• Bernat Armangué : "Alguna vez me han preguntado si hay intención de ...
  • Guillermo Cervera : "A diferencia de España, en Afganistán no he ...
Con texto fotográfico

"Es una foto más que me ha dado un premio, pero yo estoy aprendiendo todavía" Pau Barrena

1
Foto: Pau Barrena
6
MAR 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Con una sorprendente humildad, Pau Barrena, el único galardonado en el reciente World Press Photo nacido en España, nos habla de su encuentro con Lubna, la novia bereber (o amazigh) a la que retrató. La imagen le ha valido a este joven fotógrafo catalán el tercer premio en la categoría “Observed portraits” del prestigioso certamen. En un año en el que la polémica ha salpicado la decisión del jurado y en el que la sombra de un porcentaje significativo de descalificaciones por exceso de retoque siembra dudas sobre el fotoperiodismo, retratos tan honestos y directos como el de Barrena enaltecen a la profesión.

Pau Barrena

La foto está hecha en Afanour, uno de los barrios más pobres de la ciudad de Tinghir, al sureste de Marruecos, junto al Atlas. Desde hace unos años llevo los temas de comunicación de una ONG, y normalmente cada verano tengo que ir durante una semana para encargarme de la fotografía y el vídeo de los proyectos que llevamos a cabo en el lugar.

Hacía un par o tres de años que ya iba tras el tema de las ceremonias. En los últimos años Marruecos está sufriendo una transformación social. Lo veo en la diferencia que hay entre los pueblos más pequeños como en el que trabajamos nosotros -casi perdido, dejado de la mano de dios- y las grandes ciudades como Marrakech. Es un gran choque en el que se aprecia a primera vista este cambio que se está produciendo en el país.

Por lo general todas las ceremonias se hacen después del ramadán, y tuve la suerte de estar ahí cuando hubo una celebración de una familia que vivía muy cerca. La tradición de la cultura amazigh puede variar entre unos poblados y otros, y donde trabajamos con la ONG está muy arraigada.

Según la tradición, la cara de la novia no se puede ver [antes de la ceremonia nupcial], ella no se puede levantar el velo. Sí la ve la gente más cercana que la ayuda en las últimas horas, pero no de forma pública. De hecho ella permanece cerrada en una habitación hasta que el novio la viene a buscar.

"Todo fue muy rápido. Ni hablé con la novia ni la moví de lugar. Fue un retrato tal cual estaba todo. La foto podría no haber valido nada o la luz podría no haber sido buena"

La fotografía no surgió así como así. Desde la noche anterior ya vi que estaban preparando una boda, así que me las apañé para tener tratos con la familia y poder entrar. Conocí a la novia, a la familia y a una prima suya en una ceremonia –digamos- parecida a una despedida de soltera. Pude tener algo de trato porque su prima estaba estudiando inglés y francés. Si no, hubiera sido muy difícil porque allí hablan amazigh y árabe.

Desde la noche anterior hasta la boda estuve cubriendo toda la ceremonia. Después de más de ocho horas haciendo fotografías la chica me dijo: ‘Ven y entra a ver a mi prima.’ Era un lugar donde no podía entrar nadie. Estaban ella, la madre y creo que el padre y la abuela de la novia, pero nadie más. Era una habitación muy pequeñita en una casa muy humilde. Allí la arreglaban y esperarían hasta que el novio viniera a buscarla.

Se trata de explicar aquello que, en principio, el gran público no puede ver, como una pequeña ventana que da ojos a quien quiere mirar por ella. Cuando hice la foto no tenía ninguna idea premeditada antes de entrar. El razonamiento que hay es interior e instantáneo. Era plenamente consciente de que estaba entrando en un lugar en el que otras personas no pueden estar, así que con una intención clara de lo que quería explicar jugué con las posibilidades de la cámara y el lenguaje fotográfico.

Una vez dentro todo fue muy rápido. Ni hablé con la novia ni la moví de lugar. Fue un retrato tal cual estaba todo. La foto podría no haber valido nada o la luz podría no haber sido buena. Aparece por ejemplo ese cable que cuelga del enchufe, que luego puede tomar más o menos significación.

Creo que todos [los profesionales] cuando hacemos fotografías sabemos cuándo una imagen transmite y comunica, si crea tensión o impacta. A veces hay imágenes menos impactantes pero que tienen detrás una historia muy buena, que explican una historia.

Ésta es una fotografía más que me ha dado un premio, pero yo estoy aprendiendo todavía. El día que no salgo a hacer fotos estoy en casa aprendiendo aspectos técnicos o mirando el trabajo de otros fotógrafos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
1
Comentarios
Cargando comentarios