• Lottie Davies y la búsqueda del yo
  • Albert Uriach retrata la fuerza de voluntad de las mujeres indias
Agenda fotográfica

Las caras de Pedro Madueño

 
11
ABR 2012
Ivan Sánchez   |  Barcelona

A modo de homenaje a los 35 años que Pedro Madueño lleva ejerciendo como fotógrafo de prensa, la gran mayoría de ellos en La Vanguardia, el CaixaForum de Barcelona acoge una exposición centrada en su faceta como retratista. El fotógrafo cordobés ha cultivado este complejo género, que requiere trascender el plano psicológico a través del físico, con un estilo propio que se hace reconocible de inmediato.

Con el retrato fotográfico se busca plasmar en una única toma las características físicas y psicológicas de un personaje. El propio Pedro Madueño lo define como "el género más completo, la esencia misma de la fotografía".

La primera parte, la que hace que un personaje más o menos famoso sea reconocible por sus rasgos, es la más sencilla. Lo complicado es ir más allá y dar cuatro pinceladas del carácter y la personalidad del retratado. Y si a esto le añadimos la urgencia de una publicación diaria, la dificultad se multiplica, ya que lo habitual es disponer de cinco o diez minutos para realizar el retrato.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Madueño posa junto a su obra expuesta en el CaixaForum de Barcelona.

Por si fuera poco, el lugar y la actualidad del personaje de turno son dos temas muy a tener en cuenta y en demasiadas ocasiones es imposible escoger dónde fotografiarle. El fotoperiodista suele visitar al retratado en un escenario neutro y que dice poco de él, como la habitación de un hotel. Parte del acierto de Madueño radica en su capacidad de utilizar los elementos de esa escena para dar un ambiente nuevo y distinto a cada fotografía, minimizando todo aquello que pudiera distraer la atención del espectador.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Sirvan estas premisas para ponernos en antecedentes a la hora de valorar las obras de la exposición "Pedro Madueño. Retratos periodísticos, 1977-2012", que puede visitarse de forma gratuita en el CaixaForum de Barcelona hasta el próximo 24 de junio. A partir de 700 retratos, la Obra Social "la Caixa" ha seleccionado casi medio centenar de fotografías, la mayoría en blanco y negro, en un recorrido por los 35 años que Madueño lleva trabajando en prensa diaria, primero en el periódico Tele/eXpres y desde 1983 hasta hoy en el rotativo barcelonés La Vanguardia.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

La bienvenida a la muestra la brindan dos retratos muy distintos: por una parte, un díptico con un detalle de la cara de Antoni Tàpies (una fotografía que recientemente comentaba para QUESABESDE.COM) y otro del gesto de su mano derecha; por la otra, un Quim Monzó a medio afeitar, tal y como Madueño se encontró al escritor y colega de La Vanguardia, en un retrato hecho al vuelo, de forma instintiva. A partir de aquí la exposición se divide en tres grandes bloques en función de los retratados: personajes de la literatura y el periodismo; de la política, y del espectáculo, el arte y la fotografía.

Antoni Tàpies. | Foto: Pedro Madueño

Quizás el primer bloque sea el más interesante de todos y el que trasciende más los rasgos físicos para adentrarse en el mundo interior y la propia personalidad de los personajes. En él encontramos a escritores como Baltasar Porcel, John Irving, Enrique Vila-Matas, Sergi Pàmies o Joyce Carol Oates. Sin embargo, llaman más la atención el plano de detalle de Juan Marsé, el retrato en camisón de Terenci Moix, Joan Brossa en pantalón corto y de cuerpo entero, Joan de Sagarra fumándose un puro habano o el ya icónico rayo de luz que ilumina parcialmente el rostro del poeta Miquel Martí i Pol.

Joan de Sagarra. | Foto: Pedro Madueño

Con todos ellos Madueño supo desmarcarse del típico retrato de escritor, evitando poses ya demasiado manidas en este tipo de personajes. En esta sección es tan difícil encontrar dos fotografías iguales como identificar a dos retratados que se parezcan entre sí.

Miquel Martí i Pol. | Foto: Pedro Madueño

En el bloque dedicado a la política, con menos fotos, destaca un contraluz con la silueta del rostro del Juan Carlos I. También merece una mención especial el retrato de Felipe González apoyado en la puerta de su residencia en el Palacio de la Moncloa. La imagen fue captada en 1996 y el ex presidente del gobierno da la espalda a la cámara, lo que supone un claro simbolismo de su por aquel entonces inminente marcha al frente del ejecutivo.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

El tercer bloque incluye algunos de los retratos más atrevidos de Madueño, aquellos en los que el propio fotógrafo explica que "las canas me permiten arriesgar", como el de una Isabel Coixet en movimiento o el del artista Nazario Luque desnudo y cubriéndose sólo con una gran flor roja (uno de los pocos retratos en color de la exposición). También hay lugar aquí para el gesto burlón del actor italiano Jacopo Fo o para Tania Doris, que sostiene sus pechos sin mostrarlos en un retrato en el que destacan la dignidad y la belleza de la "vedette".

Tania Doris. | Foto: Pedro Madueño

En este bloque tienen su espacio tres fotógrafos de referencia en la obra de Madueño. Leopoldo Pomés descansa solemne en una butaca bastón en mano, mientras que Carlos Pérez de Rozas sostiene una antigua cámara junto a un cartel de carretera que indica la proximidad de un paisaje pintoresco.

Francesc Català-Roca. | Foto: Pedro Madueño

Por último, Francesc Català-Roca, uno de los fotógrafos españoles más influyentes en la generación de Madueño, aparece retratado por partida doble: un rayo de luz le ilumina parcialmente la cara, con esas gafas tan características suyas, mientras que en otra imagen aparece su mano manipulando el objetivo de una cámara de placas. Se trata del pequeño homenaje del autor a sus maestros y compañeros de profesión.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Artículos relacionados (2)
Con texto fotográfico
Pedro Madueño
05 / ABR 2012
Con texto fotográfico
Pedro Madueño
15 / OCT 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar