• Sony A6300: primeras muestras
  • Olympus Pen-F: análisis
Prueba de producto
Pentax K-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pentax K-1: toma de contacto

41
7
MAR 2016
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Hace tanto que se habla de una réflex de Pentax de formato completo que produce hasta pereza zambullirse en la hemeroteca para dar con las primeras pistas. El caso es que, con sus retrasos de última hora y todo, la K-1 es ya una realidad

Para verla en los escaparates habrá que esperar algo más de un mes, pero aprovechando que la primera unidad de esta contundente SLR ya anda rondando por España, hemos querido conocerla de primera mano.

Pentax K-1
Pentax K-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lleva aún instalado un firmware demasiado alejado de la versión final como para poder hacer fotos con ella y valorar su rendimiento, así que de momento tendremos que conformarnos con echar un vistazo a su ergonomía, ver cómo nos sienta entre las manos y sobre todo empezar a pensar la respuesta a la pregunta del millón: ¿han merecido la pena tantos años de espera?

Estilo Pentax

¿Qué pasaría si cruzásemos una K-3 con una 645Z? Pues que el resultado sería sin duda esta K-1 que tenemos entre las manos. Fiel a la filosofía de la compañía a la hora de fabricar réflex, el primer modelo digital de formato completo de Pentax presume de tamaño y contundencia. Pesa, es robusta y está pensada para quienes precisamente buscan algo así.

Es verdad que un CMOS de mayor tamaño impone sus propios requisitos en cuanto a volumen, pero en este caso parece más una decisión de estética y filosofía que de cuestiones físicas. Curioso en estos tiempos en que la mayoría de las cámaras quieren ser cada vez más pequeñas y ligeras, pero con cierta lógica, porque ahí fuera hay muchos usuarios que piden que las réflex sigan pareciendo réflex.

pentax k-1pentax k-1pentax k-1pentax k-1pentax k-1pentax k-1
Contundente

La K-1 es una cámara grande y pesada (además de robusta), y está precisamente pensada para quienes buscan algo así

pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero lo curioso del caso es que la K-1 es ligeramente más pequeña que otras réflex de tamaño completo (incluidas las Nikon D610 y Canon EOS 6D, por poner dos ejemplos de cuerpos relativamente comedidos). Son seguramente su robustez y su peso (es incluso un poco más pesada que las Nikon D810 o Canon EOS 5DS) los atributos que transmiten esa sensación de mayor volumen cuando uno la tiene entre las manos.

Así que la herencia de las K luce aquí en todo su esplendor. No solo en contundencia sino también en la resistencia de un cuerpo sellado que transmite muy buenas sensaciones, con una cantidad de mandos, accesos directos y posibilidades de configuración realmente apabullante y con algún que otro detalle que parece dejar claro que Pentax (o Ricoh, según cómo se mire) se resiste a ser una más del sector.

La pantalla, más allá de sus generosas dimensiones, incorpora una curioso sistema para separarla del cuerpo y permitir su movilidad. Un mecanismo de cuatro brazos metálicos no solo le da un toque exótico al cuerpo, sino que asegura una resistencia superior. Tanto, que incluso nos animamos a sujetar la cámara desde la pantalla para comprobar lo que aguanta.

Pero más allá de este detalle –un monitor aparatoso pero resistente y con una movilidad algo superior a lo normal-, hay algo que nos gusta aún más: acercar el ojo al visor y comprobar que se nota que tenemos una réflex de formato completo en las manos.

pentax k-1
Pentax K-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A oscuras

Posiblemente pensando en su uso para fotografía de naturaleza y nocturna, la K-1 llega con otro curioso detalle escondido en sus mandos: el clásico botón para iluminar la pequeña pantalla superior –diminuta pero suficiente para ver los datos de exposición- también activa unas cuantas luces LED repartidas por el cuerpo de la cámara.

¿Luces LED como las de la K-S1? Que nadie se asuste, porque aquí todo es más discreto y útil. Una luz situada bajo el pentaprisma en la parte superior ilumina la zona de la bayoneta, de modo que cambiar de objetivo no sea un problema. Otra en la ranura para las tarjetas de memoria y un par bajo la citada pantalla móvil también facilitan el manejo de la cámara o la pulsación de los botones cuando se trabaja sin luz.

pentax k-1pentax k-1
Luces LED

Tal y como hizo con la K-S1, aunque en este caso con mucha más discreción, Pentax da un toque distintivo a su réflex con la incorporación de pequeños puntos de luz repartidos por su cuerpo

pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)
pentax k-1
Pentax K-1
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es verdad que en este último caso habría sido más fácil retroiluminarlos como ocurre en algunos modelos de Nikon, pero el toque Pentax –insistimos- siempre se nota a la hora de marcar su propio estilo.

Lo mismo ocurre con el curioso mando situado en la parte superior y que es una especie de acceso directo centralizado en forma de rueda. A través de él podemos acceder a nada menos que diez ajustes sin tener que pasar por los menús en pantalla, combinándolo con la otra gran rueda situada también en esta misma zona.

Dispone también, claro, de un dial de modos, otras dos ruedas de control de menos tamaño, accesos directos a la sensibilidad, el enfoque, el disparo en ráfaga… Al principio cuesta un poco acostumbrarse, pero la verdad es que tras unos minutos se agradece poder realizar la inmensa mayoría de ajustes sin tener que quitar el ojo del visor y ni tener que echar mano de la pantalla trasera.

2.000 euros

Habrá que esperar, como decíamos, para ver de lo que es capaz esta K-1, aunque teniendo en cuenta que usa un CMOS de formato completo de 36 megapíxeles y que desde hace años Pentax recurre a captores de Sony, no hace falta echarle mucha imaginación para deducir que estamos muy posiblemente ante el mismo sensor usado en la A7R.

Así que, salvo sorpresas, cabe esperar muy buenos resultados. No solo por este sensor ya conocido, sino por el buen trabajo que suelen hacer las Pentax K en cuanto a la relación entre detalle, control de ruido y sobre todo rango dinámico de las imágenes.

pentax k-1
Pentax K-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Pentax K-1 montada sobre un trípode Cullmann Concept One 628 con un cabezal híbrido para foto y vídeo.

Completa y muy prometedora, la K-1 no ganará ni aspira a ello, pero ofrece mucho por muy poco y se perfila como una opción muy interesante

Si a eso le sumamos el renovado estabilizador –ahora con 5 ejes- y los modos multidisparo para aumentar la resolución o eliminar la interpolación de color, lo cierto es que la K-1 se perfila como una opción muy prometedora en cuanto a calidad de imagen. Y a un precio bastante ajustado de 2.000 euros el cuerpo.

Por lo que hemos podido comprobar en este primer contacto, el enfoque automático se defiende con un sistema de 33 puntos que, eso sí, cubre una parte más reducida de la escena de lo que nos gustaría (una crítica extensiva al resto de modelos de su categoría, en cualquier caso). El zoom 28-105 mm f3.5-5.6 que hemos tenido como acompañante tampoco es la mejor opción para probar el enfoque, pero no parece muy arriesgado aventurarse a decir que, posiblemente, el autofoco será uno de sus pocos puntos débiles frente a la competencia. Y el vídeo, a no ser que hayan cambiado mucho las cosas.

En cualquier caso, y aunque haya que haber esperado hasta 2016, bienvenida sea esta nueva opción en el escaparate réflex de formato completo. Hace dos o tres años Pentax lo habría tenido mucho más fácil para reivindicar aquí su espacio, pero ahora parece dispuesta a dar batalla. No ganará ni aspira a ello, pero ofrecer mucho por poco ya sabemos que es una fórmula que le funciona a la marca japonesa.

El trípode que aparece fotografiado en este artículo es un Cullmann Concept One 628 y ha sido cedido como parte de un acuerdo publicitario entre Reflecta, firma importadora de Cullmann en España, y Quesabesde.

Productos relacionados (1)
41
Comentarios
Cargando comentarios