• Olympus M.Zuiko 12-50 mm f3.5-6.3 ED EZ: análisis
  • El nuevo iPad: entre lo bueno y lo malo
Prueba de producto
EL PRECIO DE QUERER SER DIFERENTE

Pentax K-01: análisis

 
12
ABR 2012

Si el objetivo era no dejar indiferente a nadie, está claro que Pentax lo ha conseguido con la K-01. Sus formas y su peculiar diseño -a algunos gusta, a muchos otros horroriza- convierten a esta cámara de 16 megapíxeles en una de las más singulares del momento. Primera de un nuevo sistema sin espejo, la K-01 saca pecho manteniendo la montura K de las SLR de la firma y abanderando un ya conocido CMOS APS-C del que pocas dudas cabe tener. El precio a pagar es un tamaño excesivo que obliga a preguntarse por la diferencia entre tener o no tener espejo.

La diminuta Pentax Q ya consiguió ser en su día el centro de atención y el modelo más original del cada vez más poblado escaparate de cámaras de objetivo intercambiable desprovistas de espejo réflex. La K-01 no quiere quedarse atrás, y frente al minimalismo de aquélla apuesta por unas dimensiones que se salen de lo habitual en este segmento.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dispuestos a ser diferentes -no sabemos si la influencia de Ricoh ha tenido algo que ver o todavía es pronto-, tras ese discutible diseño se esconde una cámara de prestaciones y rendimiento convencional, con todo lo bueno y lo malo que eso implica. ¿Son suficientes la indiscutible originalidad y la fidelidad a la montura K para sustentar un modelo como éste en un mercado con opciones bastante más asequibles?

Diseño con firma

Más allá de lo que puedan opinar los obsesionados con la lupa y los píxeles, la primera reacción ante una cámara siempre es un buen termómetro para saber cómo será su acogida en los escaparates. Así que, tras colocar la Pentax K-01 (el modelo negro y amarillo, por aquello de que el impacto fuera mayor) delante de un improvisado jurado popular, los comentarios no se salieron de lo esperado.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Es una cámara de juguete? ¿Es una cámara Lego? ¿Por qué es tan grande? Son algunas de las preguntas que lanzaban las víctimas de este improvisado estudio de mercado. Aunque las reacciones fueron variadas, en líneas generales y basándonos en estos comentarios podemos asegurar que la K-01 provoca más caras de sorpresa y cierto escepticismo que saltos de emoción.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Detrás de ese singular aspecto se esconde la firma de Marc Newson, un prestigioso diseñador industrial. Dejando a un lado las cuestiones estéticas más subjetivas (ya se sabe que para gustos, colores), hay algunos detalles de esta cámara que merece la pena destacar.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cubierta de goma que recubre buena parte del cuerpo aporta cierta comodidad a la sujeción, pero inexplicablemente en un cuerpo de estas dimensiones Pentax ha optado por una empuñadura demasiado ligera y poco profunda.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque es lógico que un diseño tan personal imponga ciertos peajes, algunos son de juzgado de guardia. Así, no acabamos de verle el sentido al sistema para cubrir el zócalo de la tarjeta de memoria (SD Card), integrado con la citada cubierta de goma y protegido a su vez con otra trampilla interna. Aunque queda muy discreto, tras un par de días de uso la citada cubierta ya mostraba algo de holgura y requería de cierta paciencia para que todo encajara en su sitio.

Mandos que se ven

Tal vez para transmitir una idea de sencillez en el manejo o quizás por una cuestión puramente estética, Pentax ha optado por incluir en la K-01 pocos mandos y de un tamaño considerable. Así, tanto el interruptor de encendido como el dial de modos destacan por sus generosas dimensiones, que se traducen -eso sí- en una gran comodidad en el manejo.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los botones de la parte trasera son más convencionales y están rematados con un surtido correcto de accesos directos. De todos modos, el botón "info" permite acceder a una pantalla de control rápido desde donde es posible ajustar todos los parámetros de la toma y la cámara. La K-01 también dispone de un dial al alcance del pulgar que asume buena parte del protagonismo a la hora de trabajar con ella.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle que salta a la vista es el clásico botón verde de Pentax -cuyo uso sigue sin parecernos tan intuitivo o configurable como nos gustaría-, acompañado ahora de un botón rojo que permite iniciar la grabación de vídeo.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La puesta en marcha no es especialmente rápida: pasan unos 3 segundos desde que se acciona el interruptor hasta que podemos disparar la primera foto. Un proceso en el que, sin duda, tiene algo que ver el hecho de que -a diferencia del resto de modelos sin espejo vistos hasta ahora- la cortinilla del obturador permanece cerrada cuando la cámara está apagada.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un detalle que tranquiliza en lo que respecta a limpieza y protección del captor, pero que complica y alarga este proceso. Quizás para amenizar la demora, cada vez que la cámara se pone en marcha aparece en pantalla la firma de su diseñador.

Con una velocidad de disparo de hasta 6 fotogramas por segundo, esta modalidad está limitada al formato JPEG, y según las pruebas realizadas se mantiene durante una decena de disparos para luego ralentizarse, aunque sin llegar a detenerse. La duración en RAW es mucho más limitada, siendo capaz de soportar apenas 5 disparos.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las cosas empeoran si tenemos activado el sistema de compensación de la distorsión óptica, así que mejor renunciar a esta función si toca enfrentarse a una escena de acción.

Montura K

Si hubiera que destacar una -y sólo una- prestación de la K-01, nos quedaríamos sin duda con su bayoneta. Y es que a diferencia de lo ocurrido con todos los sistemas sin espejo que han visto la luz hasta hoy, esta cámara se ha mantenido fiel a la misma montura K que desde hace décadas utilizan las SLR de la compañía.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La ventaja es evidente: frente a la limitada gama de ópticas disponibles en otros sistemas (Micro Cuatro Tercios, NEX, Nikon 1?) y la necesidad de comprar nuevos objetivos o recurrir a un adaptador, en el caso de la K-01 es posible reutilizar cualquier óptica del veterano sistema K.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los problemas también saltan a la vista, empezando por el volumen del cuerpo y continuando por un sistema de enfoque por contraste que no acaba de llevarse bien con ópticas que no han sido diseñadas ni optimizadas para trabajar de este modo.

Pentax 40 mm f2.8 DA XS
Pentax 40 mm f2.8 DA XS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax 40 mm f2.8 DA XS
Pentax 40 mm f2.8 DA XS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso en el caso del nuevo y diminuto 40 mm f2.8 XS, teóricamente diseñado para esta cámara, el enfoque automático resulta bastante torpe. Incluso más que el del 18-135 mm f3.5-5.6 que también hemos utilizado para probar la K-01.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin duda Pentax tiene un amplio margen de mejora si quiere situar sus futuros modelos a una altura similar a los de la competencia en el terreno del enfoque automático, tanto en lo que respecta a la agilidad del mecanismo como a su sonoridad. No es que el enfoque sea terrible o inutilizable, sino que simplemente está lejos de lo visto en las últimas cámaras Micro Cuatro Tercios o en las NEX de Sony.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quienes opten por el enfoque manual, la K-01 ofrece un sistema de ayuda similar al de las Sony NEX-7 y NEX-5N al que Pentax ha bautizado con el nombre de "microcontraste". En este caso, en lugar de resaltar con colores la zona enfocada, se aumenta mucho el contraste de los bordes de la escena para determinar las partes que están enfocadas.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal como sucede con las SLR de la compañía, esta cámara dispone de un sistema de estabilización mecánica integrado en el cuerpo y compatible, por tanto, con cualquier óptica que se monte en ella. Aunque desde Pentax se promete una mejora de unos 4 pasos, a juzgar por las pruebas realizadas la compensación real se sitúa entre 2 y 3 pasos a la hora de disparar.

16 megapíxeles de confianza

El segundo de los argumentos que pueden llevar a alguien a interesarse por esta cámara -fanáticos de los diseños extraños al margen- es su sensor. Se trata de un CMOS de tamaño APS-C y 16 megapíxeles de resolución que, tal y como la propia Pentax se ha encargado de remarcar, es el mismo que emplea la K-5. Todo un certificado de pedigrí, teniendo en cuenta los excelentes resultados vistos en esa SLR.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No hay que perder de vista, por cierto, que ese mismo sensor -o uno muy similar- también puede encontrarse en las NEX-C3 y NEX-5N.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-01 y un objetivo Pentax 40 mm f2.8 DA XS. Haz clic en la imagen para ver un recorte.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
12.800 ISO
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y un objetivo pentax 40 mm f2.8 da xs. haz clic en la imagen para ver un recorte.
25.6000 ISO

Parecidos y similitudes aparte, la calidad de imagen que ofrece esta K-01 deja poco margen a las críticas. Con un rendimiento casi idéntico al de la citada K-5, las imágenes JPEG capturadas muestran un procesamiento algo más agresivo en cuanto a nitidez que repercute positivamente en su aspecto.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-01 y objetivos Pentax 40 mm f2.8 DA XS y Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 WR.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.
las fotografías se han realizado con una pentax k-01 y objetivos pentax 40 mm f2.8 da xs y pentax 18-135 mm f3.5-5.6 wr.

Excelente nota también para el control del ruido y la gestión de la sensibilidad automática, mucho más fácil de manejar que en modelos de gama muy superior. Con valores situados entre 100 y 25.600 ISO, es posible trabajar hasta 6.400 ISO sin demasiadas preocupaciones y con un nivel de ruido muy bien controlado.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Pentax K-01 y objetivos Pentax 40 mm f2.8 DA XS y Pentax 18-135 mm f3.5-5.6 WR. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

Tal y como esperábamos, el rango dinámico también se salda con muy buena nota. Aunque sí hemos detectado una ligera tendencia a sobreexponer, si echamos un vistazo a los archivos RAW (en formato DNG, que siempre se agradece), redescubriremos la capacidad de este sensor para sacar información de luces y sombras de la imagen.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los aficionados al HDR también disponen de una función dedicada que puede dar mucho juego. En este sentido, la lista de filtros digitales y efectos -combinables además entre ellos- abre la puerta a conseguir todo tipo de acabados en las imágenes sin necesidad de tener que pasar por el ordenador.

Vídeo

Aunque lo hemos dejado para el final, en realidad la grabación de vídeo es una de las prestaciones estrella de esta cámara y una de las contadas funciones con las que se pretende marcar distancias respecto a una SLR. En este sentido, el principal atractivo de la cámara en su vertiente fotográfica -poder usar objetivos con montura K- cobra especial interés a la hora de hablar del vídeo.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al margen de esta peculiaridad, la K-01 no ofrece ninguna prestación en su modo de vídeo que no podamos encontrar en otros modelos de similar precio y gama. Así, cuenta con controles manuales de exposición antes y durante la grabación y una conexión mini-jack para micrófonos externos cuyo nivel de entrada también puede regularse de forma manual.

Muestras: vídeo

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Pentax K-01. Las imágenes han sido editadas y sometidas a un proceso optimizado de compresión. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

Al contar con un modo específico para la grabación de vídeo en el dial, la cámara activa en la pantalla la proporción 16:9 y muestra sólo la información más relevante para la captura de imágenes en movimiento. También podemos iniciar la grabación desde cualquiera de los modos de la cámara pulsando el botón de vídeo, aunque en este caso el funcionamiento será totalmente automático. Para poder usar los numerosos filtros creativos, por cierto, será necesario pasar por el modo específico de vídeo del dial principal.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La K-01 permite grabar secuencias Full HD a 30, 25 o 24 fotogramas progresivos por segundo, así como a velocidades de 60 y 50 cuadros si se reduce la resolución a 720 líneas verticales. Con un flujo de datos de 21 Mbps, el vídeo obtenido con esta Pentax luce bastante bien en líneas generales, con un buen nivel de detalle y una buena reproducción de color. La gestión del movimiento podría ser, eso sí, algo más suave y fluida.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La peor nota en este apartado se la lleva sin duda el enfoque automático, impreciso y lento; muy alejado en definitiva del que ofrecen algunas cámaras de la competencia. Afortunadamente, contamos con la ayuda del ya citado sistema de "microcontraste", que nos ayudará a la hora de ajustar el foco manualmente.

Campo limitado

Que la Pentax K-01 no está destinada a ser un gran éxito comercial no es ningún secreto. Ni su precio (630 euros sólo el cuerpo) ni sus prestaciones destacan especialmente respecto a la competencia en este terreno. Para colmo, su cuestionable diseño, su tamaño y un sistema de enfoque que no es para tirar cohetes tampoco juegan a su favor.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entonces, ¿para quién puede ser interesante esta Pentax? Dejando a un lado a los coleccionistas de cámaras originales, los usuarios de Pentax con una buena colección de ópticas son su público potencial.

Con un excelente rendimiento (a la altura de la K-5, sin ir más lejos), vista así puede ser una opción algo más asequible y de manejo mucho más sencillo. La mayor importancia del vídeo también es un dato a tener en cuenta para quienes busquen una alternativa a las SLR de la compañía.

Pentax K-01
Pentax K-01
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque siempre nos hemos declarado admiradores de quienes pretenden animar el escaparate con algo diferente y aplaudimos el tesón de Pentax en este sentido, si la idea es apostar con firmeza por esta vía sin espejo, posiblemente una K-02 más convencional sería muy bien recibida por los fieles de la firma.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar