• Javier Sánchez: "Cerca de casa puedes encontrar el paisaje minúsculo"
  • Oriol Segon: "Intento trascender la narrativa con fotos mucho más emocionales"
Con texto fotográfico

"Vestía manga larga y disparaba desde la cintura con una cámara más pequeña que un mechero" Pau Barrena

 
Foto: Pau Barrena
1
DIC 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Pese a su reciente y continuo proceso de modernización, prostitutas y proxenetas forman parte indisoluble del Raval de Barcelona. Armado con una minúscula cámara más propia de un espía que de un fotoperiodista, Pau Barrena refleja en su reportaje sobre la prostitución cómo el trabajo más viejo del mundo sobrevive impasible al paso del tiempo en este céntrico barrio de la ciudad condal. Los sutiles encuadres de este joven émulo de Joan Colom insinúan más que enseñan.

Pau Barrena

El Raval ha sido desde siempre un barrio muy especial que esconde lo mejor y lo peor de Barcelona: desde el bullicio turístico de las Ramblas hasta una nutrida multiculturalidad, pasando por algunos de los museos más modernos de la ciudad. Ahí también está la calle d'En Robador, lugar histórico de prostitución y tráfico de drogas.

Actualmente, decenas de chicas del Este ocupan la calle desde primeras horas de la mañana hasta altas horas de la madrugada, repartiéndose el espacio en dos turnos en un ambiente bastante tenso. Las chicas se ven obligadas a ir a la caza de clientes ante los ojos de los proxenetas-mafiosos que las controlan imponentemente.

Mi planteamiento en este reportaje era captar imágenes de situación de la calle: el día a día de lo que cualquier persona vería si pasease por la calle d'En Robador. Tenía claro que en ningún momento quería mostrar imágenes morbosas, que evidentemente existen, ni criminalizar a las chicas, que dan un servicio que es usado por los propios hombres del barrio.

Cuando iba a tomar fotografías no estaba más de diez minutos, de lo contrario eran las propias chicas y proxenetas quienes se interesaban por mí y venían a preguntarme qué hacía por allí, qué buscaba, qué quería? y en ocasiones me invitaban a irme. No están muy abiertos a hablar, y menos interesados están en participar en un proyecto de estas características.

En una ocasión, una mujer creyó que le estaba haciendo una foto con el teléfono móvil. Comenzó a pegarme, y en cuestión de segundos un hombre me agarró por el cuello amenazándome con darme un puñetazo. Por suerte, el malentendido se aclaró. Está claro que sacar ahí una réflex o incluso una compacta no es muy recomendable?

Así que opté por una cámara digital más pequeña que un mechero y con un funcionamiento muy sencillo: sólo dispone del botón de disparo. Cuando iba a hacer fotos vestía manga larga y disparaba desde la cintura, para disimular. En estas condiciones no tienes muchas posibilidades, así que tienes que asegurar cada disparo, debes estar lo más quieto posible y pensar en una composición sin mirar a través del objetivo. Esto me hizo perder buenas fotos.

En esta fotografía un hombre se acerca a una chica y entabla conversación con ella para negociar el precio. El hombre, sin ninguna intención de pagar, alarga la mano lo máximo posible para tocar a la chica. Es una imagen muy frecuente: pocos hombres acceden [al precio propuesto] y simplemente van para arrimarse lo máximo posible.

Tengo fotografías de ese momento en que aparecen los personajes completos, pero me parece más interesante que no se les vea la cara. Mostrar las piernas de mujeres bellas es más que suficiente. En todo el reportaje intenté situar la acción, que se vieran personas, vecinos, calle? el barrio, en definitiva. Y esta fotografía tiene todo eso: la prostituta, el abuelo cebolleta que se le arrima, el tío del barrio que pasa por allí ajeno a una escena que ya le es habitual. Es, además, una imagen muy limpia y clara.

En el proceso de edición simplemente la pasé a blanco y negro con el efecto Kodak Tri-X 400 y forcé la exposición dos pasos. Creo que darle este aspecto de imagen más clásica sirve para explicar una situación actual pero que perdura desde hace mucho tiempo. El blanco y el negro son los colores del barrio.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar