Actualidad
PHOTOKINA 2006: REPORTAJE

Más réflex, nuevos actores y los habituales prototipos

 
11
OCT 2006

Muchas novedades y pocas sorpresas. Si fuera posible condensar en pocas palabras la última edición de Photokina, éstas serían las adecuadas. El más de medio centenar de compactas presentadas en las últimas semanas no ha sido capaz de robar protagonismo a unas réflex cada vez más afianzadas con la llegada al sector de nuevas marcas. Rematan el cartel algunos estrenos en forma de prototipo y, cómo no, la insistencia del mercado en la impresión y el fotoacabado.

Enfrentarse a las notas recopiladas -con la tinta aún fresca- durante una semana de despliegue informativo de QUESABESDE.COM en Colonia e intentar concentrarlas en unos pocos párrafos es una tarea que se antoja imposible. Tan sólo la enumeración de todos los modelos que han ido apareciendo a lo largo del último verano con la vista puesta en Photokina 2006 ocuparía bastante más espacio.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La popular feria germana de la fotografía y la imagen se celebró desde el pasado 26 de septiembre al 1 de octubre en Colonia.

Todavía hoy, dos semanas después de su clausura, QUESABESDE.COM sigue publicando vídeos, entrevistas y artículos relacionados con una de las ferias que mayor repercusión mediática tiene en el sector.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Uno de los muchos espectáculos de Photokina, en este caso al aire libre y con aves rapaces como protagonistas.

Según los organizadores de la feria de Colonia, la edición de este año ha sido la más grande y una de las más interesantes en los 56 años de vida de esta cita bianual. Los datos manejados hablan de más de 160.000 visitantes y más de 1.500 distribuidores provenientes de 46 países.

Impresión y revelado, por supuesto
Con estas cifras como telón de fondo, lo que sí es cierto es que el contacto con las últimas cámaras del mercado y las charlas mantenidas con los responsables de las compañías más importantes sí permiten hacerse una idea de la dirección que a partir de ahora toma el mercado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El fotoacabado y HP, conceptos indisolubles en Photokina 2006.

Un rumbo que, en primer lugar, apunta claramente hacia la impresión, las copias en papel y el fotoacabado como principal soporte de un mercado que todavía no ha conseguido alejar la sombra de la crisis.

Canon EOS 400D
Canon EOS 400D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero más allá de este dato, que últimamente se repite en cada evento, sí hay un titular que puede extraerse de Photokina 2006: la definitiva consolidación de las réflex digitales. Es ésta una apuesta cada vez más clara de la mayoría de las compañías, que intuyen los primeros síntomas de agotamiento en el segmento de las compactas.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El futuro parece pasar, por tanto, por los cuerpos, y sobre todo por las ópticas intercambiables, que es precisamente donde reside el principal negocio.

Olympus E-400
Olympus E-400
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a ello, es innegable que todavía un buen número de compactas son capaces de recabar la atención del público y colarse entre los titulares más destacados de la feria de Colonia. Modelos como la Canon PowerShot G7 la peculiar DP1 de Sigma, todavía en estado prototípico, así lo acreditan.

La consolidación de los 10 megapíxeles
Por si aún quedaban dudas de que la época de las réflex de 6 megapíxeles ya estaba enterrada, Photokina ha servido para afianzar la idea de que las nuevas SLR se mueven en torno a los 10 megapíxeles. Y así ocurre tanto con los modelos más sencillos como con las apuestas de gama profesional.

Pentax K10D
Pentax K10D
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sigma SD14
Sigma SD14
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Precisamente, el reparto entre cuerpos para aficionados y modelos avanzados es otro de los aspectos reseñables. Aunque la ausencia de novedades por parte de Nikon, Canon u Olympus pueda llevar a equívoco, en realidad esta edición de Photokina ha servido para conocer o reencontrarse con más de media docena de cámaras con aspiraciones muy serias: la Pentax K10D (y su clon Samsung GX-10), la Sigma SD14, la tardía FinePix S5 Pro, la Leica M8... y junto a ellas, la Panasonic Lumix DMC-L1 y su versión bautizada por Leica como Digilux 3.

Leica M8
Leica M8
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También es cierto que la lista de nuevas cámaras de gama no profesional tampoco se ha quedado corta. Configuran este grupo la diminuta E-400 de Olympus, la Canon EOS 400D la Nikon D80, las Pentax K100D y K110D y la Sony A100.

Sony A100
Sony A100
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque la mayoría de compañías han ido desperezándose durante las últimas semanas -sólo Sigma y Fujifilm han mantenido el misterio hasta el último momento-, está claro que no será posible acusar a Photokina 2006 de traer pocas novedades bajo el brazo.

Panasonic Lumix DMC-L1
Panasonic Lumix DMC-L1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Otro tema más discutible sería el interés o la verdadera innovación que aportan todas estas incorporaciones a los respectivos catálogos. En este sentido, la Leica M8 y la Pentax K10D podrían perfilarse, tal vez, como dos de las cámaras acogidas con más entusiasmo.

Ópticas para todos los bolsillos
Los intensos movimientos acaecidos en el campo de las réflex digitales han sido secundados por interesantes novedades en el terreno óptico.

Si Nikon apostaba por el Nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 para acompañar a la D80, Canon parecía estar dispuesta a presentar un nuevo cuerpo profesional -aunque no fue así- al mostrar los EF 50 mm f1.2 L y 70-200 mm f4 IS.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sigma renovó parte de su flota de objetivos, con nuevas versiones para montura Cuatro Tercios.

Olympus se decantaba por la miniaturización de los Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 y 40-150 mm f4-5.6, mientras el estándar Cuatro Tercios se refuerza con la aparición de la ya citada Digilux 3 y los objetivos Leica D 14-50 mm y D 25 mm f1.4.

Sigma también ha puesto su granito de arena con la adaptación a la bayoneta Cuatro Tercios de cuatro de sus objetivos, mientras otras ópticas se modernizaban o daban el salto a la estabilización.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La Sony A100, con un Carl Zeiss Sonnar T* 135 mm f1.8.

Carl Zeiss tampoco ha querido ser menos y ha sido protagonista por partida doble. Si en el stand de Sony su presencia junto a la Sony A100 era notable, la compañía germana también ha aprovechado la ocasión para anunciar nuevas ópticas ZF, con montura Nikon.

Veteranos y recién llegados
En los once pabellones de Photokina se han dado cita, tal vez más que nunca, firmas con un largo bagaje histórico en su poder y otras que acaban de dar el salto del mundo de las compactas digitales al territorio réflex.

Samsung GX-10
Samsung GX-10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sony parece, sin duda la más decidida, con un imponente despliegue en torno a la A100. Samsung mantiene su peculiar relación con Pentax con la nueva GX-10, y Panasonic tendrá que repartirse el mercado más elitista de su L1 con la nueva Digilux 3.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las novedades de Leica, incluida la Digilux 3, en la parte superior de la imagen.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Aunque discreta, la presencia de AgfaPhoto en Photokina no pasó desapercibida.

Mientras tanto, históricos como Leica, Carl Zeiss, Hasselblad -con su H3D- o Sinar reclaman su espacio en los titulares, aunque más sorprendente resulta toparse con una resucitada y digitalizada AgfaPhoto, de la mano de Plawa.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La veterana Hasselblad mostró su nueva H3D.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Apple aprovechó Photokina 2006 para presentar a lo grande la versión 1.5 de Aperture.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nokia dio a conocer su nueva apuesta fotográfica en forma de teléfono, el N95.

Entre los recién llegados, Apple se estrena en Photokina, mientras nombres como Nokia -que mostró su nuevo N95, de 5 megapíxeles- empiezan a resultar ya familiares en este tipo de eventos, en los que las opciones de impresión propuestas por Kodak y HP son parte del repertorio habitual.

Algunas sorpresas
Entre tanta novedad prevista, también ha quedado espacio para alguna sorpresa de última hora en esta Photokina que se despide hasta 2008. La más inesperada fue, tal vez, la FinePix S5 Pro, que llego tarde y en forma de prototipo en desarrollo. La cámara no estará lista, aseguran, hasta principios del próximo año.

Fujifilm FinePix S5 Pro
Fujifilm FinePix S5 Pro
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo parecido ocurrió con la DP1, una curiosa compacta con la que Sigma sorprendió al dotarla del mismo sensor que la SD14 y una óptica fija de 28 milímetros. Algo, sin duda, menos esperado que la reaparición de la saga PowerShot G de Canon.

Sigma DP1 (prototipo)
Sigma DP1 (prototipo)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva G7 supone la resurrección de la veterana serie PowerShot G de Canon.

Como la FinePix S5 Pro o la DP1, también aparecieron tras una vitrina un molde que promete ser la próxima SLR de gama profesional de Olympus y la eternamente prototípica Pentax digital de formato medio, la 645, que no acaba de ver la luz.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La Pentax 645 de formato medio digital, aún en desarrollo.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El prototipo no operativo de la próxima SLR de gama profesional de Olympus se coló entre los principales titulares de Photokina 2006.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Olympus mostró sus primeros prototipos de madera comprimida.

En el capítulo de las curiosidades, los experimentos de Olympus con el uso de la madera para fabricar cuerpos de compactas merecen una referencia, como las miniaturas y cámaras enjoyadas de Minox.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El acceso principal al recinto ferial de Photokina, cuya próxima edición se celebrará en 2008.

En resumidas cuentas, novedades y promesas suficientes para mantenernos no sólo ocupados durante lo que queda de año, sino bien atentos a lo que pueda pasar cuando despunte 2007.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar