• Joel-Peter Witkin: la historia de la pintura hecha fotografía
  • No hay nuevos artículos de esta serie
Agenda fotográfica

Philippe Halsman: imaginación y poder creativo

1
Foto: Phillippe Halsman
9
AGO 2016
Ivan Sánchez   |  Barcelona

“Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!” llega a Barcelona como la primera gran muestra antológica del fotógrafo que puede verse en España. El Musée de l'Elysée de Lausana y la Obra Social “la Caixa” son los artífices de la retrospectiva más completa del letón, un artista infatigable que a mediados del pasado siglo investigó el universo de posibilidades creativas que ofrecía la fotografía. Sus imágenes de Dalí y Marilyn Monroe son ya iconos visuales de la cultura pop.

Hasta el próximo 6 de noviembre todos aquellos que se acerquen a la antigua Fábrica Casaramona, sede del CaixaForum en Barcelona, tendrán una inmejorable oportunidad (en realidad, está previsto que la muestra viaje más tarde a Madrid) de conocer mejor la obra de Philippe Halsman. A través de más de 300 fotografías seleccionadas entre sus imágenes más icónicas y otras muchas inéditas, los comisarios Sam Stourdzé (director de los Rencontres de la Photographie d'Arles) y Anna Lacoste (comisaria del Elysée de Lausane), proponen al visitante comprender y reconstruir el proceso creativo del autor letón.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Nacido en Riga en 1906, Halsman es un personaje clave para entender la evolución de la fotografía en una época (entre los años 30 y 70 del siglo XX) en la que el medio estaba en plena expansión. Autodidacta con un gran control técnico, trabajó géneros como el retrato (el que más reconocimiento le reportaría), el desnudo, la moda e incluso el reportaje, siempre bajo la premisa de dar una vuelta de tuerca más y obtener puntos de vista novedosos.

Precisamente de esa capacidad por sacarle más jugo a la fotografía y sorprender con algo novedoso al espectador proviene el título de esta muestra. Halsman solía recordar un encuentro entre el escritor Jean Cocteau y el fundador de los Ballets Rusos, Sergei Diaghilev. El francés preguntó al ruso cómo podrían colaborar, y este le respondió con un escueto “sorpréndeme” que se convertiría en el leitmotiv del fotógrafo.

Saltando para Halsman

El autor buscó la espontaneidad de sus retratados haciéndolos saltar ante la cámara. Fue el caso de Marilyn Monroe (que aparece junto a Halsman), Richard Nixon, Brigitte Bardot, los duques de Windsor, Sophia Loren y Audrey Hepburn

Philippe Halsman
Philippe Halsman
Philippe Halsman
Philippe Halsman
Philippe Halsman
Philippe Halsman

Desde esta perspectiva, la muestra se hace eco del proceso creativo del artista a través de maquetas, pruebas previas, hojas de contacto, impresiones y fotomontajes originales accesibles por primera vez al gran público. El espectador constata de este modo la importancia de la figura de Halsman en un medio que tenía aún por delante un gran terreno fértil y virgen por explorar.

“Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!” se divide en cuatro partes: “París, años treinta”, “Retratos”, “Puestas en escena” y “Halsman/Dalí”. Las tres últimas se centran ya en su vida en Nueva York, donde colaboró incesantemente con publicaciones como Life, para la cual realizó 101 portadas, de las cuales algunos originales pueden verse en la exposición.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Ya en la primera parte se constata la gran imaginación del fotógrafo, la capacidad creativa de la que hace gala y su dominio técnico para la puesta en escena. Son prueba de ello sus retratos, en los que abundan los primeros planos en ocasiones con una iluminación poco convencional -Halsman dominaba el uso del flash electrónico-, algunos desnudos y varias hojas de contacto que detallan su trabajo en diferentes puestas en escena.

A mediados de siglo fueron precisamente esas puestas en escena su arma para reivindicar la fotografía frente al auge de la televisión como gran medio de comunicación para las masas. Las series de retratos con el actor francés Fernandel -que dieron lugar al picture book- y su ingente proyecto “Jumpology” son dos de sus grandes contribuciones. Halsman, que recibía muchos encargos de otras revistas como Vu, Harper's Bazaar o Vogue para retratar a famosos, solía aprovechar el final de la sesión para pedirles que participaran en la serie.

Foto: Philippe Halsman

Cómicos como Dean Martin y Jerry Lewis, personajes de la política como los duques de Windsor y Nixon, el físico Oppenheimer, actrices como Brigitte Bardot, Audrey Hepburn, Grace Kelly, Sophia Loren y Marilyn Monroe o el propio Salvador Dalí son algunos de los personajes que saltaron frente a su cámara. Según Halsman, con esos brincos conseguían desinhibirse y mostrar su carácter de forma más espontánea.

Marilyn Monroe y Salvador Dalí

Precisamente con estos dos últimos personajes Halsman mantuvo una relación más intensa. A lo largo de una década la actriz posó incontables veces para el fotógrafo, y fruto de aquellas colaboraciones son su primera aparición en la portada de Life (1952) o la icónica imagen de la Marilyn saltando de espaldas frente a un fondo azul. Fue la última vez que trabajaron juntos, dando pie a una foto que también llegaría a la portada de Life, esta vez en 1959.

La Fábrica ha editado un catálogo -de nuevo, con Marilyn Monroe pegando brincos en portada- que contiene todas las fotografías de la muestra

philippe halsman
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Mención aparte merece su estrecha colaboración con el artista Salvador Dalí. El genio creativo del surrealismo vio en la fotografía un medio más para explorar en su obra, y Haslman, con quien compartía una historia similar y una inquietud casi única, fue el compañero perfecto para esa incursión. “Dalí Atomicus”, la fotografía de estudio en la que el artista pinta un cuadro mientras una silla, un enorme chorro de agua, otro cuadro y tres gatos aparecen suspendidos en el aire, es posiblemente su trabajo conjunto más destacado.

“Head on Table”, “In Voluptas Mors” (la famosa calavera recreada con cuerpos de mujeres desnudas) y “Cyclops” son también parte del imaginario visual más destacado que hoy tenemos de Dalí. Pero su imagen más destacada pasa sin duda por el excéntrico bigote del genio de Figueres, símbolo al que tanto contribuyó Halsman con su serie “Dalí's Moustache”.

Foto: Phillippe Halsman

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
1
Comentarios
Cargando comentarios