Crónica
PHOTOKINA 2006: CRóNICA

Marcando historia

 
28
SEP 2006
Iker Morán   |  Colonia

Teniendo en cuenta los horarios germanos para esto de la alimentación, parece poco probable que una copiosa cena sea la responsable de una noche repleta de sueños un tanto extraños. Tal vez sea cuestión de esa maldita manía que tienen por aquí con el agua con gas -el raro eres tú, si quieres agua normal- o que la expedición de QUESABESDE.COM a Colonia ande destripando la actualidad fotográfica a golpe de teclado hasta intempestivas horas de la madrugada en un hotel. O de extrañar la propia cama, quizá.

Sea cual sea la causa, estoy casi seguro de haber tenido unas visiones realmente peculiares esta noche. Estaba en un pabellón repleto de luces, música y cámaras fotográficas. Sin embargo, entre todas esas máquinas y pese a buscar con insistencia, no conseguía encontrar ningún expositor donde quisieran venderme película.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"Me miraban extrañados cuando les explicaba aquello de los haluros de plata, y ellos cambiaban de tema, diciéndome que si quería imprimir vía Bluetooth las fotos del móvil."

Me miraban extrañados cuando les explicaba aquello de los haluros de plata, y ellos cambiaban de tema, diciéndome que si quería imprimir vía Bluetooth las fotos del teléfono móvil a 30 x 45 centímetros. Mate o brillo, preguntaban sonrientes.

Confundido, comencé a caminar errante. Pero tuve que salir corriendo al toparme con unas modelos intentando formar con sus cuerpos la palabra Exilim, mientras alguien comentaba algo sobre unas cámaras Casio.

Del teléfono móvil de Nokia con 5 megapíxeles, mejor ni hablamos, porque creo que eso sí se debe a la última copa de vino blanco con denominación de origen próxima a las costas del Rin.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"Recuerdo, entre espasmos y sudores fríos, algo que parecía un plató profesional en el que un fotógrafo disparaba con una réflex de Samsung."

A partir de este punto, tan sólo recuerdo -entre espasmos y sudores fríos- algo que parecía un plató profesional en el que un fotógrafo disparaba con una réflex de Samsung. Casi tan extravagante como otra visión que ahora se me viene a la cabeza. Agárrense; alguien intentaba colocar un objetivo con el logotipo de Carl Zeiss en la bayoneta de una cámara SLR firmada por Sony.

Afortunadamente, me desperté justo cuando, con una perfecta visión motivada por el uso de unas nuevas gafas basadas en tres capas de color, estaban a punto de explicarme por qué en la Leica M8 había desaparecido la palanca para arrastrar la película y cargar el obturador.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"Alguien intentaba colocar un objetivo de Carl Zeiss en la bayoneta de una cámara SLR de Sony."

Ni que decir tiene que a la mañana siguiente fue posible comprobar, con cierto alivio, que no padecía alucinaciones. Aquellas imágenes reproducían con bastante precisión lo que cualquier visitante podrá descubrir durante estos días en Photokina.

Al menos no estoy loco, pensaba, mientras me preguntaba qué hubiera ocurrido si hace unas cuantas ediciones de Photokina alguien hubiera insinuado que el futuro de la fotografía iba hacia donde se encuentra ahora mismo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"En la Leica M8 había desaparecido la palanca para arrastrar la película y cargar el obturador."

En cualquier caso, al pasear por los stands de Nikon y Pentax, tuve la sensación de que no había sido el único en tener una pesadilla similar. Puede que sea una casualidad, pero resulta que las dos marcas han decidido sacar a pasear este año toda su colección de modelos en unas cuantas vitrinas repartidas por su espacio en la feria.

Allí es posible darse un buen baño de historia al contemplar desde aquellas preciosas Nikon F hasta los primeros y extraños -vistos ahora- ensayos de una réflex digital en forma de E3S. O la larga lista de modelos firmados por Pentax, en la que también conviven una K de 1958 con extraños prototipos digitales que, al menos por aquí, nunca llegaron a ver la luz.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"Puede que sea una casualidad, pero parece que no he sido el único en tener una pesadilla similar: en Photokina 2006 pueden verse desde aquellas preciosas Nikon F hasta los primeros ensayos de una réflex digital en forma de E3S, o una larga lista de modelos y prototipos firmados por Pentax."

Un interesante despliegue que, con cierta sutileza, parece dejar claro -al menos para quien lo quiera entender- que no es lo mismo subirse ahora al tren de la fotografía con mayúsculas, que llevar unas cuantas décadas al pie del cañón. Ya saben: aquello del diablo que sabe más por viejo que por diablo, y todas esas cosas que se dicen cuando veteranos y entusiasmados principiantes se ven las caras.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar