas de los distintos canales. Aunque esto, sin razón aparente, solamente funciona cuando operamos en el canal compuesto RGB o CMYK (en el modo Lab, por tanto, no es posible).

La herramienta Curvas presenta un nuevo aspecto.

Algunos detalles que el CS3 también esgrime como novedades en este terreno son una casilla para activar sobre la imagen el aviso de sobreexposición y una pequeña colección de curvas básicas predefinidas, además de cierto despilfarro de espacio en el tamaño del cuadro.

Otro pequeño lote de ajustes predefinidos se incorpora al Mezclador de canales, que sigue sin permitir la salida de la mezcla a un canal nuevo. Una posibilidad que sí ofrece, por ejemplo, el comando Calcular y que sería tan útil para definir máscaras de selección desde el mezclador.

Conversor a monocromo
La nueva herramienta de ajuste en el CS3 se llama Blanco y negro, y permite crear imágenes monocromas y virados. Su funcionamiento resultará familiar a quien haya utilizado el mismo mezclador de canales o la función Equilibrio de color.

Esta nueva opción presenta seis reguladores de color rgbcmy, graduables entre -200% y 300%. Un total de 300 da un resultado igual de luminoso que el original. Ofrece, además, varias preconfiguraciones que simulan filtros de color, de alto contraste, de densidad neutra o de infrarrojos.

Ajuste para un virado a sepia con la nueva herramienta Blanco y negro.
Más funciones a 16 y 32 bits
Ni Curvas ni Blanco y negro están disponibles en 32 bits, como tampoco el trabajo por capas. Eso sí, el CS3 incluye herramientas que ya funcionaban a 16 bits en la versión anterior, como Aplicar imagen o Calcular, así como los filtros Máximo y Mínimo.

Esperemos que algún día se incorpore esta profundidad de bits a herramientas importantes como Curvas, y a filtros como Licuar, Ruido o Personalizado.

Por desgracia, no se han producido para el trabajo a 16 bits avances comparables a los que aportó en su día la versión 9 de Photoshop.

Es cierto que todas las herramientas de ajuste -a excepción de la prescindible Variaciones- funcionaban ya a 16 bits. En cuanto a filtros, sin embargo, la única incorporación ha sido la de Nubes y Nubes de diferencia, mientras continúan ausentes otras bastante útiles, como Extraer, Desenfoque suavizado, Creador de motivos, Efectos de iluminación, Distorsionar, Destramar, Mediana, Texturizar, o la propia Galería de filtros.

Selecciones
El nuevo compañero de la varita mágica es el Selector rápido, que se maneja arrastrándolo como un pincel y va añadiendo a la selección -o restando, si se pulsa simultáneamente la tecla Alt- partes de la imagen. Al entrar el pincel en una zona más o menos homogénea, el contorno de la selección avanza hasta el siguiente borde.

Naturalmente, la homogeneidad y lo que podemos llamar borde no siempre es fácil de definir, por lo que este selector es muy rápido unas veces, pero otras resulta bastante ineficaz.

Quizá más interesante es el nuevo comando para perfilar selecciones, llamado Refine Edge en la versión en inglés.

Selección hecha con Quick Selection Tool, en el proceso de ajuste con los controles de Refine Edge.

Por una parte, reúne los comandos clásicos de suavizar (redondear), calar, expandir o contraer el contorno de la selección; por otra, suma una nueva función para que la selección se desvanezca en las zonas próximas al borde, pero conservando los detalles que destaquen sobre el fondo.

El desvanecimiento se regula con el radio, y los detalles a conservar, con el contraste. Llega a ser muy útil -practicando un poco- para seleccionar formas que se hacen muy difíciles con otras herramientas, como las ramas de los árboles o el pelo.

Más aún, el reajuste de la selección puede hacerse en cinco modos de visualización: contorno intermitente, máscara en blanco y negro, máscara rápida, fondo negro y fondo blanco. Este comando está disponible en el menú Selección, y también en la barra de opciones con cualquier herramienta de selección.

Origen de clonación
Interesantísima y novedosa es la posibilidad de previsualizar la lectura del tampón de clonar. Con la opción Mostrar superposición, al tomar la muestra en la imagen y mover el ratón podemos ver una capa semitransparente sobre la imagen que nos permite situar a nuestro gusto la muestra (incluso con precisión numérica, si antes de comenzar a pintar indicamos el valor del desplazamiento en la paleta Clone Source).

Previsualización de clonación.

En la misma paleta podemos variar el ancho, alto y ángulo de rotación de la clonación. Lástima que no sea posible, por ejemplo, reflejarla horizontalmente. Se pueden guardar, además, cinco configuraciones de estos parámetros.

Más modos de fusión
Se añaden en la última sección para imágenes de 24 a 48 bits los modos Color más claro y Color más oscuro, que vienen a solucionar un pequeño inconveniente de los clásicos Aclarar y Oscurecer.

Estos últimos, al aplicarse en imágenes monocromas, hacían que el píxel más claro o el más oscuro de los superpuestos fuera el único visible. En cambio, dado que todos los cálculos de modos de fusión en Photoshop se hacían canal por canal, en imágenes RGB resultaba un color diferente a los dos superpuestos. Por ejemplo, dos primarios rojo y verde en Aclarar dan amarillo, porque cada uno es más claro en un canal.

Color más claro y Color más oscuro -quizá los encontremos como Aclarar color y Oscurecer color cuando llegue la versión en castellano- descartan directamente uno de los píxeles, mostrando sin alterar aquel que tenga un valor de luminosidad en código Lab mayor o menor. Es de agradecer su contribución al realizar fundidos entre imágenes de tonos muy definidos.

Filtros inteligentes

Los objetos inteligentes, que ya aparecieron en la versión anterior de Photoshop, tenían en común con los efectos de capa y las capas de ajuste la idea de preservar los datos de imagen y anotar las modificaciones, que sólo se previsualizan hasta que se combinan realmente con las capas de imagen.

Disposición en la paleta Capas del filtro Máscara de enfoque como filtro inteligente.

El mismo principio se aplica ahora a los filtros. Basta con convertir una capa a objeto inteligente, y los filtros se asociarán como los efectos de capa, con su máscara y con la posibilidad de eliminarlos o modificarlos en cualquier momento, manteniendo íntegros los datos de la capa.

Procesamiento RAW
Lo más destacable en la nueva versión de Adobe Camera Raw es que trabaja con archivos JPEG y TIFF. Ello se traduce en una mayor comodidad para quienes prefieren prescindir de ajustes posteriores y procesar íntegramente sus fotografías mediante el conocido plug-in para Photoshop.

Pero hay más. Para ajustar cómodamente los valores más altos del histograma, el controlador Recuperación amortigua la sobreexposición, y Luz de relleno y Negros aclaran u oscurecen la imagen actuando visiblemente en la zona oscura, sin apenas intervenir en la más luminosa.

Adobe Camera Raw ofrece ahora dos maneras de manejar la curva de ajuste tonal: por puntos y paramétricamente. Con esta última, el histograma viene dividido en cuatro grados: altas luces, claros, oscuros y sombras. Con unos reguladores bajo la curva podemos definir en qué valor se pasa de una a otra categoría, y con otros externos aclarar u oscurecer cada zona.

Manejo paramétrico de Curvas en Camera Raw 4.

No veo claro para qué tipo de usuario está pensada esta funcionalidad, porque no resulta ni más manejable ni más versátil que la curva por puntos. Seguimos, además, sin poder aplicar curvas canal por canal, privando así al procesamiento RAW de algo tan interesante como la posibilidad de corregir las desviaciones de color numéricamente, mediante muestras.

Sin embargo, al ajuste "manual" del color se le amplían los recursos con la completísima herramienta HSB, que regula de manera independiente el tono, la saturación o la luminosidad de ocho franjas tonales diferentes. También Split Toning, que desconozco si está pensada para ello, es capaz de hacer muy fácilmente lo mismo que un mapa de degradado bitonal, a modo de duotono.

Más mejoras
Otras novedades del CS3 están encaminadas a facilitar el trabajo de los aficionados a las imágenes de alto rango dinámico por combinación HDR, a la fotografía panorámica, la fotografía médica, la astrofotografía, el vídeo digital...

En efecto, el programa ha mejorado la combinación automática de diferentes imágenes, tanto tonal (HDR) como espacial (panorámicas, mosaicos).

Además, en la versión extendida de CS3 se añade la reducción de ruido por superposición de múltiples tomas, la compatibilidad con diversos formatos de imagen 3D -que ahora pueden importarse de forma flexible, interpretando su orientación y renderizado- o la previsualización en formatos de vídeo.

La exportación a PDF tiene pocas funciones más, como la posibilidad de incluir anotaciones, metadatos y un color de fondo. En el control de la salida impresa, prácticamente nada nuevo: se puede indicar el número de copias y girar 90 grados la dirección del papel, pero no rotar la fotografía ni componer la página para imprimir dos o más imágenes diferentes.

Nuevas opciones en la exportación a PDF.
Desiderata
Aunque las diferencias entre el CS3 y anteriores versiones son suficientes para justificar el lanzamiento de esta última, quien disponga de PhotoShop 9 y lo use básicamente para el ajuste de fotografías no sentirá la urgencia de actualizarse.

Las mejoras demuestran la preocupación por dar respuesta a los nuevos usos de la imagen fotográfica (conversión RAW, HDR, fotografía médica, astronómica y panorámica) y por estrechar la integración con otros campos de la imagen digital (diseño, animación, vídeo, móviles, 3D).

Con todo, queda la sensación de que en lo central, la capacidad de ajuste y retoque, no se ha mostrado la audacia de otras versiones. Entre las sugerencias que se pueden hacer para el futuro, ya he comentado la posibilidad de que el ajuste de Curvas pueda hacerse por canal en la conversión RAW. He aquí otros pequeños detalles que voy anotando para cuando vuelvan los Reyes Magos:

- Para el comando Corrección de lente, que sea posible desplazar el centro y los ejes en el momento de ajustar el viñeteo o la perspectiva. Y que también se puedan rotar los ejes, no sólo la imagen.

- Para el filtro Licuar, una cuadrícula activa o que se pueda trazar mediante vectores.

- Para la herramienta Punto de fuga, poder hacer selecciones elípticas en perspectiva y funciones para sumar, restar y combinar selecciones.

- Para trabajar con pincel o aerógrafo, atajos de teclado con los que se pueda regular el tamaño y la dureza del pincel o manejar el zoom, y que no desaparezcan o se escondan en otras teclas cada dos por tres.

- Para el texto, la exportación a PDF o la impresión, ir encontrando algunas de las muchas funciones que tiene -por ejemplo- InDesign.

Y por favor: que supriman eso de desplegar sólo parte de los comandos de menú. ¡Qué cosa tan incómoda!

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar