• Sony A580: análisis
  • BlackBerry PlayBook: análisis
Prueba de producto
Q MINúSCULA

Pentax Q: toma de contacto

 
12
JUL 2011
Iker Morán   |  Barcelona

Sorpresa, curiosidad o escepticismo. Sea cual sea la reacción -y las consiguientes muecas- que provoca la nueva y minúscula Pentax Q, lo cierto es que se trata de uno de esos estrenos que obligan a desempolvar el manido tópico de que no deja indiferente a nadie. Llamada a abrir un nuevo segmento entre las compactas y los actuales sistemas sin espejo, en realidad su llegada a los escaparates no se producirá hasta el próximo mes de septiembre. Aun así, en QUESABESDE.COM no hemos querido esperar y ya le hemos echado el guante al primer modelo de preproducción que aterriza en España.

Aunque el anuncio de la adquisición de Pentax por parte de Ricoh sólo unos días después de que la Pentax Q viera la luz ha eclipsado su lanzamiento, lo cierto es que nos encontramos ante una de las novedades del año. Y es que no se trata sólo de un modelo más, sino de un estreno doble: nuevo sistema y bayoneta, y nuevo segmento con el que hasta ahora nadie se había atrevido.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez por ello, la Pentax Q es una de esas propuestas que sólo se llegan a entender del todo al tenerla entre las manos. Pese a que la unidad probada está aún lejos de ser un modelo final -nada de muestras publicables, por tanto-, este primer acercamiento sí nos permitirá descubrir de cerca todos los detalles de la cámara y responder algunas de las muchas dudas que su llegada ha generado.

Bien construida

Si la primera impresión es la que cuenta, la Pentax Q tiene una batalla ganada. Aunque nos acercamos a ella con no pocos prejuicios sobre su tamaño y construcción, lo cierto es que las fotos no le hacen justicia. Es pequeña -muy pequeña- y ligera, pero la sensación que transmite entre las manos es de un cuerpo bien rematado.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Incluso la ergonomía está muy bien conseguida para su tamaño. La pequeña empuñadura circular y los refuerzos de la zona trasera hacen su trabajo y permiten que sea posible sujetar la cámara a una o dos manos con bastante comodidad.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Arriba, la Pentax Q (segunda por la derecha) con otros modelos de la gama actual de Pentax. Debajo, junto al iPhone 4.

Aunque mucho se ha hablado de su tamaño, nada como verla junto a otros modelos de compactas (la pequeña Optio S1, por ejemplo) o una cámara réflex como la Pentax K-r para hacerse una mejor idea de sus dimensiones reales.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las reducidas dimensiones de la Pentax Q saltan a la vista al colocarla junto a una compacta como la Optio S1 (arriba) o una SLR como la Pentax K-r.

Claro que, si de lo que se trata es de buscar la comparación más superlativa, las imágenes de la Pentax Q junto a la 645D hablan por sí solas. El nuevo modelo casi cabe, literalmente, en la montura de la cámara de formato medio de Pentax.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
.
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La diminuta Pentax Q al lado de la gigantesca Pentax 645D.

Desterrada esa idea inicial -e injusta, al parecer- que nos habíamos hecho de una cámara frágil y con demasiado plástico, algunos detalles merecen ser destacados. Además de la textura y los acabados del cuerpo, el considerable tamaño del disparador, la bayoneta metálica, la óptica estándar (un 8,5 mm f1.9 del que luego hablaremos) o el flash con dos posiciones (plegado o levantado para evitar sombras con algunas ópticas) demuestran que Pentax se ha tomado en serio este proyecto.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La pantalla de 3 pulgadas y 460.000 puntos de resolución que ocupa casi la totalidad de la parte posterior de la cámara también nos ha gustado durante estas primeras horas de convivencia. Sin ir más lejos, el hecho de poder enfocar a mano y ver al detalle el resultado en el panel, incluso sin ampliar la imagen, dice mucho de su nivel de resolución y detalle.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es una lástima, eso sí, que la cámara no permita el uso de un visor electrónico exterior. Si bien su reducido tamaño justifica la ausencia de uno integrado en el cuerpo, ofrecer esta opción como complemento al visor óptico que sí está disponible para algunas ópticas habría sido una buena idea.

Manejo en miniatura

Lógicamente, la distribución de los mandos y el manejo de la cámara también han tenido que adaptarse al escaso espacio disponible. Pese a ello (o tal vez porque, de nuevo, nos esperábamos algo peor), hay que reconocer que el acceso a los controles de la cámara no está nada mal.

Si optamos por la vía automática o de los filtros creativos, no habrá ningún problema. De hecho, esta última opción tiene un especial protagonismo gracias a la rueda frontal, pensada para que la manejemos con la mano izquierda sin tener que cambiar el agarre de la cámara.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con cuatro posiciones configurables, a través de los menús de la cámara es posible ajustar la función deseada entre el llamado "efecto inteligente" (nueve filtros predefinidos), la personalización de la imagen (nitidez, saturación...), los ya conocidos "filtros digitales" o las proporciones de la imagen (16:9, 1:1, 3:2...).

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La rueda frontal puede configurarse para acceder, por ejemplo, a los nuevos filtros englobados en la categoría "efecto inteligente".

Los fotógrafos más tradicionales también disponen de controles manuales (PASM) y de la posibilidad de trabajar en formato RAW. Para ajustar de forma manual la exposición, la Pentax Q incorpora una rueda trasera a la altura del pulgar que resulta bastante cómoda de accionar.

Además de los accesos directos a valores como la sensibilidad o el balance de blancos -entre otros- integrados en la cruceta de la zona posterior, el botón "info" también da acceso a un menú en pantalla desde el que podemos controlar todos los parámetros de la imagen.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En definitiva, la Pentax Q reproduce -a pequeña escala, claro- los controles habituales de las cámaras SLR de la firma, aunque con guiños muy claros a los usuarios más creativos que quieran explorar las interminables opciones de los citados filtros.

8,5 milímetros que son 47

Más allá de la curiosidad que provoca una cámara tan pequeña de ópticas intercambiables, no podemos pasar por alto que nos encontramos ante un nuevo sistema que, entre otras cosas, también estrena bayoneta.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según los datos oficiales, su diámetro se ha reducido a dos terceras partes del de la montura K utilizada en las réflex de la firma. De nuevo, una imagen comparativa entre estos objetivos y los nuevos diseñados para la montura Q habla por sí sola.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Un zoom de 18-55 milímetros con montura Pentax K junto a la pequeña bayoneta Q.

Aunque Pentax ya ha desvelado media decena de objetivos -dos de ellos medianamente serios y tres "de juguete"- para este sistema, por ahora sólo hemos podido probar el 8,5 mm f1.9, bautizado por la firma como 01 Standard Prime. Tras tan curiosas cifras y denominación, este luminoso objetivo fijo ofrece una focal equivalente a 47 milímetros una vez aplicado el factor de recorte de la bayoneta Pentax Q: 5,5x.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Evidentemente, el uso de un sensor tan pequeño es el responsable de esta conversión y todo lo que ello acarrea a nivel óptico. Así, al tener que cubrir un círculo de imagen mucho más pequeño, es posible producir objetivos muy pequeños y de una luminosidad excepcional. Por otro lado, la profundidad de campo será mucho mayor que la de una óptica con una cobertura similar (unos 50 milímetros) en un sensor Cuatro Tercios, APS-C o de formato completo.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El modo "BC" de prioridad al desenfoque dispone de tres ajustes que se regulan desde el dial trasero de la cámara.

En este sentido, según hemos podido comprobar la abertura de f1.9 juega un papel básico para conseguir desenfocar el fondo y dar a la imagen ese aspecto que muchos identifican con las fotografías profesionales. La cámara incluso dispone en el dial principal de una modalidad de trabajo ("BC") encargada de gestionar este desenfoque o "bokeh" con tres niveles diferentes.

Para cuando la luminosidad de la escena impida trabajar con la máxima apertura, la Pentax Q también dispone de filtros de densidad neutra integrados.

Obturación mecánica o electrónica

Igual que el cuerpo de la cámara, la construcción exterior de esta óptica está muy cuidada. Además de la ya citada bayoneta metálica -un detalle que dice mucho a favor de Pentax-, resulta muy práctico el anillo de enfoque manual que incorpora y que permanece siempre activo para reajustar el foco incluso cuando trabajamos en modo automático.

Pentax 01 Standard Prime
Pentax 01 Standard Prime
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pentax 01 Standard Prime
Pentax 01 Standard Prime
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En este sentido, el enfoque automático por contraste de la cámara ha mostrado un funcionamiento correcto, aunque no tan ágil como el visto en la última generación de cámaras sin espejo de Olympus y Panasonic. Claro que -insistimos- el modelo probado era una unidad de preproducción, por lo que cabe esperar mejoras en este sentido hasta su estreno comercial.

Teniendo en cuenta el limitado tamaño de la cámara, sorprende gratamente que Pentax no haya renunciado al estabilizador mecánico que también incorporan sus cámaras SLR. Cabe deducir que las pequeñas dimensiones del captor también posibilitan que este mecanismo de estabilización no requiera demasiado espacio.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Otra peculiaridad de la que no nos habíamos percatado al leer las especificaciones de la Pentax Q el día de su presentación es que su obturación no es como la de las cámaras sin espejo, con un obturador de plano focal en el cuerpo, sino que copia el mecanismo de las compactas, basado en un obturador de tipo "leaf shutter" en el objetivo.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por tanto, si desactivamos los sonidos de la cámara, descubriremos que el disparo es muy sigiloso. Nada que ver con las Micro Cuatro Tercios o las NEX de Sony, en las que un obturador de cortinillas entra en acción. En el caso de utilizar algunas de las citadas ópticas de juguete desprovistas de este mecanismo, la cámara recurre a un obturador electrónico.

¿Y lo más importante?

Queda claro, por tanto, que toda la filosofía de esta cámara y gran parte de su originalidad se articulan alrededor de su pequeño sensor. Se trata de un CMOS retroiluminado de 12 megapíxeles, y lo que es más importante, con unas dimensiones de 1/2,33 de pulgada.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un tamaño idéntico al que emplean muchas de las actuales compactas, 5,5 veces más pequeño que uno de formato completo y algo más de tres veces menor que un captor del estándar Cuatro Tercios. Aunque, posiblemente, el dato que más debería preocupar a Pentax es que incluso las compactas de gama alta (Panasonic Lumix DMC-LX5 o Canon PowerShot G12, entre otras) también usan un sensor algo mayor.

Así que, llegados a este punto, queda pendiente una de las grandes preguntas: ¿cómo responderá este pequeño captor cuando las condiciones de iluminación no sean las óptimas? ¿Será capaz de controlar el ruido de una forma digna y ofrecer un rango dinámico en condiciones?

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sería lo deseable de una cámara que no será especialmente barata -su precio de lanzamiento se situará entre 600 y 700 euros, si nuestros cálculos no fallan- y que se perfila como una alternativa a las compactas de gama alta, pero la experiencia con este tipo de sensores nos obliga a poner cara de póquer.

Y es que, tras esta primera toma de contacto, queda más claro si cabe que su principal pilar puede ser también su mayor problema. La construcción, la ergonomía y el manejo están por encima de lo que nos esperábamos. El enfoque es bastante decente, y sus prestaciones -tanto para los usuarios avanzados como para los amantes de los filtros- no están nada mal. Incluso dispone de vídeo Full HD con controles manuales.

Pentax Q
Pentax Q
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque es cierto que después de trastear con ella han caído algunas de nuestras dudas iniciales -sobre todo en cuanto a manejo-, la gente de Pentax tiene por delante una considerable tarea de apostolado para buscar un hueco a esta Pentax Q y su original propuesta.

¿Alternativa a las compactas más capaces? ¿Un capricho para bolsillos pudientes en busca de algo diferente? ¿Un guiño a los fanáticos de las rarezas niponas? ¿Otra pretendiente a ser la nueva Lomo digital, con sus ópticas de plástico y todo? ¿Una opción para profesionales que quieran llevar siempre una cámara realmente pequeña encima?

Opciones no faltan, pero, ¿cuántas de ellas se mantendrían en pie si el sensor no responde como se espera? O, mejor dicho, ¿qué pasará si su captor se comporta como este tipo de captores se ha comportado hasta ahora? Esperemos que no haya que responder a esta última pregunta.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar