Crónica

La Photokina de las compactas

 
21
SEP 2010
Iker Morán   |  Colonia

Aunque enfrascados en esa especie de guerra entre los defensores de las SLR de toda la vida y los que optan por enterrar el espejo de una vez por todas (algo así como una lucha entre el bien y el mal, y que cada cual asigne los papeles) a veces perdemos el norte, según nos alejamos de Photokina rumbo al hotel las cosas empiezan a coger forma.

A mitad de camino del característico puente que atraviesa el Rin con la catedral de Colonia de telón de fondo -hace una tarde estupenda para volver paseando-, nos sorprendemos contando mentalmente el número de réflex y de cámaras sin espejo que se han lanzado estas últimas semanas.

Las compactas han liderado una revolución silenciosa que les ha permitido recuperar el protagonismo que habían perdido frente a las SLR

¡La clave están en las compactas!, grito de repente en plan eureka. En circunstancias normales todo el mundo se hubiera girado, pero ahora mismo los sufridos habitantes de esta pequeña ciudad germana bastante tienen con ser invadidos por centenares de individuos de toda índole que, cámara al cuello, parecen dispuestos a retratarlo absolutamente todo. Otro chalado recién salido de Photokina, pensarán.

Pero sí, sigilosamente las cámaras compactas han recuperado de repente el protagonismo que durante todos estos últimos años sus hermanas mayores les habían ido arrebatando. Ha sido una revolución silenciosa que, de repente, parece haber tomado forma con el anuncio de la Fujifilm FinePix X100.

Esta singular y bella compacta ya es la comidilla de todas las reuniones. ¿Has pasado por el stand de Fujifilm? ¿Es bonita, eh? Qué interesante lo del visor híbrido, ¿verdad?, comentan los chicos de la prensa en las breves charlas por los pasillos. Mientras, el resto de firmas ponen la oreja, a ver si consiguen descifrar qué demonios es eso que parece tener a todo el mundo cautivado.

A casi todo el mundo, claro, porque seguro que ayer a primera hora en Olympus no estaban demasiado contentos. El anuncio del desarrollo de una compacta de gama alta -correcto, otra compacta en los titulares- iba a ser la noticia del día. Al menos hasta que la X100 saltó a la palestra.

Por eso, a veces lo mejor es optar por la discreción. Como Leica, que colocó sus nuevas D-Lux 5 y V-Lux 2 (¡otras dos compactas!) en una vitrina de su stand justo antes de que estos dos modelos fueran anunciados de forma oficial. Algo que, por cierto, sigue sin haber ocurrido a las intempestivas horas en las que se está perpetrando esta crónica.

¿Más compactas? Por supuesto: la Canon PowerShot G12, que sin ser ni una gran novedad ni un anuncio de última hora, también ha conseguido ser uno de los puntos de interés del clásico cóctel que organiza la firma cada Photokina y que este año celebraba además el 20 cumpleaños de las IXUS.

Sólo una EOS-1Ds Mark III acompañada del efectista Canon 8-15 mm f4 EF L ha conseguido separarnos de la G12. Lástima que hayamos sido placados justo en el momento en que esa separación se convertía en una huida -cámara y óptica en mano, claro- por la orilla del Rin.

La recién anunciadas compactas de gama alta de Fujifilm y Olympus: la FinePix X100 (arriba) y el molde mostrado en Photokina por la segunda compañía, que incorpora un objetivo Zuiko.

Pero la cosa no va sólo de compactas de más de 500 euros. Por debajo también hay vida, y algunas de las novedades más sugerentes de estos días han visto la luz durante la jornada de prensa de Photokina.

La Casio con GPS híbrido, por ejemplo, a la que esperamos echarle el guante pronto. O esa Minox PX3D que también habrá que visitar para ver si conseguimos entender cómo funciona.

Y es que, ¿quién necesita ópticas intercambiables teniendo una Pentax Optio RS1000 con carcasas personalizables o una NB1000 -que esperemos que haya venido de visita en Photokina- con sus piezas de Lego y todo?

Las modas cambian muy deprisa, y ahora lo que se vuelve a llevar son las compactas. Ya veremos mañana.

Pero sí, sigilosamente las cámaras compactas han recuperado de repente el protagonismo que durante todos estos últimos años sus hermanas mayores les habían ido arrebatando. Ha sido una revolución silenciosa que, de repente, parece haber tomado forma con el anuncio de la Fujifilm FinePix X100.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar