• JM López: "Es difícil mantener una mirada así"
  • Oriol Alamany: "Aunque no soy partidario de las ráfagas, en esa vorágine ...
Con texto fotográfico

"Primero censuraron esta foto y al final cancelaron la exposición" Patricia Bobillo

 
Foto: Patricia Bobillo Rodríguez
26
ENE 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

"No generar debate." Éste fue el motivo que se esgrimió desde un centro cultural del ayuntamiento de Barcelona tras pedirle a Patricia Bobillo Rodríguez que retirase una imagen de la exposición colectiva "Mujeres palestinas bajo la ocupación israelí". Vista desde algunos sectores como un intento de censura para despolitizar la muestra, la decisión no ha amedrentado a esta fotoperiodista catalana, que sigue trabajando para dar visibilidad al reportaje que realizó hace tres años en Barcelona y los territorios ocupados de Cisjordania.

Patricia Bobillo

A finales de 2008 y principios de 2009 el ejército israelí llevó a cabo la operación Plomo Fundido, en la que murieron 1.417 personas, incluidos 300 menores, y dejó 5.300 civiles heridos. Durante 23 días Israel arrasó, con total impunidad, la ya mermada infraestructura de la Franja de Gaza, destruyendo almacenes de alimentos de las Naciones Unidas, escuelas, hospitales, casas privadas, talleres y fábricas civiles, tierras agrícolas y edificios del gobierno de Hamas (elegido democráticamente), y atacó a la población civil palestina con fósforo blanco. Todo ello conmovió al mundo entero.

Recuerdo que desde que empezó la operación del ejército israelí muchos seguíamos las crónicas que enviaba Alberto Arce, uno de los activistas que decidió quedarse para ser testigo de lo que ocurría. Y cada día que pasaba, cada crónica que llegaba, era un día de tristeza para la humanidad, incapaz de frenar aquel ataque inhumano.

Mientras, la ciudadanía española y del resto del mundo salía a la calle a pedir el fin de la ofensiva. En las plazas mayores se encendían velas en recuerdo de las víctimas, minutos de silencio llenaban los ojos de lágrimas, cadenas humanas frente a las embajadas israelíes mostraban el rechazo a las políticas de Israel, protestas y consignas se alzaban contra el silencio y la complicidad de la comunidad internacional y las Naciones Unidas, que, inútiles, observaban aquella brutal estrategia y castigo colectivo del que, una vez más, la víctima final era la población civil palestina.

Desconcierto e impotencia inundaban a la gente en cada acto multitudinario. El 10 de enero se produjo la mayor de las manifestaciones. Según los medios, más de 30.000 personas se reunieron en Barcelona bajo el lema 'Paremos la masacre en Gaza. Boicot a Israel'. Los lemas más oídos fueron 'Solidaridad con el pueblo palestino', 'Israel terrorista', 'Viva Hamas' e 'Israel asesino'.

Tomé esta fotografía durante una de las muchas movilizaciones que se produjeron en Barcelona en enero de 2009. Me subí a unas barandas de la entrada del metro de Universitat para poder captar la masiva asistencia a la convocatoria y tomar algún plano general de la plaza. Y justo a mi lado vi a aquella mujer con el cartel en la mano, silenciosa, con la mirada infinita llena de dolor y con un mensaje directo: 'Israel asasinos'. Una imagen que resumía el sentir de muchas de las personas asistentes y que, además, captaba la firmeza y el coraje -y sobre todo el respeto- que merecen la mujer y la causa Palestina.

Esta fotografía, que por su composición concentra toda la atención en el centro de la imagen y potencia a la vez la importancia de su contenido, formó parte de una exposición de siete dípticos en blanco y negro sobre la mujer palestina en ámbitos y lugares diversos. La muestra se hizo en el Centre Cívic Barceloneta años después de que yo realizara el reportaje sobre las movilizaciones en Barcelona contra la operación Plomo Fundido, y en ella expusimos varias artistas multidisciplinares.

En octubre del año pasado, la misma propuesta de exposición fue aceptada por el centro cultural La Casa Elizalde [también en Barcelona] para exhibirla durante el mes de marzo de 2012. Pero poco después desde este centro municipal alegaron que no querían 'generar debate' y pusieron como condición sine qua non quitar esta imagen, es decir, censurarla, dejando como única alternativa no hacer la exposición.

Al valorar la situación decidí muy a mi pesar quitar la imagen y enseñar otras, ya que no se pueden dejar escapar las oportunidades de hablar sobre la mujer palestina, pues son contadas. Más tarde el problema [para los responsables del centro] era el título, y finalmente los textos que relataban la histórica lucha de las mujeres palestinas en contra de la ocupación israelí.

Un mes más tarde sucedió lo que era de prever: cancelaron definitivamente la exposición.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar