• Motorola Moto G (2014): análisis
  • Sony Xperia Z3: análisis
Prueba de producto
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Parrot Rolling Spider: el drone de juguete

6
23
SEP 2014
Texto y fotos: Eduardo Parra

Que la industria bélica es el origen de muchos de los avances de los que hoy disfrutamos en el hogar no es un secreto. Ocurrió con Internet, el pegamento de contacto o el horno microondas, y ahora le ha llegado el turno al drone. Pariente lejanísimo -pero pariente a fin de cuentas- del conocido avión no tripulado Predator, el Rolling Spider de Parrot es un drone de juguete que cuesta 100 euros y que está ideado para algo afortunadamente muy diferente: divertirse.

La globalización -y a veces el esnobismo- han traído consigo un extenso repertorio de neologismos que nos han cambiado los autorretratos por los selfies, la etiqueta por el dress code y el registro por el check-in. El mundo de los gadgets –otro más- no se libra, y lo que antes era un helicóptero de radiocontrol pasó a ser un cuadricoptero y luego, bluetooth o Wi-Fi mediante, un drone (o dron, sugiere la Fundéu como adaptación válida del término al español).

Parrot MiniDrone Rolling Spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Con una nueva legislación a punto de salir y un sector en franco crecimiento, era inevitable que los drones comenzasen a dejar su mundo original (la vida militar) para adentrarse no solo en terrenos más sociales y empresariales como la prevención de incendios o los reportajes fotográficos, sino también en la esfera lúdica de niños y mayores.

Los MiniDrone de Parrot, como este Rolling Spider, son únicamente un divertimento. Incluso un juguete, según lo denominan los propios responsables de la compañía francesa. Un juguete avanzado con mucha tecnología, controlable mediante smartphone y susceptible de muchos peros para con la privacidad, sí, pero un juguete a fin de cuentas.

Poco más de 50 gramos

MiniDrone. Así es como ha denominado Parrot a esta nueva familia de dispositivos, tal vez para no llamar a engaño al tenerlos en la palma de la mano. Se presentaron hace unos meses y llegan ahora al mercado en dos variantes: el modelo que vuela (Rolling Spider) y el que no (Jumping Sumo), cada uno con unas características, precio y posibilidades diferentes.

En Quesabesde hemos tenido ocasión de probar con calma el Rolling Spider, un ligerísimo (tan solo pesa 55 gramos, la mayoría de ellos achacables a la batería) y pequeño cuadricóptero (cabe prácticamente en una mano) ideado para hacer las delicias del respetable y muy especialmente de los adolescentes. Ojo, padres.

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Los dispositivos de la nueva familia MiniDrone de Parrot son simplemente un divertimento. Son juguetes

Muy sencillo de manejar, este dispositivo se controla mediante un smartphone o tablet usando su conexión Bluetooth Low Energy (el drone no aparecerá al hacer una búsqueda convencional de dispositivos Bluetooth) y una aplicación específica denominada FreeFlight 3 disponible gratuitamente para las plataformas Android, iOS y Windows Phone.

El Rolling Spider funciona prácticamente como cualquier aeronave a radiocontrol, aunque con ciertas salvedades. Puede ascender, descender, girar sobre sí mismo, avanzar y retroceder, además de realizar unas cuantas piruetas y volteos que ya vienen preprogramadas. Por supuesto también puede mantenerse suspendido en el aire, aunque es tan liviano que una pequeña ráfaga de viento lo puede desplazar y mandar -sabemos de lo que hablamos- al tejadillo más cercano.

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

La mencionada aplicación FreeFlight 3 ofrece tres posibilidades de vuelo: estándar; para usuarios avanzados, y con la posibilidad de grabar al drone utilizando la cámara de nuestro terminal mientras lo manejamos. Como en anteriores dispositivos de Parrot, la app cuenta además con un botón de emergencia que desconecta el drone de inmediato, dejándolo caer directamente al suelo independientemente de la altura a la que se encuentre.

La aplicación tiene un funcionamiento bastante intuitivo y permite configurar ciertos parámetros para adecuar el vuelo al piloto y su entorno. Así, pueden ajustarse tanto la velocidad como el techo de vuelo y el ángulo de giro, permitiendo un control más seguro o un vuelo más agresivo y espectacular.

Las ruedas adicionales que acompañan al Rolling Spider pesan 10 gramos, pero eso supone casi un 20% del peso total del drone. Su uso limita la velocidad y maniobrabilidad del dispositivo y merma su autonomía

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Aunque su correcto manejo requiere por supuesto de algo de práctica, pilotar el Rolling Spider es bastante sencillo de usar. El drone posee una magnífica estabilización y los movimientos son fluidos, respondiendo perfecta e instantáneamente a las órdenes dadas por el piloto.

El Rolling Spider es un juguete, sí, pero eso no significa que haya que tomar ciertas precauciones a la hora de manejarlo, especialmente en presencia de niños muy pequeños. Según el fabricante, su uso no es indicado para menores de 14 años.

Para empezar están las palas. Aunque las hélices suelen desengancharse de su alojamiento en caso de impacto, giran a gran velocidad, y un golpe contra la piel puede ser algo más que molesto. Además, con un uso prolongado tanto la batería como los ejes metálicos de las hélices se calientan bastante. No es que puedan producir quemaduras, pero sí pueden darnos algún que otro susto al tocar esas zonas sin el debido cuidado.

Menos de 10 minutos

Una vez conectada la batería de polímero de litio y activado el botón de encendido, el drone automáticamente se sincroniza vía Bluetooth con el smartphone o tablet donde tengamos corriendo la aplicación FreeFlight 3 y ya puede empezar a volar en un radio de 20 metros. Parrot asegura que la autonomía que brinda la batería (compatible con los MiniDrone terrestres) es de unos 8 minutos, aunque en función de la velocidad y el abuso que hagamos de las piruetas puede ser bastante inferior.

Cuando la batería apura sus últimos resquicios de vida, el drone aterriza automáticamente para evitar desperfectos por una caída a gran altura. Con una capacidad de 500 mAh, la carga total de la batería requiere de 90 minutos y debe realizarse mediante el puerto micro-USB situado en el propio drone.

La cámara integrada no graba vídeo ni permite monitorizar la señal en el smartphone. Destinada a controlar la velocidad del drone, las fotos con resolución VGA que brinda (como ésta) son de muy mala calidad

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

También a través de este puerto podremos descargar las fotos tomadas por la cámara incorporada en el Rolling Spider. Una cámara que, a diferencia de lo que sucede con otros drones, no graba vídeo ni transmite la imagen a tiempo real para monitorizarla con el smartphone. Sí permite tomar fotografías (con unos pírricos 640 x 480 puntos de resolución y una calidad muy discreta), pero su función principal es controlar la velocidad del drone.

El Rolling Spider ofrece dos modos de trabajo: el habitual en un cuadricóptero (esto es, volar) y otro que justifica el nombre del dispositivo y que le permite, mediante unas grandes ruedas de plástico que se acoplan a la estructura, caminar por los techos y las paredes cual ser arácnido. Estas ruedas, además, protegen las aspas del drone (es muy fácil que se rompan, por lo que hemos podido comprobar) y mitigan el impacto de un aterrizaje brusco.

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

La autonomía teórica es de unos 8 minutos, aunque en función del uso que hagamos del drone puede ser bastante inferior

Un detalle a tener en cuenta y que no figura en el manual de instrucciones: según hemos podido constatar, el comportamiento del drone se vuelve impredecible si no colocamos las hélices siempre en el mismo lugar. Así, es bastante importante marcar cada pala con su eje correspondiente para que, en caso de que se salga, podamos restituirla en el lugar adecuado.

Las ruedas adicionales (ojo, porque aunque en algunos vídeos publicitarios da la impresión de que pueden desacoplarse remotamente la realidad es que necesitan la acción de la mano para soltarse) tan solo pesan 10 gramos, pero eso supone casi un 20% del peso total del drone. Por este motivo el uso de este accesorio no solo limita la velocidad del dispositivo y reduce su maniobrabilidad, sino que merma la autonomía de la batería de forma drástica.

parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
parrot minidrone rolling spider
Parrot MiniDrone Rolling Spider
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Una nueva generación de juguetes

El MiniDrone Rolling Spider es un comienzo de lo que sin duda será una nueva hornada de juguetes avanzados que convertirán en un chiste a aquellos coches de radiocontrol que se comercializaron allá por los años noventa.

No obstante, este drone de Parrot sufre las consecuencias de aterrizar pronto en un mercado poco maduro. Pese a su llamativo precio (apenas 100 euros), es frágil, su cámara es del todo inútil para tomar fotografías y su autonomía es monstruosamente pobre. Es divertido, sí, pero sin duda es un divertimento aún demasiado volátil.

6
Comentarios
Cargando comentarios