• Sony A55: prueba de campo
  • Fujifilm FinePix X100: toma de contacto
Prueba de producto
DE CLASE MEDIA-ALTA

Pentax K-5: toma de contacto

 
20
SEP 2010

La K-7 marcó en su momento un punto de inflexión al demostrar que era posible poner en el escaparate -y por unos 1.000 euros- una réflex con aspiraciones realmente serias. Tras algo más de un año abanderando esta idea, llega el momento de que la K-5 asuma este mismo papel con argumentos reforzados. Un paso por encima de su predecesora y dotada de un nuevo CMOS de 16 megapíxeles, promete ser una firme competidora en la cumbre de las SLR de gama media.

Esperábamos dos nuevas réflex de Pentax, y aquí está la segunda de la lista tras la recienteK-r. Pentax acaba de anunciarla, pero en QUESABESDE.COM ya tuvimos la oportunidad de pasar unas horas con la nueva K-5 hace unos días. Un modelo de preproducción, eso sí, recién salido de fábrica y aún lejos de ser totalmente operativo.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque Pentax ha aplicado la consabida fórmula de no tocar demasiado lo que funciona bien, y por tanto en esta K-5 no hay grandes novedades ni cambios de rumbo, merece la pena acercarse a ella para ver la evolución que propone la firma japonesa para la que es su K más completa hasta la fecha.

El mismo cuerpo
Los rasgos que en su momento nos hicieron volver la vista hacia la K-7 se mantienen en el nuevo modelo: cuerpo sellado en 77 zonas, visor con una cobertura del 100% y un diseño que combina resistencia y tamaño comedido con excelente equilibrio.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando de resistencia, la K-7 llega con el zoom 18-55 mm f3.5-5.6 WR como óptica de serie. Por si las juntas rojas de la óptica no son suficiente prueba de su estanqueidad, un experimento interesante es comprobar cómo amortigua el sonido de la obturación cuando montamos el objetivo.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado las pruebas sonoras, salta a la vista que no hay apenas cambios en las líneas básicas de la cámara ni en la distribución de los mandos. Dicho de otro modo: poco se puede decir de la ergonomía o el manejo de la K-5 que no dijéramos ya en su momento al probar la K-7. Algo que, de entrada, resulta una buena noticia.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, a falta de grandes novedades en el exterior, hay que buscar los cambios con lupa. Se trata de pequeños detalles llamados a limar algunas asperezas del modelo original o sumar prestaciones a una lista que ya de por sí era bastante amplia.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Indagando en los menús es posible encontrar, por ejemplo, un interesante modo HDR que incluye en su lista de opciones la autoalineación. Es decir, ya no será obligatorio realizar las diferentes tomas de la composición con trípode, puesto que, incluso a pulso, la cámara será en teoría capaz de unir y fusionar la secuencia.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bien resuelto está también el tema del nivel electrónico en pantalla. En lugar de colocarse en el centro y dificultar por tanto la composición, se integra de forma mucho más discreta al situarse en un lateral del monitor

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro de los rasgos que más nos gustan de esta K-5, y que en gran parte hereda directamente de la K-7, es la posibilidad de personalizar la función de diversos mandos.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin ir más lejos, el botón situado en el lateral de la bayoneta para activar el formato RAW puede asumir ahora también otras funciones, como el control del horquillado o la llamada previsualización digital que Pentax mantiene en sus SLR.

Un CMOS familiar
Pero más allá de esta interminable lista de detalles menores, lo importante en el caso de la K-5 viene por dentro. Concretamente, en su nuevo CMOS de tamaño APS-C y 16 millones de píxeles.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Efectivamente, esas cifras nos resultan familiares. Las Sony A55V y A580 y la Nikon D7000lucen esos mismos datos en sus hojas de especificaciones. ¿Utilizan entonces esta K-5 y la Nikon el mismo CMOS fabricado por Sony para sus SLR?

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el pasado ya ha sido así, por lo que no parece una teoría descabellada. Los más curiosos, eso sí, tendrán que quedarse con la duda porque no es éste un tema del que los fabricantes suelan hablar.

Parentescos al margen, no se trata sólo de un aumento de la resolución. La K-7 apostó en su momento por un CMOS de Samsung que, según las pruebas que realizamos, la situaba un poco paso por debajo de la competencia en cuanto a resultados a altas sensibilidades. En este caso, no parece que eso vaya a ser un problema. La K-5 se atreve con un ajuste de sensibilidades que, incluyendo los forzados, va de 50 a 51.200 ISO. Esperamos impacientes poder ver resultados y cotejarlos con los de la competencia.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra función interesante que hemos encontrado rebuscando entre los menús es la posibilidad de ajustar un nivel de reducción de ruido específico para cada valor de ISO. Es sin duda una herramienta que, con un poco de paciencia, puede ayudar a los usuarios a optimizar el rendimiento con sensibilidades altas.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El nuevo captor también pone al día la grabación de vídeo. Así, la nueva SLR deja a un lado aquel extraño tamaño de cuadro de la K-7 (1536 x 1024 píxeles) y presume ahora de unos más estandarizados clips de 1920 x 1080 puntos a 25 fotogramas por segundo.

Ráfaga y enfoque
La velocidad de disparo es otro de los puntos de la hoja de especificaciones que se ha mejorado con la llegada de la K-5. Frente a la cadencia de 5,2 fotogramas por segundo de la K-7, el renovado modelo llega a los 7 disparos por segundo.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La duración de la ráfaga, eso sí, resulta un poco limitada: una veintena de disparos en JPEG y unos 8 trabajando en RAW. Aunque el modelo beta probado no puede servirnos como referencia, las pruebas realizadas con una tarjeta SD Card de alta velocidad (SanDisk Extreme, más concretamente) confirman estas cifras.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De todos modos, no podemos pasar por alto que con esos 7 fotogramas por segundo la K-5 se sitúa un paso por encima de las ráfagas de la que ya se perfila como su principal competidora: la Nikon D7000.

Justo lo contrario ocurre al hablar del enfoque. Desde Pentax se defienden las mejoras introducidas tanto en el sistema de enfoque por contraste como en el mecanismo tradicional, al emplear el motor Safox IX+ que también lleva la Pentax 645D.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, se mantienen los 11 puntos que ya vimos en la K-7 y que ciertamente saben a poco -sobre el papel, por ahora- comparados con los 39 que luce la novísima D7000 de Nikon. Ya veremos si sobre el terreno la diferencia es tan abismal.

Mejorando lo presente
Concebir una buena cámara a partir de la K-7 no parece una tarea muy complicada: basta con dejar (o mejorar, si cabe) sus mejores argumentos (diseño, construcción, tamaño, precio...) y remodelarla por dentro para poner al día su sensor de imagen.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El plano usado por Pentax para acometer esta remodelación parece que ha seguido al pie de la letra las directrices marcadas por el sentido común. La K-5 calca lo mejor de su predecesora y le añade un nuevo CMOS que, si responde igual de bien que en la Sony A55V, confirmará que nos encontramos ante una de las réflex de la temporada.

Pentax K-5
Pentax K-5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Suficiente para hacer frente a las SLR de Sony y, sobre todo, a las citadas Nikon D7000 y Canon EOS 60D? Aunque en Pentax saben muy bien que en esta desigual lucha -el nombre de la marca sigue tirando mucho a la hora de la verdad- tendrán que jugar muy bien a la baza del precio, nos apuntamos en el cuaderno de tareas pendientes organizar una comparativa a tres bandas a la vuelta de Photokina.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar