• Samyang 24 mm f1.4 ED AS UMC: análisis
  • Fujifilm X-E1 y Sony NEX-6: frente a frente
Prueba de producto
LA RéFLEX TODOTERRENO

Pentax K-30: análisis

 
19
NOV 2012

En un mercado tan marquista como el fotográfico, si la K-30 llevara delante un nombre que no fuera Pentax posiblemente se vendería más y por más dinero. Estamos ante una réflex que, siguiendo la estela de la exitosa K-5, combina prestaciones, construcción, calidad y precio como pocas. Sólo su discutible diseño y las carencias en el terreno del vídeo obligan a colocar alguna que otra interrogación y varias comillas antes de escribir una merecida carta de recomendación.

Por este precio (unos 600 euros cuesta el cuerpo) y con este tamaño, ninguna otra réflex ofrece un cuerpo sellado y resistente al agua con un visor cuya cobertura es del 100%. Igual que ya lo hizo la Pentax K-5 en su momento en un segmento algo superior, ahora la K-30 echa mano de esa conocida estrategia de ofrecer más por menos para encontrar su hueco en un escaparate saturado de modelos.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Anunciada hace ya unos meses y después de ponerla bajo el grifo (algo que no hemos hecho con ninguna otra cámara y menos con una SLR), hemos tenido la ocasión de pasar unas cuantas semanas con la K-30 y el zoom 18-135 mm f3.5-5.6. Rato más que suficiente para saber de lo que esta SLR de 16 megapíxeles es capaz y cuáles son sus puntos débiles.

Cuerpo resistente, diseño discutible

Tal vez por aquello de demostrar ya desde el primer golpe de vista que se trata de una réflex resistente y contundente, Pentax ha apostado por unas líneas bastante agresivas en esta K-30. La empuñadura puntiaguda, el frontal afilado del flash, la cubierta lateral de goma... detalles que para muchos recuerdan demasiado a esos coches "tuneados" de dudoso gusto.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque nosotros también nos asustamos un poco la primera vez que la vimos, hay que reconocer que la versión negra es más discreta de lo que podría parecer. Por tanto, si la idea es no llamar demasiado la atención, mejor descartar el acabado azul, en el que esa estética un tanto agresiva resulta más evidente. Y la versión blanca, como siempre, seguro que tiene sus admiradores.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de la estética y de las opiniones enfrentadas, la sujeción de la cámara es excelente, y la distribución de mandos y accesos directos, muy correcta. Como puntos fuertes cabría citar el doble dial de control -no muy habitual en este rango de precios- y el botón situado en el lateral derecho para activar la grabación en RAW o asignarle otra función.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una carencia importante y que en cierto modo ya da una pista sobre el papel secundario que juega el vídeo es la de un botón dedicado para iniciar la grabación de clips en cualquier momento. La única opción es pasar por el dial principal de modos, elegir la función de vídeo y usar el disparador para comenzar la grabación.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre la resistencia poco más se puede añadir tras ver aquel vídeo en el que la cámara sobrevive debajo de un chorro de agua. La unidad probada para este análisis no ha sido sometida a tales perrerías, pero aquel improvisado experimento realizado con el permiso de la firma da una idea bastante aproximada de la fe que Pentax tiene depositada en el aguante de su cámara.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre el papel, la K-30 presume de un cuerpo de aluminio sellado en 81 zonas y resistente al polvo y al agua. Eso sí, no se trata de una de esas compactas sumergibles, nos recuerdan desde Pentax para evitar sustos desagradables. En cualquier caso, y si se trata de tomarse al pie de la letra esa definición de la cámara como una réflex para trabajar en exteriores, es importante combinarla con objetivos que también sean resistentes, como el 18-55 mm f3.5-5.6 o el citado 18-135 milímetros con el que hemos hecho esta prueba.

Pentaprisma y visor del 100%

Además de su sellado, otro de los puntos fuertes de la K-30 es el visor de pentaprisma (muchos modelos de esta gama usan pentaespejo) con una cobertura del 100%. Aunque su tamaño y luminosidad no son comparables a lo visto en réflex superiores, contextualizada en su segmento estos detalles son sin duda un punto a su favor.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo menos entusiasmados estamos con los menús de pantalla. Si bien los dedicados a los ajustes son muy visuales y prácticos, el menú general de opciones y configuración se ha quedado claramente anticuado en comparación con los sistemas usados en otros modelos.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sí nos gustan el nivel digital en pantalla (con los dos ejes separados y sin que sean un estorbo a la hora de encuadrar) y en el visor réflex (un solo eje en este caso), el menú de acceso rápido a través del monitor y los ajustes de generosas dimensiones que aparecen sobreimpresionados en pantalla cuando se trabaja con el Live View activado.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En todo caso, cualquier otro cambio más allá de la sensibilidad, la ráfaga, el balance de blancos o el flash obliga a salir del modo Live View para acceder al citado menú rápido en pantalla. Tampoco nos ha convencido demasiado la resolución de este panel. Pese a sus 920.000 puntos, al ampliar la imagen para comprobar el foco su calidad no es lo suficientemente buena.

Y es que la K-30 parece más pensada para trabajar a la vieja usanza, con el ojo pegado al ocular. Dada la cantidad de información disponible (sensibilidad, formato, nivel, estabilizador...), no será necesario separarlo a menudo.

6 fotogramas por segundo

Otro detalle que no invita a pulsar el botón "LV" (Live View) es que la cámara pierde cierta agilidad a la hora del disparo. Pese a su interesante ráfaga de 6 fotogramas por segundo y que el sonido del obturador y el espejo invitan a pensar en un mecanismo muy rápido, tras un disparo hay una suerte de espera en forma de pantalla en negro que dura algo más de un segundo y que puede llegar a ser un poco desesperante.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por eso, si insistimos en encuadrar desde la pantalla y queremos tener cierta agilidad entre disparo y disparo, mejor optar por la ráfaga incluso para realizar tomas únicas.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La moderada resolución (16 megapíxeles) en comparación con otros modelos permite a la K-30 presumir de una considerable velocidad de disparo de 6 fotogramas por segundo. Una cifra más que correcta, aunque es cierto que en este campo Sony y su tecnología SLT (que se ahorra tener que mover el espejo en cada disparo) se imponen con claridad, permitiendo alcanzar hasta 12 fotogramas por segundo en modelos de precio similar como la A57.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esos 6 disparos por segundo pueden mantenerse durante los primeros 20 fotogramas si se trabaja en JPEG, porque a partir de ese punto la cámara pierde velocidad (aunque sin llegar a detenerse). Si seleccionamos el formato RAW o lo combinamos con el JPEG, la cosa se complica, puesto que apenas es posible disparar media docena de imágenes seguidas. Si la duración de la ráfaga es prioritaria para nosotros, nos queda la opción de reducirla a 3 fotogramas por segundo en formato JPEG, en cuyo caso es ilimitada.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que ocurría en la K-5, las cifras caen en picado si se activa el sistema de corrección automática de la distorsión óptica. En este caso, y trabajando con una tarjeta de máxima velocidad, apenas es posible llegar a una decena de disparos en JPEG antes de que decaiga el ritmo de obturación. En RAW el comportamiento es bastante irregular, con una media de entre 3 y 4 disparos en la máxima velocidad.

Enfoque y estabilización

El sistema de enfoque SAFOX IXi+ está formado por 11 puntos, 9 de ellos dispuestos en cruz, y promete un rendimiento mejorado respecto a los sistemas de generaciones anteriores, sobre todo en escenas que requieren de seguimiento. Según hemos podido comprobar, su comportamiento no está nada mal incluso trabajando con el mencionado zoom de 18-135 milímetros, que no dispone de motor de enfoque ultrasónico SDM.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En situaciones convencionales no hemos tenido ningún problema, aunque es cierto que el tiempo de reacción inicial es mejorable. En encuadres con sujetos en movimiento, el autofoco se comporta de forma correcta si se trata de seguir con sus 11 puntos de enfoque un movimiento uniforme. Es interesante, por cierto, la generosa zona de cobertura de estos puntos, sobre todo en lo que respecta a cubrir los laterales del encuadre.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la estabilización, la K-30 incorpora un sistema mecánico que permite acercar la estabilización a cualquier óptica utilizada en ella. Su eficacia ronda los dos pasos de mejora respecto a la velocidad de disparo recomendada para una determinada focal.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como es ya habitual en las cámaras de la firma, las opciones a la hora de aplicar filtros creativos son sencillamente interminables: once preajustes de color, siete filtros digitales, doble exposición, HDR, intervalómetro...

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otras opciones interesantes son el microajuste del enfoque o la posibilidad de usar tanto una batería de iones de litio como cuatro pilas de tamaño AA mediante un adaptador opcional.

Calidad de imagen, por descontado

En lugar de ceder a la tentación de incorporar ese nuevo CMOS de 24 megapíxeles y tamaño APS-C que ya se está dejando ver en modelos de la competencia, Pentax ha decidido ser fiel a los 16 megapíxeles de la K-5. Aunque presuponemos que la decisión viene condicionada por los costes y la intención de tener bajo control el precio de la K-30, conocido el excelente resultado de este captor su apuesta por él es una buena noticia.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, la K-30 se defiende con solvencia a la hora de colocar la lupa sobre las imágenes para examinar el nivel de detalle y la gestión del ruido. Con ajustes situados entre 200 y 25.600 ISO (incluyendo valores forzados), nos podemos mover sin problemas hasta 6.400 ISO. Además, el sencillo sistema de gestión de la sensibilidad automática resulta muy práctico, aunque sería de agradecer poder fijar la velocidad mínima de obturación.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-30 y un objetivo Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 DA WR.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.

En cuanto al rango dinámico la K-30 no decepciona, tal y como cabe esperar de una cámara que sigue la estela de la K-5, precisamente conocida por su excelente rendimiento en este campo.

Si bien la K-30 ofrece numerosas opciones relacionadas con la optimización del rango dinámico tanto para las sombras como para las luces altas, el potencial del sensor queda realmente a la vista al disparar en RAW y "revelar" los ficheros DNG que genera.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-30 y un objetivo Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 DA WR.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
12.800 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
25.600 ISO

El entusiasmo decrece al hablar del vídeo. La K-30 ofrece un modo de grabación Full HD con cadencias de 30, 25 y 24 fotogramas por segundo, así como la posibilidad de controlar manualmente la exposición o hacerlo con prioridad a la apertura. No obstante, se echa mucho de menos un conector para micrófonos externos y unos controles algo más pensados para la grabación de vídeo.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-30 y un objetivo Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 DA WR.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-30 y un objetivo pentax 18-135 mm f3.5-5.6 da wr.

Tampoco los resultados despuntan en comparación con lo que ofrece la competencia en este rango de precios. Los vídeos son correctos en cuanto a fluidez, nitidez y saturación del color, pero el efecto del "rolling shutter" es bastante evidente y la compresión aplicada también se lleva por delante el detalle fino de las imágenes.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-30 y un objetivo Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 DA WR. Imágenes disparadas en RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

El enfoque por contraste, como ya hemos comentado, tampoco es uno de los puntos fuertes de una cámara que, sin duda, opta por centrarse más en la fotografía que en las imágenes en movimiento, relegadas a un segundo plano.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A su favor cabe mencionar el sistema de resalte ("peaking focus"), que será de ayuda a la hora de enfocar a mano. No obstante, esta misma función está mucho mejor conseguida en los últimos modelos de Sony. También es muy interesante a la hora de grabar clips de vídeo el ya citado estabilizador integrado en el cuerpo, que se hace notar en el registro de secuencias a pulso.

Excelente para fotografía, regular para vídeo

Exceptuando aquellos usuarios que estén especialmente interesados en la grabación de vídeo -hay mejores opciones para ello- o quienes ya tengan una colección de ópticas para otra montura, la Pentax K-30 es una réflex más que recomendable.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Comparada con otros modelos de su gama de precios se impone con claridad en cuanto a prestaciones y construcción, y su calidad de imagen es más que competitiva. Desde otro enfoque, si se compara con cuerpos teóricamente situados un peldaño por encima (Nikon D7000 o Canon EOS 60D, por ejemplo), la diferencia de precio a favor de la K-30 es notable.

Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si su diseño nos convence y el tamaño no es un problema (no es pequeña y por supuesto no puede compararse con modelos sin espejo), por unos 600 euros es ahora mismo una de las opciones más interesantes que se pueden encontrar en el escaparate.

Fe de erratas: la K-30 puede encontrarse ya por 600 euros (sólo el cuerpo) y no por 700, como se señalaba inicialmente en el análisis.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar