• Bipartidismo
  • Menos fans y más clientes
OpiniónContando píxeles

PhotoLeaks

 
20
DIC 2010

Antes de que el bueno de Julian Assange pusiera de moda esto desvelar los trapos sucios de la diplomacia estadounidense -y de paso de los palanganeros de turno-, el tema de las filtraciones ya era el pan nuestro de cada día en este sector.

No me refiero a simples rumores, meras especulaciones o esas prácticas de futurología que de vez en cuando a todos nos gusta a hacer. Hablo de documentos publicados antes de tiempo, de completas hojas de ruta que ven la luz sin que -aparentemente- nadie sepa cómo, o de fuentes bien informadas que deciden compartir lo que saben con el resto de la humanidad.

En realidad, como ocurre muchas veces con los documentos publicados por WikiLeaks, pasada la primera histeria y el titular con Arial 24, tampoco es para rasgarse las vestiduras: en la mayoría de los casos se trata de simples confirmaciones de lo que los malpensados de turno ya imaginábamos. Piensa mal y acertarás, que dicen los clásicos.

A veces es demasiado evidente que son las propias compañías las que alimentan el juego de las filtraciones

Así que, tras dar un rápido repaso a la actualidad de estos últimos doce meses -hay que ver lo que nos cunde un año, por cierto-, ¿cuáles han sido las filtraciones más interesantes y jugosas en el mundillo fotográfico?

Lo cierto es que la primera impresión ha sido un poco decepcionante. Ya no se filtra como antes, pensaba mientras recordaba los gloriosos años en los que alguien te adelantaba sin darse cuenta el lanzamiento de una nueva cámara a ocho meses vista o incluso te dejaba caer la lista de la compra de alguna gran multinacional.

En realidad, lo que ocurre es menos dramático. Simplemente hemos acabado por acostumbrarnos a las filtraciones diarias, y como ocurre con la televisión basura o los informativos llenos de sucesos escabrosos, nuestra capacidad para sorprendernos se ha reducido considerablemente.

Tras unos cuantos años en los que el 90% de las cámaras ya se conocen al detalle unos días antes de su presentación oficial -el cachondeo en el campo de los móviles es, por lo visto, mucho mayor-, eso ya no es suficiente para alegrarnos el día.

"Una filtración deja al descubierto las Panasonic Lumix DMC-G2 y G10", decíamos en marzo. "Salen a la luz datos e imágenes de las supuestas Sony A55 y A33 y su espejo 'pellicle'", comentábamos en pleno mes de agosto. "La Samsung NX100 vuelve a filtrarse antes de su anuncio", repetíamos con aire cansino el pasado mes de septiembre.

Y así una lista interminable en la que es más fácil señalar las cámaras que han llegado puras y virginales a su correspondiente rueda de prensa que las que han dado munición a las cada vez más abundantes páginas web dedicadas exclusivamente a esto de los rumores fotográficos.

Tras esta aburrida letanía siempre se encuentra la sospecha de que, al menos a veces, son las propias compañías las que alimentan este juego. En algunos casos resulta incluso demasiado evidente.

Por ejemplo, hace menos de un mes quedaba al descubierto lo que parecía ser la hoja de ruta del sistema NX de Samsung hasta 2013. Nada más y nada menos. Curiosamente, ocurría sólo tres días después de que la firma sacara pecho en torno a su presencia en el mercado fotográfico y augurara grandes planes para los próximos años.

¿Casualidad? Podría ser, pero nuestro agudo instinto periodístico -en la pública, pero hemos estudiado, oiga- nos sugiere que no. ¿Qué mejor forma de llamar la atención que insinuando unos documentos que certifiquen que ahora vas a tomarte en serio este mercado?

No hay que olvidar que para que haya una filtración tiene que haber necesariamente una fuente. O varias. Dar con ellas, descubrir lo que saben y por qué, confirmar que no es una tomadura de pelo o un simple rumor que les ha llegado de algún sitio extraño, y en definitiva cazar al vuelo la historia antes que nadie es uno de esos pequeños placeres que aún nos queda.

Visto lo visto, parece que no andábamos muy desencaminados este año con el seguimiento informativo de algunas filtraciones

Una de las contadas veces en que nos acordamos de que, aunque hablamos de trastos de cuestionable importancia para el devenir de la especie, esto que hacemos debería parecerse bastante al trabajo de un periodista. Claro que tampoco es que esté la profesión como para ir presumiendo de ella.

A veces fracasamos estrepitosamente. Después de perseguir y dar la lata incansablemente con la Panasonic Lumix DMC-LX4, fuimos incapaces de arañar ningún detalle antes de que se anunciara. Y para colmo se llamó LX5.

Otras veces nos acercamos más. Como, por ejemplo, cuando en julio de este año adelantamos los planes de Olympus para el sistema Cuatro Tercios, o cuando apuntamos en abril que la Nikon D700 tenía todavía vida para rato y que hasta 2011 no habría relevo.

En ambos casos, no faltaron quienes dudaron de nuestra versión -eso siempre es sano- y los que confundieron la labor del mensajero con la de los protagonistas de la información. Pero, llegados a finales de año y visto lo visto, parece que no andábamos muy desencaminados. Igual está mal que yo lo diga. Pero, qué demonios, es Navidad.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar