Crónica

Lluvia en el desierto

 
24
ENE 2008
Iker Morán   |  Dubai / Barcelona

La superlativa ciudad de Dubai -donde todo es lo más grande, lo más excesivo, o en su defecto, lo más hortera del mundo- ha sido la primera parada del año en nuestra agenda de viajes principescos.

Adelantándose varias semanas a la cita de Las Vegas, Pentax reunió del 10 al 13 de enero a varios medios especializados europeos en el Golfo Pérsico para presentar las nuevas K20D y K200D que hoy han visto la luz pública.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una cita exótica en pleno mes de enero que nos permitió confirmar lo que ya casi todo el mundo sabía tras semanas de supuestos datos filtrados, de supuestas imágenes oficiales circulando por todas partes y de esa supuesta Samsung GX-20 dispuesta a dar el tiro de gracia a la supuesta confidencialidad del asunto.

Aun así, es de agradecer que desde Pentax se tomen el asunto con humor. De hecho, la escueta rueda de prensa celebrada en Dubai comenzó con un divertido vídeo de espías y persecuciones en el que una secreta caja metálica ocultaba el que ya está nominado a ser uno de los secretos peor guardados de este 2008: la K20D.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sólo una vez firmado nuestro acuerdo de silencio provisional, pudimos enterarnos de que -¡oh, sorpresa!- la nueva SLR de Pentax apostaba por un CMOS de 14 megapíxeles, elevaba notablemente su resolución y ofrecía por primera vez en el catálogo de la marca la función de previsualización en pantalla. O que la K200D era una astuta versión de la K10D, más asequible y dispuesta a hacer mucho daño en el segmento de las SLR de gama baja.

Un mensaje de calma respecto a la fusión con Hoya (Pentax sigue siendo Pentax, apuntó Hiroshi Onoda, director general de la división de imagen europea de la firma), alguna que otra referencia a la intensa rumorología (ni rastro de aquel nuevo sistema de Live View a través del ocular que algunas fuentes daban por seguro) y largos silencios orientales y sonrisas maliciosas al ser preguntados sobre futuros sensores de formato completo. Lo de siempre.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sea como fuere, la elección del lugar parecía más que adecuada para huir del frío invierno europeo y llevar a práctica esa teórica resistencia del cuerpo sellado de la K20D entre las dunas del desierto.

Con la K200D aún demasiado joven para someterse a tan singular experiencia (sólo se dejó ver y fotografiar durantes unos minutos ante los periodistas alojados junto al que, dentro de poco, será el edificio más alto del mundo), la K20D fue la protagonista absoluta. Un par de días para poner a prueba los primeros cuerpos de preproducción de la nueva SLR de Pentax, y a guardar la información en la nevera hasta hoy, dos semanas después.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero los planes no siempre salen como están previstos, y en este sentido, los responsables de la excursión de Pentax a los Emiratos Árabes Unidos demostraron estar abonados a las leyes del bueno de Murphy.

Buscando el sol de la Península Arábiga, acabamos no sólo probando la resistencia de la cámara a la arena, sino también a la lluvia y al frío de la noche en el desierto.

Sin duda, los más beneficiados de esta peculiar climatología -además de los innumerables campos de golf surgidos en medio de la aridez más extrema-, fueron los recién estrenados 3200 y 6400 ISO de la cámara.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En el momento de escribir estas líneas -un domingo, volando de Dubai a Frankfurt y tecleando somnoliento-, aún no sabría decirles si eso es o no una buena noticia para los muchachos de Pentax. Unos cuantos gigas de imágenes tendrán que aclarar la cuestión.

Por si fuera poco, parece que la competencia es cada vez más descarnada en este sector. Si Canon tuvo la ocurrencia de secuestrar a toda la prensa europea en Kenya para boicotear el lanzamiento de la Olympus E-3 -varias agencias de seguridad nacional trabajan aún para aclarar todos los detalles de aquella maniobra-, esta vez alguien ha ido más allá.

Pentax tiene planeado un viaje en barco por la costa de Dubai -sorteando islas artificiales en forma de palmera y hoteles de 7 estrellas- para principios de enero. No pasa nada: organizamos un viaje del presidente Bush a la zona para esos mismos días y conseguimos que quede totalmente cerrada al tráfico marítimo la bahía de Dubai por motivos de seguridad.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero que conste que disfrutamos igualmente de la excursión en autobús. Ni la lluvia, ni la ciudad a medio construir -sólo un 10% de los megalómanos proyectos urbanísticos de Dubai están aún ejecutados-, ni el tráfico imposible aguaron la fiesta.

Eso sí: para cuando llegue la K60D -seguro que ya se han empezado a filtrar los primeros detalles-, un exhaustivo informe meteorológico sería más que recomendable.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar