• Roy Mangersnes: "Es increíble ver cómo siguen siempre tu movimiento"
  • Miquel Ruiz: "Es la imagen que justifica toda una tarde fotografiando"
Con texto fotográfico

"Tuve la impresión de que hacía un retrato para la historia" Pedro Madueño

 
Foto: Pedro Madueño
5
ABR 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Las fotos de Pedro Madueño en La Vanguardia -y muy especialmente sus retratos- son todo un referente. En su empeño por conseguir una imagen que aporte un valor añadido al personaje, en 2009 contó con la complicidad de Antoni Tàpies, uno de los más grandes artistas españoles del siglo XX, para que se dibujase una cruz en la cara. El resultado es este histórico retrato que ha servido para ilustrar hasta dos veces la portada del diario barcelonés. La segunda de ellas hace un mes, cuando Tàpies falleció.

Pedro Madueño

Cuando hice este retrato de Antoni Tàpies le quise pedir que se dibujase una 't' de Tàpies, pero él me dijo que se dibujaría la cruz, una cruz que 'me ha perseguido toda mi vida'. La cruz está muy presente en toda su obra y puede interpretarse también como la inicial de su apellido. Cuando la vi dibujada en su cara tuve la impresión de que hacía un retrato para la historia, algo profundo. Tuve una consciencia muy clara del momento. Tàpies se vino arriba y él mismo se implicó en el retrato.

Una foto de este tipo no puedes planteársela así como así a un personaje como Tàpies; tienes que conocerlo antes. El trato con la persona a la que fotografío es muy importante, forma parte de mi metodología. Me implico con el personaje para conseguir un buen retrato, como en los casos de Miquel Martí i Pol o Joan de Sagarra.

Sin embargo, por el trabajo del día a día en el diario muchas veces no sabes hasta la noche lo que tienes que hacer al día siguiente. Así que no puedes planificar. Valoras lo que ves cuando estás en el lugar, y a veces es más un impulso del corazón. El otro método es mucho más elaborado porque lo has meditado y pensado bien, y luego se trata de ejecutarlo. En cualquier caso, a mí me motiva mucho y me gusta el estrés del cuerpo a cuerpo con el personaje cuando has de sacar un retrato.

Es difícil saber qué porcentaje de uno u otro método se da más en mi trabajo en La Vanguardia. Cuando no conozco al personaje soy consciente de que un retrato puede ser algo violento, así que intento aproximarme a él respetando sus valores, sus costumbres y sus decisiones. Si puedo, quedo un día para comer o tomar una copa con él. Se trata de crear vínculos antes de fotografiarlo.

No pongo mucha atención en la técnica; es ella la que ha de estar a mi servicio, y no al revés. En este retrato la única luz venía de una bombilla, así que tampoco pensé mucho en la iluminación. Creo que un 99% de las veces lo importante es lo que dice el personaje; el resto es iluminación. Con una luz cenital, por ejemplo, que en principio muchos fotógrafos evitan, también se pueden hacer buenos retratos.

Me resulta dificilísimo conseguir un buen retrato. Normalmente entrego una sola fotografía. Tengo la suerte de trabajar con gente muy profesional que valora lo que hago y que normalmente acepta lo que propongo, pero también admito reflexión. Son ya muchos años trabajando en esto y sabes bien lo que haces.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
Agenda fotográfica
11 / ABR 2012
Con texto fotográfico
Pedro Madueño
15 / OCT 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar