• 10 consejos para optimizar el flujo de trabajo fotográfico
  • 10 consejos para fotografía de paisaje en otoño
Nueve más uno

Revela tus fotos RAW en 10 sencillos pasos

 
19
OCT 2009

Decepción. Incluso frustración. Ésta es la sensación que seguramente experimentaremos al enfrentarnos por vez primera a un revelado RAW y comparemos los resultados obtenidos con los JPEG que captura nuestra cámara. Aunque a priori pueden saber a poco, esta decena de pasos nos asegurarán un revelado fácil y con garantías. Si bien nos hemos centrado en el popular Adobe Photoshop Lightroom, el mismo procedimiento es válido para cualquier otro revelador RAW.

Lo primero que debemos hacer es ajustar el balance de blancos. El citado Lightroom dispone de una pestaña desplegable mediante la cual podemos seleccionar la opción (luz de día, nublado, sombra, etcétera) que mejor se ajuste a las condiciones de la toma. Otra alternativa es elegir el modo automático, que calcula mediante la información de la imagen la temperatura de color más adecuada.

Compara el resultado con el balance de blancos que midió tu cámara y quédate con el que más se ajuste a las condiciones de iluminación que recuerdes.

Deja siempre activado en el histograma y los indicadores de recorte para sombra e iluminación. Si estos indicadores se iluminan, significa que las altas luces o las sombras profundas carecen de detalle. Si notas que a la imagen le falta brillo, ajusta la exposición hasta obtener la apariencia deseada. Si, por el contrario, trabajas con una imagen sobreexpuesta fruto de una mala exposición, reduce su valor cuanto consideres necesario.

Para recuperar detalles en las altas luces o iluminar las sombras, usa "Recuperación" o "Luz de relleno". Si la sobreexposición no es muy acusada, podrás ganar detalle en las altas luces. En cuanto al uso de la herramienta "Luz de relleno", cabe ser moderados, pues si abusamos de ella obtendremos a cambio más ruido del deseado.

Probablemente la imagen carezca de contraste o brillo. Si deseas aumentar este último parámetro haciendo especial hincapié en los medios tonos (aquí radica la principal diferencia respecto a la función "Exposición"), juega con el deslizador "Brillo". Para subir el contraste de la imagen, desliza ligeramente el valor "Contraste". Atentos, porque un uso desmedido provocará la pérdida de detalle en las zonas más oscuras y luminosas.

Ajusta la saturación del color. Dispones para ello de dos controles: con "Intensidad" aumentarás este valor en los tonos menos saturados, preservando el detalle en los colores más saturados; por su parte, "Saturación" aplica por igual los ajustes, independientemente del nivel de saturación de cada color.

Corrige las imperfecciones del objetivo. Realiza un zoom con la lupa en las zonas de mayor contraste y fíjate en la imagen por si detectas algún halo de color. Lo primero que debes hacer para eliminar estos halos es buscar la opción "Eliminar halo" y marcarla en "Resaltar bordes". Si aun así siguen apareciendo, deberás corregirlos manualmente con la ayuda de los reguladores "Rojo/Cian" y "Azul/Amarillo".

Si has disparado usando un diafragma muy abierto, es posible que percibas cierto oscurecimiento en las esquinas de la imagen. Para corregir este defecto, llamado viñeteo, dirígete a "Corrección de lente" y mueve el deslizador hacia la derecha (donde se encuentran los valores positivos) hasta conseguir que los bordes de la imagen tengan su luminosidad normal.

Aunque en cierto tipo de fotografía la presencia de ruido incluso puede sernos útil, lo más probable es que deseemos reducirlo al máximo. Para ello, básicamente contamos con dos opciones: una para mitigar el ruido de luminancia y otra para el cromático.

En general, la reducción de ruido de luminancia conlleva una pérdida de detalle, así que seremos moderados con su aplicación. El ruido cromático, también conocido como de color, suele ser el más molesto, pero su reducción degrada menos la calidad de imagen. Para apreciar mejor todos los cambios es conveniente que previamente apliquemos un zoom del 100%.

Nada queda peor que un paisaje con el horizonte caído, así que pulsa en "Superposición de recorte" y trata de corregirlo con la herramienta "Enderezar". No tengas miedo a reencuadrar y recortar si eso puede ayudarte a conseguir una composición más equilibrada y armoniosa. Ayúdate con la guía de los tercios o con otras reglas de composición que puedes visualizar con "Superposición de guía de recorte", dentro del menú "Vista".

Como último paso, enfoca la foto. Para una mayor precisión, al igual que en pasos anteriores, amplía la imagen con el zoom al 100%. Mediante "Claridad", incluida dentro del menú "Presencia", trata de aumentar el contraste local y con ello la sensación de nitidez. Acto seguido, desde "Enfoque", ajusta los parámetros de "Cantidad", "Radio" y "Detalle" hasta obtener el resultado deseado. Recuerda que, a mayor tamaño de impresión, mayores valores deberás aplicar.

Nota: el autor ha optado por ilustrar este artículo con Adobe Photoshop Lightroom porque se trata de uno de los programas de revelado RAW más populares. Los pasos descritos aquí pueden realizarse de forma casi idéntica con otras aplicaciones igualmente válidas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar