• Michael Krebs: "La sociedad actual está gobernada por objetos y manipulada ...
  • Ted Jackson: "Tuvo que elegir entre salvar a su nieta o salvar al resto de ...
Con texto fotográfico

"Me quedé a cuadros cuando lo vi allí arriba" Pepe Villoslada

 
Foto: Pepe Villoslada
3
ENE 2013
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Cuando las escuelas de fotografía aún daban títulos y esperanzas, Pepe Villoslada cambió su formación de ingeniero por la cámara y el estrés que acarrea ser "free lance" y fotoperiodista, una combinación que suele invitar a quien la encarna a volver por donde ha venido. Sin embargo, unió su buen hacer a la paciencia para convertirse en pocos años en uno de los ojos de Granada Hoy y del Diario As. Hoy se deja caer por QUESABESDE.COM para explicar cómo en cualquier momento y sobre todo en cualquier parte puede saltar la noticia.

Pepe Villoslada

Recuerdo que ese día era fiesta. Hice un par de temas por la mañana y tenía la tarde libre. Iba a gastarla en otra cosa que me gusta hacer: cocinar. Así que salí a comprar algunas cosas, y cuando regresé me llamaron para darme el encargo. Es un 'clasicazo' que ocurran estas cosas cuando es festivo y sobre todo cuando planeas hacer algo con tu escaso tiempo libre.

Cuando recibo la información automáticamente imagino la escena, miro por la ventana para ver la luz que hay, selecciono el equipo y salgo pitando. Como siempre, cuando surge un suceso de este tipo me paso todo el camino imaginando cómo serán las cosas cuando llegue; voy haciendo un borrador en mi mente mientras me salto algunos semáforos.

El lugar del accidente lo conozco muy bien. Es un valle por el que discurre una carretera a cada lado del mismo. Una de ellas, el acceso moderno a la estación de esquí de Sierra Nevada, está justo debajo de donde se encontraba el parapentista, y evidentemente estaba cortada por los equipos de emergencia, la Guardia Civil, los bomberos... Por el otro lado del valle discurre el acceso antiguo, que estaba completamente colapsado de tráfico, pero con la moto pude llegar justo enfrente de donde colgaba el parapentista.

Éste se encontraba a unos 80 metros del suelo y la grúa de los bomberos no lo alcanzaba. El hombre llevaba una hora colgado del cable, había recibido algunas descargas eléctricas -luego supimos que residuales- y la expectación era máxima. He visto rescates de muchos tipos y en situaciones inverosímiles, pero he de decir que me quedé a cuadros cuando lo vi allí arriba. En un primer momento pensé que tendrían que esperar a la mañana siguiente para sacarlo... y que no sólo él pasaría la noche al raso.

Me bajé de la moto y de inmediato intenté tomar algunas imágenes porque quedaban un par de minutos para que el cielo se volviera completamente negro. Los primeros disparos los hice apoyado en la moto, con sensibilidades desde 8.000 a 25.600 ISO y velocidades de 1/30 segundos para abajo. Es verdad que las cámaras modernas tienen unos ISO asombrosos, pero las fotos parecían una paella.

No obstante, por encima del problema de la luz estaba el del enfoque, pues a esa distancia y sin luz casi había que hacerlo a mano. O mejor dicho: a ojo. Me encontraba a unos 200 o 300 metros en línea recta del tipo y éste quedaba muy pequeñito en el encuadre. Por descontado que el flash era inútil: había demasiada distancia. A mí, personalmente, esa foto no me servía de mucho.

A través de otros compañeros periodistas me enteré de que el helicóptero de rescate no podía actuar porque no había luz y que iban a intentar traer la grúa más grande que hay en la provincia de Granada. Esto significaba que quedaban un par de horas como mínimo de trabajo, así que decidí moverme de allí.

Unos meses antes estuve en ese mismo paraje haciendo un reportaje sobre la búsqueda de oro en el río en los años 50 y un abuelillo me llevó por un camino entre cañaverales hasta el río. Bendita casualidad. Pensé que desde allí estaría más cerca e incluso podría llegar a la otra carretera donde se encontraban los equipos de emergencia.

Me gusta ser buen compañero; nunca sabes cuándo vas a necesitar ayuda. Así que avisé al fotógrafo del otro diario local de que me iba de aventura y se vino conmigo. Con la luz del móvil nos adentramos por el camino que recordaba y llegamos a un punto donde teníamos al paracaidista justo encima. Ya era completamente de noche.

La distancia ahora era de 80 metros más o menos, con lo que ese problema ya lo había solucionado. Comencé disparando a 12.800 ISO, con una apertura de f2.8 y una velocidad de 1/20 segundos. A pulso y por supuesto en ráfaga. Alguna foto resultaba medianamente decente, pero el problema era que el tipo se cimbreaba al estar colgado del cable y hacer viento. A esas velocidades de obturación salía 'trepidado'.

No obstante tiré mucho para sacar algo en condiciones. No hace falta que cuente lo plana que resultaba la foto, con todo el fondo negro, el 70-200 milímetros y el hombre tan distante. El resultado seguía sin convencerme, pues era el tema del día y necesitábamos una foto para portada. La portada va a cinco columnas y en color, con lo que una imagen oscura y plana no funcionaba de ninguna de las maneras.

Entonces fue cuando monté el flash, tras vencer esa reticencia que solemos tener a la hora de usarlo. A potencia completa me permitía disparar a 1.000 ISO, con un diafragma de f/2.8 y 1/125 segundos de velocidad, y sobre todo el haz de ayuda al enfoque me ayudaba muchísimo a clavar el foco en el rostro del hombre.

Es cierto que había cierta neblina por la humedad y el flashazo me blanqueaba todo un poco, pero un leve ajuste de niveles solucionaba eso y las imágenes no tenían comparación. Se podía apreciar el rostro del parapentista, el paracaídas de emergencia tenía unos colores llamativos y la imagen cobraba un poco más de volumen. Era lo mejor que se podía hacer para portada.

Foto: Granada Hoy
La foto de Villoslada sirvió para ilustrar la portada de Granda Hoy el pasado 7 de diciembre.

Como tenía tiempo de sobra, disparé unas cuantas fotos horizontales, verticales? componiendo como buenamente se podía: centrando en el parapente, jugando con las diagonales de los cables... He de decir que acabé con un buen dolor de cogote de tanto mirar hacia arriba. No alcanzaba a ver cómo estaba sujeto al cable y tenía la sensación de que podía caer en cualquier momento, por lo que no quité el ojo del visor, salvo cuando el cuello decía basta.

Intentamos acercarnos más y más acordándonos de Robert Capa y subimos al asfalto. En un primer momento la policía nos mandó lejos del meollo, pero al rato muchos agentes se acercaban para mirar a través de la cámara y preguntar si el hombre estaba vivo, si se movía. También se colocó junto a nosotros la mujer y familiares del accidentado mientras un compañero fotógrafo les contaba lo que ocurría segundo a segundo. En algunas imágenes se ve al hombre hablando por el móvil con los servicios de emergencia, planeando el rescate.

A plena potencia y con baja temperatura el flash tardaba en recargarse, con lo que después de cada disparo cruzaba los dedos para que no ocurriera nada extraño y me lo perdiera. Sólo quedaba esperar a que llegase la grúa, y en mi mente estaba una imagen del tipo 'La Creación', de Michelangelo, con el guardia civil estirando su brazo para agarrar al accidentado. Al final el momento del rescate resultó ser mucho menos visual y ésta fue la imagen del día. Un sonoro y lejano aplauso se escuchó desde el otro lado del valle cuando por fin rescataron al parapentista sano y salvo.

Bajo mi punto de vista la fotografía es puramente técnica, algo que cualquier profesional debería saber resolver. El mérito, si se puede llamar así, reside en el empeño, el conocimiento del terreno y la ilusión con la que me tomo cada encargo. Falta la suerte de la que habla Enrique Meneses. En este caso, que meses antes hiciera el reportaje de los buscadores de oro y aprendiera el atajo para llegar al parapentista.

Lo mejor es el buen sabor de boca que me sigue dejando esta profesión a pesar de las pésimas condiciones que tenemos el 99% de los fotoperiodistas 'free lance' de este país.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar