• "Casi lo estropeo y no consigo la foto"
  • “Photoshop se convierte en el demonio cuando se usa para que una mujer ...
Entrevista
PEP MíNGUEZ , DIRECTOR DE REVELA-T

“Yo también sucumbí a los encantos del digital, pero me aburrí: eso no era fotografía”

32
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Mínguez en la fábrica reacondicionada de Can Manyé en Vilassar de Dalt, uno de los principales espacios del festival.
28
ABR 2014

Revela-T fue una de las citas fotográficas más curiosas y comentadas del año pasado. No es para menos teniendo en cuenta que hablamos de un festival de fotografía química. Ahora se ultiman los preparativos para la segunda edición, que tendrá lugar en Vilassar de Dalt (Barcelona) el último fin de semana de mayo y que pretende repetir el éxito de la primera edición. Así lo apunta Pep Mínguez, uno de sus principales impulsores, que desgrana para Quesabesde la agenda de actividades y explica la filosofía de una cita que reivindica que la fotografía química sigue muy viva. Nada de nostalgias o de modas, nos corrige Mínguez, que asegura que la fotografía química está viva y lo seguirá estando muchos años más.

Revela-T afronta su segunda edición y parece que no era una locura, como muchos pensaban. Un festival de fotografía química en 2014, cuando las ferias tradicionales y el sector en general pasan por su peor momento. ¿Dónde está el truco?

No hay truco. Al anunciar el primer Revela-T nos dimos cuenta de que había mucha gente esperando una iniciativa como ésta. También descubrimos que era el único festival en el mundo dedicado exclusivamente a la fotografía analógica, y esa singularidad también jugaba a nuestro favor.

Finalmente vino más gente de la que pensábamos, y si cumplieron sus expectativas, volverán y seguro que lo harán acompañados. En esta edición encontrarán muchas más cosas: el Revela-T 2014 viene cargado de actividades interesantes, para ver y probar.

Creo que el festival llena un vacío que existía hasta ahora, quizás porque no había esa necesidad, pero pienso que ha llegado en buen momento. Probablemente no sea nunca un festival de masas, pero tampoco lo pretendemos.

¿Qué habéis aprendido tras la primera edición? ¿Qué es lo que más gusto a la gente y qué echaron de menos en la cita de 2013?

Hemos aprendido mucho y sobre todo hemos conocido a gente fantástica, grandes aficionados, coleccionistas y galeristas que han querido colaborar activamente en esta nueva edición. Por ello creemos que irá muy bien y que podremos consolidarla como una cita periódica para todos los aficionados a la fotografía.

Ahora lo vivimos un poco desde la experiencia de la primera edición. Esa perspectiva ayuda a darte cuenta de lo que falta e intentar mejorarlo, pero continuamos siendo novatos.

¿Y cuáles son los platos fuertes de este año?

Habrá más del doble de exposiciones de fotografía, algunas de las cuales serán excepcionales, y será la ocasión perfecta para ver reunidas obras icónicas. Me refiero a la exposición “Piezas selectas”, que proviene de los fondos de las galerías Valid Foto BCN y Tagomago. Basta con ver algunos de los autores: Arnold Newman, Masao Yamamoto, Francesc Català-Roca, Liu Bolin, América Sánchez, Toni Catany, Colita, Larry Fink, Alberto García-Alix, Dorothea Lange...

Pero habrá 19 exposiciones más, todas de autores contemporáneos y muchos de ellos jóvenes. También hemos programado talleres para niños y más de 30 pequeñas exposiciones repartidas por los escaparates de los comercios de Vilassar de Dalt.

Tendremos ponentes de primera talla en los talleres previstos para la semana del Revela-T. Quinn Jacobson, Castro Prieto y Xosé Gago los impartirán del 26 al 30 de mayo en Barcelona, en la escuela FotoEspai BCI y en Espai Nag. Y durante el festival (30 y 31 de mayo y 1 de junio), junto al programa de charlas y debates, habrá un encuentro de colodionistas venidos de toda España, Francia, Portugal, Holanda, Suecia… y también de minuteros.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Quinn Jacobson, una eminencia en la técnica del colodión húmedo, repite presencia en Revela-T tras su paso por la primera edición del festival.

También hemos organizado una fiesta para el sábado por la noche y contamos con otro aliciente para acercarse hasta Revela-T: durante esos días estará en el parque de Can Rafart –uno de los puntos clave del festival- el caballo de la compañía Antigua i Barbuda, una enorme escultura metálica que después viajará a la Beijing Design Week 2014 en representación de Barcelona.

Algo que no se ve pero que es muy importante es la gente que hay detrás de todo esto. Voluntarios que se han ofrecido a llevar el tema de prensa y comunicación, diseño, la web, las traducciones, el montaje de exposiciones y la intendencia durante el festival. A todos ellos hemos de agradecerles que esta gran fiesta de la fotografía sea posible.

Nostalgia o romanticismo son las palabras más recurrentes para mucha gente cuando oye hablar de fotografía química, como si fuera algo del pasado. ¿Revela-T es una reivindicación de lo contrario?

Exactamente: justo lo contrario. ¿Por qué vamos a considerar anacrónico algo que está muy vivo? De hecho hay mejores productos ahora que hace unos años. No hay nada mejor que tener la posibilidad de poder elegir lo que uno quiera en cada momento.

"La fotografía química está viva y lo estará muchos años más"

Hace unos días Ilan Wolff impartió varios talleres de cámara estenopeica a 179 niños de todas las escuelas del municipio. También dio otro para adultos, y todos los asistentes eran gente joven. Te aseguro que ni unos ni otros lo hicieron por nostalgia.

Otro ejemplo lo podríamos ver en los autores de las exposiciones que hay en el festival. Más de la mitad son jóvenes fotógrafos que utilizan el [formato] analógico para su trabajo más personal. No hay nada nostálgico en esto: lo digital y lo analógico no tienen por qué competir. Son opciones diferentes pero tan válidas la una como la otra. La fotografía química está viva y lo estará muchos años más.

Así que el carrete está vivo. Nada de empezar a pensar en él como un proceso antiguo.

¿Estamos hablando del carrete de 35 milímetros? Espero que siga vivo durante muchos años, pero otros formatos han desaparecido y no ha pasado nada. Mientras haya gente que los utilice habrá fabricantes que los produzcan.

Imaginemos un futuro a corto plazo, casi el presente: los fabricantes no venden porque el mercado está saturado y todos tenemos varias cámaras digitales en casa. ¿Cuánto tardarán éstos en inventar un sistema nuevo (¿basado en algo biológico, quizás?) y cuánto tardaremos todos en cambiar a esa nueva tecnología? ¿Llamaremos entonces antiguo a lo digital?

Los que practiquen colodión, por ejemplo, lo seguirán haciendo igual que hace 100 años. O incluso mejor, porque las fórmulas estarán mejoradas y los productos serán más puros. ¿Qué será más vigente entonces?

“Algunas cosas no cambian nunca” es el lema de Revela-T 2014. ¿La fotografía es una de esas cosas que no cambia?

Todo cambia, es evidente, pero hay muchas cosas que se hacen como siempre porque son prácticamente inmejorables. A ellas se refiere el lema del vídeo de este año. Los tiempos también cambian y la fotografía lo hace con ellos. O por lo menos la visión que tienen los fotógrafos de su mundo, y esa visión no depende de uno u otro sistema.

Hace unos días vi un documental sobre el gran escultor Josep Maria Subirachs. Decía que el arte ha de ser contemporáneo; si no, no es arte. Por tanto, imitar no puede serlo nunca. En este sentido creo que sí es criticable -quizás no tanto por el sistema en sí, sino por algunos que lo practican y otros que lo promocionan- que se intente imitar continuamente la fotografía analógica.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El mercadillo del Revela-T, con libros, venta de fotos y material de segunda mano para los amantes de la fotografía química.

Esos nuevos fotógrafos intentan imitar estilos, acabados o incluso corrientes artísticas como el pictorialismo. En cierto sentido es hasta paradójico y creo que perjudicial para la fotografía.

Otra cosa que ha cambiado para peor –creo- es que muchos fotógrafos ya no hablan de fotografía sino de velocidades de tarjetas o hacen comparativas de objetivos. Y los supuestos libros de fotografía hablan de derecheo y Photoshop. Eso no es fotografía, y además es tan aburrido...

Hemos de salir, mirar el mundo, fotografiar, leer libros y escuchar música. Y ver mucha fotografía. Todo eso es lo que nos hará mejores fotógrafos. Eso no ha cambiado.

Pero hablar de fotografía química y digital es trazar una especie de frontera, como si no fueran la misma cosa. ¿No estamos hablando al fin y al cabo de fotografía y de diferentes procesos?

Por supuesto. Todo es fotografía, nadie dice lo contrario, igual que la música lo es tanto si se hace con un piano de cola o con un sintetizador. Eso sí, nunca he oído que tocar el piano o el violín esté pasado de moda o se haga por nostalgia.

Aquello a lo que llamamos analógico son cientos de técnicas diferentes que funcionan y que son tan vigentes ahora como hace unos años. Cada sistema es mejor en algo. Si necesito hacer fotos y enviarlas rápidamente puedo usar el digital, ¿Por qué no? Pero si lo hago para mí, por puro placer, particularmente prefiero lo analógico. Cuestión de gustos.

"Nunca he oído que tocar el piano o el violín esté pasado de moda o se haga por nostalgia"

Podríamos hacer un símil con el transporte. El coche es práctico, rápido, seguro y a veces imprescindible. Pero muchos conductores son también amantes de la bicicleta. Cada cosa tiene su momento.

Montar en bici es más edificante, más sano, vas a un ritmo que te permite ver más cosas… aunque es más cansado, claro. No obstante hay mucha gente que la usa o que monta a caballo, que como transporte no sería muy eficiente pero eso solo se puede hacer por placer. Todo tiene ventajas e inconvenientes, exactamente igual que en la fotografía.

“Revela-T quiere reunir a los soñadores, a los inconformistas, los incansables, los que no tienen miedo de probar y explorar caminos diferentes a los que sigue la mayoría.” Sin embargo, muchos ven la fotografía química más como una moda que como una revolución. ¿Cómo se convence a la generación de los selfies para que se asome al mundo de la fotografía química?

La fotografía química es una moda que este año celebra su 175 aniversario. Respecto a la pregunta, no se trata de convencer a nadie, sino tal vez de mostrar algo nuevo. Por mucho que entiendas la teoría física de cómo se forma la imagen dentro de una lata con un agujerito, no deja de ser mágico. Y la magia nos gusta a todos.

Eso mismo pasa cuando positivas tu primer papel: es inexplicable. Allí hay algo que no puedes encontrar sentado delante de una pantalla. O cuando ves cómo aparece la imagen en un colodión húmedo: es increíble.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Asistentes a la primera edición del festival.

"La fotografía química es una moda que este año celebra su 175 aniversario"

Quinn Jacobson, uno de los grandes divulgadores de la técnica del colodión húmedo a nivel mundial, hará una demostración durante el Revela-T. Tal vez sea una buena oportunidad para que alguno lo descubra y a lo mejor salga de allí convencido.

Ahora que no nos oye nadie: ¿los organizadores de Revela-T usan cámaras digitales durante sus vacaciones o son fieles a lo químico siempre?

Por supuesto que las usamos. No sé si todos, claro, pero como te decía cada cosa tiene su momento. Además, ¿quién no lleva un móvil encima?

Hace tiempo también sucumbí a los encantos de la fotografía digital, pero me aburrí de oír hablar constantemente de flujos de trabajo, calibraciones de pantalla, histogramas y demás jerga tecnológica. Noté que me estaba perdiendo algo. Eso no era fotografía, necesitaba la parte mecánica: tocar, oler, sentir... Eso te aseguro que no lo encuentras en el digital.

Fuentes y más información
32
Comentarios
Cargando comentarios